Apoyo político al MAS fracciona a los pueblos indígenas de Tarija

Gabriel Morales / El Andaluz

El manifiesto sobre el apoyo brindado por los pueblos indígenas a favor del Movimiento Al Socialismo (MAS), tanto en la Asamblea Legislativa Departamental de Tarija (ALDT) como en la Asamblea Regional del Gran Chaco, movió el escenario político al tratarse de una definición para el panorama que se espera en los próximos cinco años de gestión.

Tras la visita del presidente del Estado, Luis Arce Catacora, dirigentes y autoridades que responden a la línea del MAS, a la región autónoma del Chaco, se concretó el apoyo “incondicional” para que el oficialismo tenga la mayoría en los entes deliberantes, sin embargo, las condiciones en las que se produjo este acuerdo y la legitimidad de sus protagonistas despertó la molestia en distintos sectores.

En los papeles, la mayoría simple del Movimiento Al Socialismo (MAS) que obtuvo 13 curules, se veía seriamente amenazada por los 12 escaños de la alianza Unidos, los 3 asambleístas por los pueblos indígenas y 2 de Comunidad de Todos.

Los cálculos de la oposición se basaron en forjar un bloque Montes/Oliva en el Legislativo, logrando un total de 14 escaños, que en teoría no dejara que el MAS controle la Asamblea Departamental, sin embargo, los 3 asambleístas que representan a las comunidades Weenhayek, Guaraní y Tapiete, se constituyen en la «manzana de la discordia» al tener el poder de desequilibrar la balanza para uno u otro lado.

En las últimas horas, representantes de los pueblos indígenas emitieron un pronunciamiento para dar a conocer que se inclinaron por apoyar al Movimiento Al Socialismo en la Asamblea tarijeña, conformando un bloque mayoritario de 16 asambleístas frente a los 14 de oposición, como también en el Legislativo de la región autónoma del Gran Chaco.

«Nosotros como Pueblo Guaraní hemos acordado un pacto de unidad, no solamente pensando en una alianza sinó en el futuro de nuestros hijos, de nuestro territorio, en unificar nuestra organización (…), a través de nuestros operadores que van a estar trabajando dentro de la Asamblea Regional (del Chaco) y la Asamblea Departamental», declaró el presidente del Concejo de Capitanías del Pueblo Guaraní, Teófilo Quispe.

A su tiempo, la asambleísta departamental por el partido de Gobierno, Marina Hoyos, enfatizó que este acuerdo se forjó desde hace tiempo atrás, ratificando lo ocurrido en las últimas gestiones del Legislativo, toda vez que los pueblos indígenas brindaron su apoyo al MAS en reiteradas oportunidades a objeto de “preservar la voz” de sus comunidades.

En contacto con El Andaluz, Hoyos afirmó que existe un compromiso firmado que contempla la adhesión de los asambleístas de representación Guaraní y Tapiete, mientras que el pueblo Weenhayek deberá elegir a su autoridad y, recién ahí, el MAS buscará contar con estos 3 escaños.

Por otro lado, la asambleísta reelecta manifestó que este apoyo no responde a intereses políticos o partidistas.

En contraste, el dirigente del pueblo guaraní Itika Guasu de la provincia O’Connor, Renè Arebayo, negó que el manifiesto emitido en pasadas horas en la región autónoma del Gran Chaco responda al mandato de las bases, asegurando que este hecho nace en virtud de intereses netamente políticos.

“Los candidatos del MAS están pagando favores políticos, ahora se está viendo el fruto, cuando han sido electos los vocales electorales en el 2019 ellos llevaban la certificación del MAS, todos los asambleístas que están yendo por los pueblos indígenas tienen el aval del MAS, tenemos una certificación hecha por los dirigentes de este partido hacia los presuntos representantes”, manifestó.

Segùn el criterio de Arebayo, los usos y costumbres están siendo “violados” por estos cuoteos político partidarios y anunció que se convocarà a las bases y comunidades indígenas para adoptar una postura y solicitar el cambio de los asambleístas que supuestamente ocuparàn un curul en la Asamblea Departamental y Regional en el Chaco.

“Vamos a acudir en cualquier momento, llamar a las organizaciones guaraníes para que nos ayuden y tengan que ir autoridades orgánicas a la Asamblea Departamental, el asambleísta saliente Alberto Viorel no hizo ninguna ley en favor de nuestro pueblo, no queremos pasar ridiculeces con autoridades que son puestas a dedo”, agregó.

Por su parte, la alianza Unidos se apegó al silencio en este tema, adelantando que en las próximas horas se efectuará un pronunciamiento con el objetivo de añadir su posición política sobre el apoyo en el ente deliberante departamental.

Deja un comentario