Señalan que se incrementa el contrabando en la frontera con Argentina

Osmar Arroyo/El Andaluz

El alcalde de Villazón, Jorge Fernando Acho en una entrevista con El Andaluz Noticias de Tarija informó que la situación en la frontera con Argentina no puede controlarse y que se habría incrementado el contrabando desde que se decidió cerrar el puente internacional.

Uno de las detonantes para el ingreso de mayor mercadería de manera ilegal al país es el impacto económico que tuvo la pandemia y la devaluación de la moneda en Argentina, haciendo que los productos sean más requeridos por sus bajos precios a comparación de los precios en Bolivia.

Acho señaló, “cuando alguien cierra la puerta de la casa principal es para proteger que alguien extraño entre (…) Hemos optado ambos países cerrar el puente internacional, pero lastimosamente la frontera es amplia y larga”, expresó.

En Villazón la frontera con Argentina se tiene aproximadamente unos 6 kilómetros, Acho dijo que se abrieron todas las ventanas de la casa y las posibles salidas de escape, por donde ahora todos los días ingresan productos argentinos.

En Tarija la situación es similar, en Bermejo donde mucha gente cruza el río Bermejo arriesgando su vida para poder traer mercadería argentina al país, principalmente víveres, productos de limpieza y bebidas alcohólicas, para generar un ingreso económico para sus familias.

En Yacuiba la frontera es amplia, en San José de Pocitos se tiene la Quebrada Internacional que separa a Bolivia de Argentina, ahora que el puente internacional se encuentra cerrado los productos se ingresan por la quebrada, en cada esquina de las calles que se encuentran en el límite es un posible paso de contrabando.

“Toda la rivera es un paso ilegal, un paso no habilitado por donde el comercio y contrabando está exagerando en el lado argentino y boliviano”, apuntó.

Falta mayor presencia del Estado

Para el alcalde de Villazón en la frontera falta aún mayor presencia del Estado boliviano, siendo que en el lado argentino se contaría con 1500 efectivos para controlar la frontera más el personal de Aduana y Migración de ese país.

En el caso del territorio boliviano dijo que se ven reducidos porque se cuenta sólo con 70 efectivos policiales que hacen por turno 35 efectivos y por parte de las Fuerzas Armadas se cuenta apenas con 12 soldados en la frontera en Villazón.

Acho, dijo que en la frontera ahora se trabaja más que cuando el puente estaba abierto.

“Nos da pena, estamos matando nuestra industria, hay un comercio informal muy amplio que rebasa la voluntad de las autoridades”, agregó.

Son 1500 familias de estibadores que trabajan regularmente en la frontera, pero desde que se cerró el puente internacional se han visto duplicados y triplicados en los pasos no autorizados.

Deja un comentario