Gobernación de Tarija solicita ayuda al Gobierno Nacional para otorgar puestos de trabajo

(Roberto A. Barriga/El Andaluz)

La secretaria de gobernabilidad, Lily Morales, indicó ante El Andaluz que se llegó a un acuerdo con la organización de mujeres Juana Azurduy de Padilla, que exigían que los programas de activación de empleo se reactiven debido a la falta de ingresos que reciben las familias.

Morales indicó que 200 mujeres ingresaran a trabajar por temporadas a campos vitivinícolas por lo que capacitaran a las mujeres para que trabajen en las cosechas, es importante resaltar que la organización cuanta con más de dos mil mujeres que buscan cambiar las condiciones de vida que tienen.

Parte de las demandas de la agrupación Juana Azurduy era que se reabran los programas de anteriores del empleo, a lo que Morales respondió que es imposible, ya que dicho programa existía gracias a la bonanza que había en el departamento y no es posible pensar en algún programa con dos, mil empleos que solo beneficie a un sector.

La secretaria de gobernabilidad, Lily Morales, resaltó que se debe atender a toda la población y que las competencias no solo son a nivel departamental, también municipal y nacional, apuntó que el nuevo gobierno debería contar con los recursos para que en Tarija puedan acceder a un trabajo digno.

Trinidad Constanza, ejecutiva de la organización Juana Azurduy de Padilla, indicó ante EL Andaluz que los 200 empleos serán para las compañeras más necesitadas, y que las restantes 1800 buscaran ingresar a otras fuentes, pero, su lucha no se agotó ni llegó a su conclusión.

Constanza resaltó que en la reunión con la Gobernación se les pidió que ellas fueran las que propongan cómo funcionaran los programas de empleo, en una actitud clara de no involucrase.

La ejecutiva de la organización de mujeres indicó que los programas que abren desde el nivel departamental no corresponden a la realidad del mismo, esto debido a que los que gobiernan no son personas cercanas al pueblo, comparó el programa impulsado por Morales con el crédito de Jeanine Añez, 123, que no tuvo repercusión ni impacto en la economía de los bolivianos.

DESEMPLEO LLEGÓ AL 11.8% EN JULIO EN UN PROMEDIO ESTAMOS AL 8% Y VA CRECIENDO

Magaly Yucra, economista y ex directora del programa de empleo en el Ministerio de Trabajo, indicó ante El Andaluz que el índice de desempleo promedio creció hasta un 8%, en el mes de julio llegó al 11.8%, cifras iguales a años anteriores al 2004. Situación preocupante porque son alrededor de 400.044 personas que estarían sin trabajo.

En la gestión del Movimiento al Socialismo (MAS) la tasa de desempleo no superaba el 5%, lo que significa un retorno a una época inestable de empleo para los bolivianos.

Los fondos de planificación de algunos programas de empleo, según Yucra, fueron desviados en la gestión de Jeanine Añez, pero mantuvieron algunos, y no crearon nuevos para la situación del covid-19.

Yucra también destacó que no se trata solo de empleo, sino de trabajo digno, como respeto a la ley laboral y crecimiento en los ingresos de los trabajadores, “las propuestas políticas no hablan de medidas de calidad”.

Se debe ayudar y fomentar la producción nacional, nuestro sector empresarial es pequeño, el principal empleador de los bolivianos es el Estado, no sólo por los empelados sino por las contrataciones que hace, explicó la economista, esto significa que no solo se debe potenciar a solo un sector porque habría un crecimiento disparejo.

En Tarija la tasa de desempleo siempre fue el doble, Yucra presume que puede que estemos en cifras mayores.

El 2019

Alrededor de cinco de cada cien habitantes de las ciudades en edad de trabajar en Bolivia se encontraba sin empleo en el último trimestre de 2019, según un último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE), que detalla que la Tasa de Desocupación, en el primer trimestre de 2019 se ubicó en  6,04%, alcanzó a 4,89% en el segundo, a 4,29% en el tercer y volvió a incrementarse en los tres últimos meses de 2019.

Si bien los datos del INE no dan datos específicos sobre edad de la población económicamente activa que se ubica en la condición de desempleo, se supone que la tasa de desempleo tiende a disminuir, si se considera que hace 10 años bordeaba el 8%.  Sin embargo, este dato no siempre refleja el comportamiento real del empleo. “Una tesis es que la tasa de desempleo disminuyó a costa del empleo precario y precario extremo, y del incremento del subempleo”, señala el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla).

“Uno puede permanecer por mucho tiempo desempleado, y si tiene responsabilidades familiares de por medio va a buscar una fuente de ingresos en alguna actividad, así sea parcial en términos de tiempo, y con eso nos referimos al subempleo”, explica el Cedla.

La institución de análisis señala la necesidad de diferenciar entre lo que se denomina ocupación y empleo. “No es lo mismo estar ocupado, atendiendo la tienda de un familiar o limpiando vidrios de autos, que estar empleado en un trabajo que te da beneficios sociales, vender productos por catálogo o ganar a destajo no se puede considerar empleo. Un mesero que trabaja solo los fines de semana y le pagan Bs 500 al mes no tiene un empleo, pero en los datos del INE todos entran a la misma bolsa”, señala por su parte el economista Jimmy Osorio, según reporte de La Razón.

Deja un comentario