La Gran estafa tarijeña o cómo sacar dinero aprovechándose de la ambición de la gente

(Roberto A. Barriga/EL Andaluz)

El Lobo de Wallstreet (2013) dirigida por el aclamado director, Martin Scorsese, mostraba la vida de Jordan Belfort, un bróker yanqui que amansó una gran fortuna estafando a personas con acciones en la bolsa de valores, tras ir a la cárcel alcanzó fama mundial dando conferencias sobre ética en los negocios, fuera de la vida de Belfort, interpretado por Leonardo Dicaprio, nos interesa el mensaje sublime a la audiencia que encantó y sigue encantando a los televidentes, el phatos del capitalismo es la ambición.

Belfort en el filme decía a sus empleados a quienes enseñaba a vender, a convencer, persuadir, que no hay forma más sutil de convencer al otro que conocer el deseo de las personas, y el deseo de la persona en este mundo, es el dinero, la ambición.

Caso parecido, pero más modesto y no con tan buena producción es el film EL Rey de la Polca (2017), dirigida por la no tan conocida Maya Forbes, que narra la historia de un encantador estafador polaco, Jan Lewan, quien además de estafar con algo parecido a Belfort (deseo), lo hacía de un modo más casero, las personas le daban dinero y él les devolvía los montos con intereses, inclusive organizaba viajes al vaticano para conocer al papa como gran católico que era, pero no nos desviemos del tema. 

Aceptar dinero a cambio de devolver con amplios intereses no es algo nuevo, se viene dando desde que los banqueros lombardos entregaban vales a viajeros que intercambiaban por oro, entonces nacían las malas intenciones y los malos entendidos y por supuesto el phatos capitalista, la ambición.

Esta forma de estafa retratada de manera simplona o compleja por Hollywood no es extraña en ninguna parte del mundo, ni siquiera en Tarija, el lunes por la noche un grupo de personas arrinconó a Patricia Romero Pacello, en la puerta del hogar de sus padres, exigiendo que les devuelva el dinero que le otorgaron a cambio de intereses, al igual que Jordan Belfort o Jan Lewan, la gente molesta exigió el retorno de su dinero.

Ayer por la tarde se realizó una denuncia ante el ministerio público, contra Patricia Romero Pacello, la fiscalía realizó un allanamiento a su hogar y se la aprehendió, por lo que fue trasladada a instancias policiales, según comentó para El Andaluz el abogado, Fernando Valverde.

Valverde abogado de cuatro supuestas víctimas de Romero, comentó que el modo de la estafa era simple, las personas entregaban dinero y se les devolvía con intereses, esto ocasionaba que vengan más “víctimas” como las llamo ale abogado, entonces las sumas de dinero cada vez eran más serias, los intereses iban desde el 10 hasta el 20 por ciento. El jurista desconoce cuantas personas involucradas y victimas había en esta supuesta estafa, se supone que son cientos, pero a las cuatro que él representa les lograron extraer alrededor de medio millón de bolivianos.

Además, esta inversión, supuesta estafa, tenía un respaldo que hasta hora es ahora no sabemos si es oficial, la gigante distribuidora de alimentos AIDISA con presencia nacional, se supone que respaldaba estas inversiones, Romero habría sido trabajadora de la distribuidora.

Según videos de algunos medios con presencia en Facebook, la hermana de la acusada, quien es la Defensora del Pueblo, Carola Romero Pacello, tendría algo de participación porque la mencionaron en la entrega de canastas solidarias, cómo funciona esto no se aclaró.

De todas formas, en medios de comunicación la Defensora del Pueblo, expresó que los delitos son personalísimos y ella nada tiene que ver.

Era de suponerse por narrativa fílmica o sentido común que las victimas de Belford, Lewan y Romero algún día irían a reclamar el chancho engordado, y que terminaría con una turba enojada y problemas legales por el asunto de recibir altas sumas de dinero a cambio de intereses jugosos.

Pero lo que no cambia y no cambiará jamás, será el phatos del capitalismo, porque a pesar de que la narrativa este en la literatura, el cine, la vida misma, la fuerte emoción de la ambición persigue y siempre y cuando haya dinero fácil de por medio esta historia será un eterno retorno.

Primero entregas una suma considerable de dinero, te retorna con intereses, inviertes más, y vuelve más, hasta que inviertes en serio y de ahí no vuelve es así como sucede la Gran estafa tarijeña o cómo sacar dinero aprovechándose de la ambición de la gente, aunque no hay que ser pretenciosos con lo de tarijeña, porque de original nada tiene.

Deja un comentario