Víctor Hugo Zamora es denunciado por daño económico al Estado e incumplimiento de deberes

(Roberto A. Barriga/El Andaluz)}

El exministro de hidrocarburos y aliado de Oscar Montes Barzón, Víctor Hugo Zamora, que se encuentra desaparecido y se presume salió del país por vías ilegales, fue denunciado en Cochabamba por paralizar la planta de Amoniaco y Urea, se presentó una demanda penal por el delito de daño económico al Estado e Incumplimiento de deberes.  

«Hemos presentado una demanda penal en contra del exministro de Hidrocarburos Víctor Hugo Zamora por incumplimiento de deberes y daño al Estado», dijo el presidente del colegio de ingenieros petroleros de Cochabamba ante medios de comunicación.

La Planta de Amoniaco y Urea, ubicada en Bulo Bulo, en el trópico de Cochabamba, paralizó sus operaciones desde el 17 de noviembre de 2019, tras los conflictos postelectorales, porque el gobierno transitorio anunció una auditoría, de la cual hasta la fecha no se tiene un informe.

Zabaleta explicó que por el cierre de esa planta los productores tuvieron que comprar urea de mercados de Argentina, Brasil, Cuba, Paraguay, Perú y Uruguay, lo que le significó una gran pérdida económica al Estado.

Indicó que, pese a haber sido capacitados en el exterior, más de 300 profesionales de esta planta fueron despedidos sin ningún tipo de justificativo. «Se ha afectado en gran manera a los bolivianos, hay una cuantiosa pérdida», aseveró.

Según el Viceministerio de Industrialización, Transporte y Comercialización de Hidrocarburos, la paralización de la Planta de Amoniaco y Urea ocasionó un daño económico a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos de unos 200 millones de dólares en un año que dejó de operar según reportó el medio Los Tiempos.

Antecedentes de la planta

El expresidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Herland Soliz, aseguró a en el mes de enero que la construcción de la Planta de Úrea de Bulo Bulo, en Cochabamba, es el «peor capricho político» del Movimiento Al Socialismo (MAS), tomando en cuenta que es el proyecto más deficitario de la estatal petrolera.

Según el presidente de YPFB, se extreman esfuerzos para reconducir el proyecto de la urea y hacer que sea rentable, aunque se detectaron problemas desde su concepción.

«Este es el peor capricho político que se realizó en YPFB. Este es el negocio más deficitario que tenemos actualmente en YPFB y, en estos dos meses, estamos buscando como volver estos números rojos en favorables», aseguró en rueda de prensa.

Explicó que inicialmente se acordó en que la construcción de la Planta de Amoniaco y Úrea de Bulo Bulo sea por 890 millones de dólares, pero al final se adicionaron 110 millones de dólares, por lo que su edificación costó en total 1.000 millones de dólares.

Dijo que se tuvo que agregar 53 millones de dólares por dificultades en el transporte, almacenaje y puntos de embarque, por lo que el proyecto demandó, al final, 1.053 millones de dólares.

Después Soliz cambió de opinión y luego de al menos seis meses de su paralización, la planta de urea y amoniaco, retomó  sus operaciones con la finalidad de proveer fertilizante al mercado interno. Según el expresidente de YPFB, Herland Soliz, se estimaba alcanzar una producción de 50.000 toneladas por mes, equivalente al 80 por ciento de su capacidad instalada.

El exejecutivo de la estatal petrolera señaló que mencionado volumen equivale a consumo anual del sector productivo nacional, con el que se llevan a cabo conversaciones para intercambiar urea por alimentos que serán distribuidos a la población boliviana en épocas de recesión económica.

Soliz mencionó, además, que se buscará que la planta de urea sea rentable y no deficitaria como lo fue en sus dos años de funcionamiento. Explicó que ya no se cuenta con una empresa subcontratista dedicada a la contratación de personal, lo cual implica un ahorro de 100 millones de bolivianos anuales.

La planta de urea fue paralizada el 6 de noviembre de 2019. Tras una evaluación, se detectó la producción fue de 906 toneladas con un rendimiento del 43 por ciento de su capacidad instalada. Según el informe de rendición pública de cuentas del Ministerio de Hidrocarburos, se reportaron dificultades de distancia en relación a los mercados potenciales y al suministro de gas.

Es decir, Soliz cambió de opinión fácilmente tras largos meses parados, además en ese periodo se compró Urea de otros países, todo esto sucedió con el visto bueno de Víctor Hugo Zamora.

Zamora defiende intereses extranjeros

En el mes de agosto el exministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, salió en defensa de intereses extranjeros en el programa Antes del Medio Día, conducido por Jhon Arandia, explicó que la perdida diaria que reporta Bolivia (5.4 millones al día) a causa de un contrato que favorece a la transnacional brasilera, se debe a un contrato pre establecido.

