Un sujeto violó y embarazó a su hija de 17 años, lo condenaron a 25 años de cárcel

Este sujeto quien estará detenido en la cárcel, aprovechaba que tenía a la menor en su casa y ante la ausencia de su madre procedía a violarla.

REDACCIÓN CENTRAL/TINTA ROJA

Un sujeto de 58 años fue denunciado por violar a su propia hija, fue sentenciado a 25 años de cárcel que debe cumplir en el penal de Morros Blancos, donde la fiscalía demostró mediante varias pericias de que este sujeto vejo a la menor, e incluso la embarazó, esto producto de las muchas veces que agredía sexualmente a la adolescente.

La fiscal del departamento, Carla Oller Molina, informó que luego de realizar la valoración de los antecedentes presentados por el Ministerio Público y las defensas, el juez de sentencia de Entre Ríos, determinó sentenciar a 25 años de cárcel a un hombre de 58 años de edad, quien violó a su hija de 17 años, además producto del hecho la habría embarazado.

“En este caso hubo suficientes elementos de prueba, ya que la víctima dio a luz a un bebé, producto de las agresiones sexuales que padeció durante varios años, eso se ha presentado a la juez del caso y por ello se ha determinado la condena”, dijo.

Asimismo, señaló que luego de dar lectura a la sentencia las partes tienen un tiempo de 15 días para poder presentar la apelación caso contrario se trasladará al sujeto al penal de Tarija donde cumplirá su condena.

“Se realizó un importante trabajo para presentar ante el juez de sentencia y eso hizo que no queden dudas en la sentencia”, manifestó.

EL 90% de estos casos se dan dentro del hogar de la víctima

El 90% de los casos de violación sexual que se registran contra niños y adolescentes son perpetrados por el entorno familiar.

La comisión de estos delitos está relacionada con las telenovelas, los programas de televisión, las redes sociales y la pornografía; además, sostuvo, el consumo de bebidas alcohólicas es otro factor que deriva en violaciones a menores de edad, con la particularidad de que esas violaciones también se registran cuando los niños o adolescentes son partícipes indirectos de fiestas de sus padres.

Deja un comentario