Auditorías detectan ocho contrataciones irregulares en la gestión de Murillo

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, informó que auditoría detectó irregularidades en ocho adquisiciones encaminadas en la gestión de Arturo Murillo

LA PAZ// LA RAZON

En la gestión del exministro de Gobierno Arturo Murillo se detectó un sobreprecio de al menos Bs 7,1 millones en la compra de gases lacrimógenos de corto y largo alcance, y la compra de chalecos antibala que no resistieron las pruebas de balística, entre otras seis irregularidades identificadas en proceso de auditoría interna preliminar en el Ministerio de Gobierno.

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, informó ayer que hubo “direccionamiento y sobreprecio” en la compra de los gases, ya que se pidió a la brasileña Cóndor que venda el material a través del intermediario Bravo Tactical Solutions -que no se encargó de los gastos de mantenimiento, transporte e impuestos- y vía el Ministerio de Defensa.

Durante la gestión de Murillo cada gas de largo alcance calibre 37-38 se compró a Bs 270, con un sobreprecio de Bs 81 si se toma en cuenta que similar material en el pasado se adquiría la unidad a Bs 189. La unidad de gas de corto alcance se adquirió en Bs 250, con un sobreprecio de Bs 62, ya que en el pasado –dijo- ese material se compraba en Bs 188.

Se adquirieron más de 50 mil unidades de cada uno de esos productos. “Solamente la compra de estos gases lacrimógenos ocasionó un sobreprecio de Bs 7.150.000”, explicó y anunció que en este caso se está presentado la denuncia correspondiente ante la Fiscalía para su investigación.

También se detectó irregularidades como el “direccionamiento” en la compra de equipos de seguridad para la Policía, porque –explicó- fue anulado sin justificación un proceso de licitación para la adquisición del equipamiento y al final se entregó la provisión de forma directa a tres empresas que no contaban, como dicta la norma, con registro en el Ministerio de Defensa.

La empresa Armus Ltda vendió 300 chalecos antibala, cada uno costó Bs 4.740, mientras que a Termobol se compró 150 cascos de protección, 280 cascos antibala, 75 escudos de protección y 505 cascos tácticos de seguridad, y a Tacsbel Srl 4 escudos antibala. La suma de compra llegó, informó, a Bs 3.558.000.

“Un informe técnico mostró que los chalecos antibalas no superaron la prueba balística, es decir que ponían en riesgo la integridad de los policías. Se hicieron una serie de pruebas y básicamente el informe señala que las balas traspasaban los chalecos”, reveló Del Castillo en la conferencia de prensa en la que dio detalles de las irregularidades encontradas en ocho casos.

Ante la encontrado por auditoría, “resolvimos el contrato y actualmente estamos ejecutando todas y cada una de las boletas de garantía a estas empresas y estamos evitando un daño económico de más de Bs 3,5 millones”.

Irregularidades administrativas y de “direccionamiento” se encontraron en la compra de un servidor y microdata center para el Ministerio de Gobierno, como en la adjudicación para la provisión de alimentos a los miembros de la Fuerza de Tarea Conjunta en el Chapare y los Yungas. Del Castillo informó que se adjudicó esa labor a la empresa Gate Gourmet Catering Bolivia S.A., pese a antecedentes de mal servicio y mejores ofertas.

La adjudicación se la hizo por cerca de Bs 26 millones en el Chapare y por más de Bs 18 millones en los Yungas. También se denunció irregularidades en la compra de bolsas para dormir destinadas a la tropa por más de medio millón de bolivianos, adquisición de llantas para vehículos antidroga por más de Bs 800.000 y la compra de un firewall para Migración.

Murillo se encuentra en Estado Unidos, según datos de la Policía.

Deja un comentario