El dogecoin se desempeña mejor que las principales criptomonedas tras subir un 403 % en una semana

Sin embargo, varios analistas advierten que el espectacular crecimiento experimentado por la criptomoneda podría deberse a una burbuja.

La criptodivisa dogecoin experimentó una espectacular subida la semana pasada y está mostrando la mejor dinámica del ‘top 10’ de las criptomonedas este martes, un día bautizado ‘Doge Day’ por los criptoactivistas.

El dogecoin registró un crecimiento semanal del 403 %, mientras que las demás de las criptmonedas principales están en descenso, a excepción del bitcoin cash, con un alza del 30,6 %.

El bitcóin y el ether siguieron sus trayectorias bajistas tras una liquidación masiva el fin de semana después de una IPO en la mayor plataforma estadounidense de intercambio de criptomonedas, Coinbase, y en medio de expectativas de un endurecimiento de las políticas hacia las inversiones en criptomonedas en Estados Unidos y Turquía.

El dogecoin, que lleva la efigie de un perro de raza shiba inu de un popular meme, creció momentáneamente un 18 % esta mañana, apoyada por el entusiasmo del ‘Doge day’ promocionado por la criptocomunidad por razones desconocidas.

Muchas publicaciones en redes sociales llamaron a apoyar la moneda en los últimos días para que su valor llegara a un dólar este martes.

Actualmente, se cotiza a 0,39 dólares tras dispararse desde los 9 centavos que valía hace una semana.

El valor del dogecoin, que nació como una broma en 2013 y no se tomó en serio durante largo tiempo, se ha incrementado en más del 400 % en una semana y más del 5.000 % en lo que va de año. Su capitalización ha superado los 50.000 millones de dólares, por encima de compañías como Ford o Marriott, convirtiéndose en la quinta mayor criptomoneda.

«A la luna»

Hay quien atribuye el impresionante crecimiento del dogecoin a los tuits del director general ejecutivo de Tesla, Elon Musk. El pasado jueves 15, el magnate publicó un misterioso mensaje —«Doge ladrando a la luna»— aparentemente inspirado en el popular lema de los criptoaficionados «hasta la luna», usado para expresar deseos alcistas sobre una u otra criptomoneda.

Asimismo, el empresario, cuyos tuits también han influido en el precio del bitcóin, se había referido en otras ocasiones al dogecoin como su criptodivisa favorita y «la moneda de la gente».

Sin embargo, la marca de comestibles Slim Jim compartió un día antes que Musk, el miércoles 14, una publicación en Twitter en la que llamaba a hacer retuit para enviar al dogecoin «a la luna». Otras marcas se unieron también a la campaña.

«Vehículo de especulaciones»

La revista Fortune compara la euforia por el dogecoin con la promoción de las acciones de GameStop en un subforo de especuladores minoristas de Reddit, que en enero pasado asestaron un fuerte golpe a los fondos de cobertura especializados en el comercio bajista.

Varios analistas advierten que el crecimiento estratosférico del dogecoin es una burbuja que se puede romper fácilmente al concentrarse los activos en pocas manos.

Akand Sitra, especialista en gestión de riesgos de TRM Labs, asegura que el 65 % de todos los dogecoines está repartido entre tan solo 98 monederos a lo largo del mundo. «La mayor cartera acumula el 28 % de todos los dogecoines y cinco monederos controlan el 40 % de la oferta total de dogecoines», señaló en un publicación en LinkedIn.

ic Carter, cofundador de Castle Island Ventures, describe a esta criptomoneda como un «vehículo de especulaciones» y advierte que muchos inversores minoristas «van a perder dinero con el dogecoin».

Según David Kimberley, analista de la plataforma de inversiones británica Freetrade, «el dogecoin es un ejemplo clásico de la teoría del más tonto«.

«La gente no está comprando la criptomoneda pensando que tiene algún valor significativo, sino por esperar a que otros se unan, impulsen el precio y entonces ellos vendan todo y hagan dinero rápido«, dijo a CNBC.

Kimberley advirtió que cuando todos lo hagan, la burbuja acabará rompiéndose y «uno quedará timado si no sale a tiempo«, mientras que «es casi imposible decir cuándo esto va ocurrir».

Este escenario es aún más probable cuando un pequeño grupo de inversores controla una enorme parte del total de los ‘coins’ en circulación.

«Ello supone que bastará que una persona liquide todas las tenencias para desplomar el mercado entero«, explicó.

Deja un comentario