Militar irá a juicio por la muerte de una joven tarijeña; familia pide justicia

REDACCIÓN CENTRAL/TINTA ROJA

El Tribunal de Sentencia determinó que inicie hoy a las 11:00 el juicio oral en contra del capitán del Ejército Víctor Alberto C.C., acusado por el feminicidio de Zulmah Vargas Cortes; una joven que se desempeñaba como secretaria de la Unidad de Gestión de la Presidencia hasta que fue encontrada sin vida a orillas del río San Mateo de Villa Tunari en la región del Trópico cochabambino, el 20 de octubre de 2018, donde asistió en condición de funcionaria de ese Ministerio.

La familia de Zulmah pide justicia por su muerte y denuncia que hubo varias irregularidades durante el proceso investigativo. Germán Vargas, padre de la víctima, manifestó que ha vivido “una pesadilla” desde que le avisaron que la niña de sus ojos fue golpeada y que perdió la vida.

Una prenda íntima de la víctima, de 29 años, desapareció tras la autopsia realizada en el Trópico. El progenitor acusó a un investigador policial de deshacerse de esa prueba que pudo develar el ataque que sufrió su hija.

Zulmah, de profesión abogada, era la menor de tres hermanos y vivía con sus padres en Tarija. Se presentó y ganó una convocatoria en el Tribunal de Justicia de Tarija, pero al mismo tiempo le ofrecieron trabajar en la Cámara de Diputados en La Paz. La joven decidió mudarse a otro departamento para crecer profesionalmente e hizo dos diplomados; en Derecho Constitucional y en Educación Superior.

Por su excelente desempeño después fue invitada a trabajar en la Unidad de Gestión de la Presidencia. El expresidente Evo Morales le había comentado a la jefa de Zulmah que la labor de la tarijeña era eficiente “porque no dejaba las cosas a medias y ya había que pensar en ascenderla para que asuma más responsabilidades”, según la misma abogada les contó en vida a sus padres.

El crimen

El 20 de octubre de 2018, Zulmah, su jefa y otra funcionaria de la avanzada presidencial fueron a una discoteca de Villa Tunari, pero las alcanzaron el capitán del Ejército Víctor Alberto C.C. y un chofer, con quienes bailaron hasta las 3:30 de la madrugada. Luego, compartieron bebidas y escucharon música dentro de un auto que estaba estacionado al frente del hotel en que se hospedaban, hasta que amaneció.

El capitán les propuso ir al río para refrescarse, pero solo Zulmah aceptó y los demás prefirieron irse a descansar. Unas horas después, la joven tarijeña fue hallada muerta flotando en la superficie de un río, a unos 15 kilómetro de donde un turista argentino vio salir solo al militar, “tranquilo y sin pedir ayuda” para su compañera.

El uniformado sostuvo, en cuatro versiones distintas, que Zulmah se había ahogado. La autopsia reveló que ella murió por traumatismo craneal grave y tenía hematomas debajo del cuero cabelludo y otras sangrantes en la masa encefálica. Además, de una fractura en la base del cráneo y coágulos en la cavidad craneana. La tráquea y bronquios estaban normales.

“Eso muestra que mi hija fue golpeada antes de caer sumergida en el río. Debió estar inconsciente o ya muerta antes de que la corriente, con poca profundidad, se la llevara flotando. Ella no se hundió. Sino, su tráquea hubiera estado llena de basura. Tengo experiencia en rescate de personas en ríos”, dijo el padre a tiempo de sostener que busca justicia y que el autor del feminicidio de su hija reciba la pena máxima.

Deja un comentario