Muere el último excombatiente de la Guerra del Chaco de Villa Montes

El Andaluz

El excombatiente de la Guerra del Chaco, Benigno Garrado Peñaranda, falleció este martes por la madrugada y era el último de los que vivía en la ciudad de Villa Montes, según comunicado oficial de la Confederación Nacional de Hijos de ex Combatientes y Beneméritos.

A sus 109 años, Garrado dejó de existir por una enfermedad natural por su avanzada edad en una clínica privada en la ciudad de Santa Cruz y sus restos mortales son trasladados a su terruño.

«Los hijos de beneméritos nos declaramos en duelo nacional por la partida de un papá defensor del territorio boliviano y el petróleo, paz en su tumba», señala el comunicado.

Agrega que, tras este deceso, en Bolivia solo quedan cuatro excombatientes vivos.

Garrado fue soldado del Regimiento Castrillo en el conflicto bélico que enfrentó a bolivianos y paraguayos, entre 1932 y 1935.

Después del cese de hostilidades, el excombatiente se estableció en la zona Chañar en la ciudad de Villa Montes. donde vivía con su hija Dionisia Garrado.

En junio del 2015, fue declarado Hijo Predilecto por el Gobierno Municipal de Villa Montes y recibió la condecoración al mérito Mariscal Andrés de Santa Cruz por parte del expresidente Evo Morales.

Sobre la guerra:

La guerra del Chaco es la denominación del conflicto bélico entre Paraguay y Bolivia librado entre el 9 de septiembre de 1932 y el 12 de junio de 1935 por el control del Chaco Boreal. Fue la guerra más importante en Sudamérica durante el siglo XX. En los tres años de duración, Bolivia movilizó a lo largo del conflicto a 250 000 soldados y Paraguay a 120 000, que se enfrentaron en combates en los que hubo gran cantidad de bajas (aproximadamente 60 000 bolivianos y 30 000 paraguayos) y gran cantidad de heridos, mutilados y desaparecidos. Los distintos tipos de enfermedades tanto físicas como psicológicas, la característica hostil del teatro de operaciones y la falta de agua y mala alimentación produjeron el mayor porcentaje de bajas y afectaron la salud de los soldados sobrevivientes, a muchos de por vida.

El enfrentamiento consumió ingentes recursos económicos de ambos países, de por sí muy pobres. Paraguay abasteció a su ejército con gran cantidad de armas y equipos capturados en distintas batallas a los bolivianos. Terminada la guerra, algunos excedentes los vendió a España (Decreto-ley 8406, 15 de enero de 1937).

El cese de las hostilidades se acordó el 12 de junio de 1935. Bajo la presión de Estados Unidos, por un tratado secreto firmado el 9 de julio de 1938, Paraguay renunció a 110 000 km² ocupados por su ejército al cese de las hostilidades.14​ El Tratado de Paz, Amistad y Límites se firmó el 21 de julio de 1938 y el 27 de abril de 2009 se estableció el acuerdo de límites definitivo. La zona en litigio quedó dividida en una cuarta parte bajo soberanía boliviana y tres cuartas partes bajo soberanía paraguaya. Bolivia recibió una zona a orillas del alto río Paraguay.

Deja un comentario