Wilson Tito el fiscal que viene de abajo

(Roberto A. Barriga/EL Andaluz)

Llegó a sus 14 años a Tarija solo con ilusiones, vivió en Villa Avaroa, después conoció a dos personas que fueron como sus padres y lo ayudaran a salir adelante, la historia de vida del nuevo fiscal departamental de Tarija, Wilson Tito, fue compartida por él ante cámaras de El Analuz.

Fue el menor de siete hermanos, creció con curiosidad y necesidades, apreció a sus mentores de la escuela y la universidad, lo que le llevó a cumplir sus metas profesionales.

Recuerda con mucho cariño a las personas que lo ayudaron hasta el día de hoy, donde ocupa la oficina más complicada y observada del departamento de Tarija.

Sus hermanos viven en Argentina, se enteraron por redes sociales del nuevo cargo de Wilson Tito, según narró, su familia se llenó de orgullo al enterarse de sus logros.

Jamás imagino que sería fiscal departamental, pero desde estudiante comentó que siempre estuvo apegado al manual ética, “cuando uno estudia lo debe hacer con entusiasmo, con una sonrisa”, declaró. Comenzó desde abajo según nos contó, fue abogado penalista, servidor público, trabajo también en el Instituto Nacional de Estadística, lo que lo llevó a conocer todo el departamento al cual declaró que ama. “Uno no decide donde nacer, pero si donde vivir” dijo Tito.

El nuevo fiscal departamental señaló que tiene grandes proyectos para el Ministerio Público, desde que asumió el despacho explicó que sostuvo reuniones con la policía para llevar la lucha frontal por corrupción, contrabando y los males que aquejan a Tarija.

En los pasados meses varios productores del sector vitivinícola se quejaron de la invasión de productos provenientes de Argentina por contrabando, esto supone un grave daño al mercado local.

Wilson Tito asegura que desde la fiscalía ayudará a combatir todos los males que se ciernen sobre Tarija. La nueva autoridad señaló a la corrupción como uno de los problemas más graves que se tiene.

En apego a la Constitución Política del Estado (CPE) y conforme a la Ley Orgánica del Ministerio Público N°260, el Fiscal General del Estado, Juan Lanchipa Ponce, posesionó el martes primero de diciembre a Wilson Tito Torrez como Fiscal Departamental de Tarija, quien tendrá la principal tarea de defender la legalidad y los intereses generales de la sociedad.

“Estoy seguro que los profesionales que hoy asumen estas delicadas tareas están a la altura de estos desafíos, les deseo éxito en sus funciones como Fiscales Departamentales y les solicito pongan todos sus esfuerzos y compromiso en el cumplimiento de la misión constitucional del Ministerio Público, priorizando en su accionar la lucha contra la corrupción, el narcotráfico, la violencia de género, sin descuidar las demás áreas de su competencia y fundamentalmente resguardar los derechos y garantías constitucionales de los usuarios, mejorando la atención de manera preferente a las personas víctimas más vulnerables”, dijo Lanchipa.

El Fiscal Departamental de Tarija, Wilson Tito Torrez, es Licenciado en Derecho, cuenta con estudios de postgrado como el Diplomado en Derecho Civil y Derecho Penal. Dentro de su experiencia laboral fue asesor jurídico legislativo, trabajó en el Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, fue abogado en la profesión libre, entre otros.

Índice de corrupción en Bolivia

Ubicado en el puesto 123 del ranking internacional de transparencia, Bolivia es uno de los países con mayor percepción de corrupción en América Latina, según el listado elaborado por la organización Transparencia Internacional publicado este jueves.

Con una calificación de 31 puntos, Bolivia se posicionó en el peldaño 123 de 180 países evaluados con el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC), considerado el indicador global más importante de corrupción en el sector público y que cada año actualiza su listado.

Sin embargo, en comparación con el ranking publicado el año pasado, el país mejoró su posición ya que estaba en el puesto 132, es decir que subió nueve peldaños, aunque cabe recordar que en la evaluación difundida en 2018 estaba en el 112.

Según Transparencia Internacional, el Índice de Percepción de Corrupción 2019 (presentado este 2020) “resalta la relación que existe entre la política, el dinero y la corrupción, a través de la comparación de datos sobre transparencia en la financiación de campañas políticas y el acceso público a los procesos de toma de decisiones”.

El país latinoamericano peor ubicado en la lista es Venezuela, que con 16 puntos está en el puesto 173. Le sigue Nicaragua en el puesto 161, con una calificación de 22 puntos.

El considerado más limpio de la región es Uruguay, que está en el puesto 21 con 71 puntos.

Deja un comentario