Según Zamora no se pierde dinero, sino que Bolivia se salvó de pagar multas por no cumplir con los volúmenes requeridos “eso es lo que hemos evitado”, dijo. Aseguró que el desconocía de esa firma y adenda, y que Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) cuanta con su Máxima Autoridad Ejecutiva (MAE) quién es la que debería responder por dicha firma.

“No se pierde porque si se dejaba ese contrato se debía cumplir con volúmenes que no tenemos” habló, según Zamora se distorsionó la Adenda porque a su perspectiva se salvó de que Bolivia peragra multas por no entregar los volúmenes acordados.

Víctor Hugo Zamora dijo “Esta adenda no la firmo el ministro” (refiriéndose al documento de la adenda firmada) aseguró que YPFB tiene su MAE, por lo que él queda desvinculado de responsabilidades, es decir admite que no realiza fiscalización alguna, no trabaja. Zamora aseguró que se salvó Bolivia de multas, cuando Petrobras redujo el volumen de compra a Bolivia y jamás se le demandó por incumplimiento de contrato, es decir Víctor Hugo Zamora salió a la defensa de Petrobras.

Según La Razón Petróleo Brasileiro SA (Petrobras) reveló la noche del miércoles 17 de junio que la empresa ha sufrido un fuerte desequilibrio en el balance entre la oferta y la demanda de gas natural, “dejó de utilizar el GNL (gas natural licuado) almacenado en sus propias unidades de regasificación” para evitar “sustituir las importaciones de gas natural boliviano”.

Petrobras explicó que se ha adoptado una serie de medidas destinadas a mitigar los efectos económicos de la reducción del consumo de gas natural en Brasil, causada por la desaceleración de la actividad económica en el país y en el mundo debido a la pandemia de COVID-19 o nuevo coronavirus.

“El mercado brasileño ha sufrido un fuerte desequilibrio (…), habiendo una reducción de la demanda total de la empresa en aproximadamente un 34% en abril de 2020, en comparación con enero del mismo año”.

Ante esta situación la diputada, Otilia Choque, manifestó en el programa de TVA el Guardatojo Cultural, que se está investigando a personal de YPFB que trabajaba en Petrobras, no quiso dar los nombres para no entorpecer la investigación.

Caso narco jet

El 28 de enero, alrededor de las 5:30 de la madrugada, el aeropuerto de Guayaramerín fue cerrado, no hubo movimiento hasta que el ‘narcojet’ aterrizó. Allí cargó la tonelada de cocaína de alta pureza y fue reabastecido de combustible.

En las entrevistas de campo los detenidos reconocieron que cada cual cumplía una tarea. Lo sorprendente para los agentes antinarcóticos es que el aeropuerto fue completamente cerrado el 28 de enero. Admitieron que esa madrugada se atendió la llegada del jet e incluso, el trabajador de residual de YPFB se sinceró al señalar que ese día no registró el costo del combustible cargado a la nave que es $us 4.000, y que por eso perdió su ganancia. AHsta el momento YPFB no responde por el caso denominado Narcojet.

YPFB hace un contrato de alimentación de 416 bolivianos por ración diaria para un trabajador

Un caso que causa indignación por el hambre y la necesidad de las personas en esta pandemia que nos obliga a quedarnos en casa, es un contrato millonario que da alimentos a trabajadores por el monto de 416 bolivianos, cuando la mayoría de las personas son forzadas a pedir ayuda a la población porque no les alcanza para alimentarse.

Para hacer una comparación, la policía que ya tiene bajas por Covid-19, no cuenta con equipos de bioseguridad, y tiene un presupuesto menor a los 20 bolivianos para su refrigerio.

En el contrato millonario se establece un desayuno tipo A por un monto de 110,11 bolivianos, un almuerzo tipo A por 127,24 bolivianos y una cena tipo A con 110,20 bolivianos más un “lunch” por 68,38 bolivianos. El monto total es de 415,93 bolivianos.

Al respecto, el expresidente de YPFB, Heraland Soliz, indicó que la banda de precios está regulada por la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH). “Nosotros no nos inventamos esos precios, esos precios ya están regulados para que lo sepan todos los bolivianos”, afirmó. Anunció que ante las denuncias que surgieron en redes sociales y medios de comunicación, se realizará una auditoría a todas las contrataciones por emergencia.

El contrato fue suscrito con la empresa Newrest Bolivia Soporte S.R.L bajo la modalidad de contratación por emergencia por un monto total de 8.895.783,50 bolivianos que incluye tres ítems: Servicio de alimentación por 6.710.692,16 bolivianos; provisión de meriendas e insumos de cafetería por 806.574,00 bolivianos, y servicio de limpieza 1.378.517,34 bolivianos.

Deja un comentario