Diez días de vigilia fuera del ingenio y no reciben respuestas

(El Andaluz/Bermejo)

Los productores de caña de azúcar en Bermejo ya llevan 10 días de vigilia en las afueras del ingenio azucarero de Bermejo (IABSA), evitando la entrada y salida de vehículos, exigiendo que la empresa cumpla con los convenios que se tiene con el sector productor, referente a la entrega de azúcar, pero que hasta la fecha no encuentran ni reciben respuesta de ninguna índole, generando en los miembros y dirigentes, preocupación total.

Mario Morales, administrador de la Federación de Cañeros del Sur (FECASUR) mencionó que en dicha medida están sacrificando a los afiliados y que desde la factoría les tienen día tras día con algún pretexto, lo que evita que la situación sea atendida, “solamente estamos exigiendo el azúcar que es producto de la molienda del presente año y que según convenio nos pertenece, no estamos pidiendo nada regalado, hasta la fecha solo hemos logrado que se nos entregue 5.000 quintales de azúcar, nos hemos reunido con ellos y le dimos alternativas para solucionar el conflicto, ellos aducen problemas técnicos, algo ilógico y lo malo es que no nos entregan el azúcar que nos pertenece”.

Morales afirmó que en uno de los depósitos que pudieron inventariar no existiría la suficiente cantidad de azúcar blanca que les deben, pero que en otro depósito si habría aproximadamente 110.000 quintales, lo que la industria debería desde la segunda quincena de octubre y el último mes completo de cosecha la totalidad, haciendo una cantidad de entre 60 a 70 mil quintales.

Víctor Aguado presidente de la asociación La Bermejeña calificó de lamentable la forma de administrar la empresa por parte del directorio, cuestionó la forma tardía de inicio de la zafra y advirtió que los productores están muy molestos con la actitud deshonesta de los empresarios que nuevamente están actuando en contra del sector, “el año pasado se quedaron con 21.000 quintales y quieren hacer el doble ahora, exponiendo a las personas en éstas condiciones”, dijo Aguado.

Deja un comentario