Mujer asegura que es violada, golpeada por su marido y la fiscalía le da terapia psicológica

La fiscal en este caso, es Janeth Rodríguez, y a pesar de las denuncias, no pidió la detención preventiva para el agresor.

REDACCIÓN CENTRAL/TINTA ROJA

Una mujer de 43 años denunció ante las cámaras de TVA y el diario Andaluz, que es golpeada y abusada sexualmente por su marido de 43 años, quien en una oportunidad intentó matarla con un cuchillo, pero a pesar que el caso está en la fiscalía, la fiscal asignada al caso no pidió que este sujeto sea enviado a la cárcel, solo solicitó que el agresor sea sometido a terapias psicológicas, medida que no acató el denunciante, y que hasta la fecha continúa agrediendo a la víctima.

Felicidad B., contó su infierno en el cual vive ante nuestro medio de comunicación, en el que da detalles de cómo el sindicado identificado como Nicanor Rivera Tarifa la agrede en toda forma al punto de intentar asesinarla con un cuchillo.

“Me cela, me golpea, me arrastra, me pega, no me da plata, se lo toma, no quiere trabajar, quisiera que me ayuden la Policía a separarme de él, no quiero recibir muchos golpes, ya no aguanto más con este hombre, por favor, quiero que salga de la casa donde yo vivo con mis guaguas, no tengo ni plata”, contó a TVA.

 Felicidad también aseguró que se prestó dinero para trasladarse desde Yesera Norte a la EPI de Morros Blancos, donde pide a la Policía que lo encarcelen, ya que este sujeto incluso en una oportunidad intentó matarla después de denunciar al sindicado.

“Hay muchos testigos, que me ayudaron, ya no soporto, me dice cosas feas, por celoso me dice que ya estoy con macho. Ya una vez me intentó matar, después que lo denuncie, dos veces me dijo que me iba a matar, yo he traído el cuchillo a la Policía con el que me hizo corretear, yo me defendí”, manifestó Felicidad.

En las denuncias, indica que el agresor golpea a la víctima, y que, en la denuncia de violencia doméstica, solo solicitaron que el sindicado sea sometido a terapias psicológicas en SEDEGES y asimismo evite acercarse a la denunciante, pero estas medidas no fueron acatadas por el autor de este delito.

“El sigue viviendo en la casa donde yo vivo, el no cambia, todos los días está tomando, no deja ni un día el alcohol, yo le dije que no tome, pero no entiende. Yo le disculpe todo por mis guaguas, pero ahora estoy cansada”, señaló.

La denuncia fue puesta  a conocimiento tambien en el SLIM,  en el que se comprometieron a ayudarla, a alejarse del autor, quien incluso la amenaza con hacerla embrujar.

“Toda mi ropa interior me quita, me rompe mi corpiño, me rompe las polleras, me mete ají en mis partes intimas”, finalizó Felicidad, quien aseguró que es agredida durante dos años.

Deja un comentario