Crónica: Transexuales, metaleros, mochas y artesanxs

(Roberto A. Barriga/El Andaluz)

Son casi las 19:00 del día viernes 23 de abril, la noche esta agradable, se podría decir que es un oasis de primavera en otoño, no hace falta salir con mucha ropa, los efectos de la pandemia sobre las calles pasan desapercibidos, estamos tal vez en la nueva normalidad, en esa normalidad que es parecida a la anterior, pero con delivery, clases virtuales, home office, y todos los anglosajonismos para explicar que estamos en casa atravesados por un nuevo procesos normalizador, o disciplinador, común en el mundo nuevo para Tarija.

En el Patio del Cabildo, antiguamente conocido como Patio de la Cárcel, culminaba el último día de la Feria del Arte Libre, otrora más de 80 artesanos y emprendedores de diferentes lugares del país acudían para mostrar sus productos, ahora menos de dos docenas de valientes artesanos apostaron por Tarija en plena pandemia, muy pocos, pero, no menos importantes.

El cierre de todo acto dice que siempre guarda lo mejor del evento, el axioma en ciertas perspectivas funciona, un grupo de mujeres que se define como feminista sube a la tarima habilitada en una de las esquinas del Patio del Cabildo, llevan mantas y pañuelos verdes, sus edades son variadas, difícil sacar una media, juventud, belleza y experiencia elevan su canto en coplas, Las Mochas Copleras inician el canto cuando cae el sol. Había otras singularidades antes que ocuparon la tarima, pero este es un relato nocturno.

“Lindos son los carnavales, respetando a mis comadres, lindos son los carnavales, respetando a mis comadres, sin violencia asesina, respetando nuestras vidas” decía una de las copleadas que compartían con el público.

“Viva la diversidad pintada de dignidad, con la ley de identidad vamos en libertad, con la ley de identidad vivimos en libertad” decía otra de sus coplas.

Las Mochas copleras es un grupo feminista que trata de resignificar el peyorativo mocha, a las antiguas abuelas que fueron mochas y vivieron abusos, violaciones, y toda clase de malos tratos por una política creada para explotar sus cuerpos, con alegría y un carnaval que parece prolongarse todo el año, este grupo feminista no se cansa de irrumpir en la sociedad para denunciar al machismo y violencia patriarcal.

Los estantes de venta siguen firmes mostrando sus productos mientras Las Mochas tratan de quitarse la marca subjetiva que se les impuso por nacer con vulva.

Artem Libris, un negocio local que hace tapas de libros que más parecen grimorios o encuadernados medievales, brinda no solo una agradable vista y valor a la Feria, también sus productos son excelentes, ya sea para un diario, dibujo o cualquiera de los usos que se le podría dar a un texto en blanco, los símbolos los coloca el dueño, no hace disonancia con el propósito que se esta armando, es algo que viene sin símbolos, depende del usuario rellenarlo. 

¿Qué tan llenos de símbolos venimos a la vida y que tanto en texto que tenemos en la cabeza lo llenamos nosotros? La pregunta todavía no parece importar.

Escondido en otro rincón esta Rosita Vilte, cuyo puesto no parece tener mucha relevancia, pero, la temperatura comienza a bajar y sus mantas y ponchos de lana se vuelven atractivos, hermosos colores llevan sus tejidos, texto y tejido en un momento de la historia significaron lo mismo, y creo que la Feria unió los sentidos de nuevo, porque Rosita Vilte y los de Artem Libris esta conviviendo en un espacio que esta tejiendo, un texto que esta siendo escrito pasa a paso. 

Las mochas bajan, sube una joven y talentosa mujer a cantar, la música y la política no están divorciadas, aparentemente solo los grupos “fashon locales” no se percataron.

La irrupción esta por llegar, la noche se siente, la alegría ya no ingresa de contrabando, el público esta animado, se nota un toque diferente en los cuerpos que habitaron este texto o tejido que se llamó Feria del Arte libre, maricas, tortas, y todas las diversidades, se juntan en el escenario, qué es lo que pasa.

Unos individuos barbados, vestido de negro comienzan otro show, una voz gutural derrapa, tan solo un par de personas se alejan, los demás parecen encantados con las guitarras pesadas, el bajo retumbante y la batería que parece no acabar nunca, si la noche bajó la temperatura la banda de heavy metal Reaxion la subió.

Tras unos cuantos temas llega el mosh, no irrumpe parece correcto, jóvenes se empujan, saltan y sacan lo que en sus casas no pueden, la música conecta a todos en el ambiente.

Miembros del colectivo TGLB disfrutan del espectáculo, pronto les tocar a ellxs, escribir con sus cuerpos algo en la noche, pues el evento cierra con pasarela Trans.

Jóvenes, transexuales, hermosas mujeres y bellos hombres desfilan con rosas pascuas marcando los límites de la pasarela, lo metaleros ven el desfile con la misma energía en que la colectividad observo su performatividad en el escenario, y es que tal vez la única diferencia entre metaleros y transexuales no sea lo pesado de lo expresan, ya sea con liricas o luchando con cuerpos en un sistema que trata de normativizar, disciplinar y entregarte un texto ya escrito sin espacio para que lo llenes, sino una delgada línea de maquillaje.

El colectivo TGLB cumplió 10 años de lucha en Tarija, una década tratando de visibilizar que existen, que sienten, lloran y tejen una sociedad junto con todas las demás personas. Una feria de artesanxs nos muestra la importancia cultural y valor que tienen estos espaciosos para crear sentidos con personas que los medios nos dicen son diferentes e inclusive enemigos.

 Tal vez la respuesta está en Tarija, debemos tirar al tacho a Garcia Canclini, Martín Barbero, George Yudice, Levi Strauss, Negri, dejar el texto ya escrito, y comprar uno de Artem Libris como acto simbólico para empezar a construir espacios de resignificación como sucedió en la Feria del Arte Libre.

Pues no sólo es un lugar de comercio de artesanxs, fue un lugar de conocimiento, de compartir, de la creación cultural, donde personas de diferentes ideologías políticas, religiosas, pudieron convivir. Hacer tejido, crear nuestro texto, una cultura de armonía y conquista de derechos es posible, otra Tarija es posible, otra cultura mas diversa y profunda es posible. 

Deja un comentario