El control del Senado de EEUU se decidirá en elecciones parciales en enero

El control del Senado estadounidense se decidirá en las elecciones parciales en el estado de Georgia en enero, una contienda crucial para el futuro de la presidencia del demócrata Joe Biden, que ya provoca una intensa batalla política. 

El senador republicano David Perdue y su rival demócrata Jon Ossoff obtuvieron cada uno menos del 50% de los votos, según varios medios estadounidenses, lo que obligará a celebrar una segunda vuelta en ese estado el 5 de enero. Los electores también votarán en la misma fecha para elegir al segundo senador por Georgia. 

Si los demócratas logran esos dos escaños, le arrebatarán el control del Senado a los republicanos, un paso clave para ellos, ya que en Estados Unidos ninguna ley se puede aprobar sin un voto de la Cámara Alta.

“¡Y ahora tomamos Georgia y cambiamos el mundo!”,
 deseó el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, ante transeúntes que celebraban la victoria de Biden en Nueva York. 

“Todas las miradas se dirigirán hacia Georgia a la espera del futuro del Senado”, tuiteó este sábado la republicana Nikki Haley, ex embajadora de Trump en la ONU. https://cb2456a5df2b0f1f75ce7b679cc056e9.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

Los republicanos tienen ahora la mayoría de la Cámara Alta, con 53 de los 100 escaños. 35 de ellos estaban en juego en las elecciones presidenciales y parlamentarias del martes. 

Tras su investidura el 20 de enero, la vicepresidenta Kamala Harris podrá, según la Constitución, desempatar las votaciones que obtengan 50 sufragios a favor y el mismo número en contra en el Senado. 

Los demócratas les quitaron dos escaños a los republicanos, en Colorado y Arizona. Pero estos conquistaron un escaño demócrata en Alabama. Además de los dos senadores de Georgia, aún se desconocen los resultados de otras dos elecciones: un escaño en Carolina del Norte y otro en Alaska, para los que los republicanos son favoritos, según las últimas cifras publicadas de los recuentos en curso. 

La esperanza demócrata está puesta en sus dos candidatos en Georgia: Jon Ossoff, de 33 años, y Raphael Warnock, de 51 años, pastor de la iglesia bautista de Atlanta en la que predicaba Martin Luther King.

Warnock afrontará a una senadora republicana aliada de Trump, Kelly Loeffler. Biden lidera con escasa ventaja el recuento de los votos de las presidenciales en Georgia, un estado que no votó por un candidato demócrata a la Casa Blanca desde Bill Clinton, en 1992. 

Trump señala que Biden se declara presidente de manera ilegítima

EFE

El presidente de Estados Unidos (EEUU) y candidato por el partido Republicano, Donald Trump, tras conocer la victoria que las proyecciones de los medios de comunicación dieron este sábado a su contrincante por el frente Demócrata Joe Biden, indicó que se trata de una adjudicación ilegítima.

“Joe Biden no debería adjudicarse ilegítimamente la presidencia, yo podría hacer lo mismo», señaló Trump de acuerdo a medios estadounidenses y agregó que “los votos legales deciden quién es el presidente, no los medios».

En ese sentido Trump manifestó, «la elección está lejos de haber finalizado». «Todos sabemos por qué Joe Biden se ha apresurado falsamente a proclamarse ganador, y por qué sus aliados están tratando con tanta insistencia de ayudarle: no quieren que se exponga la verdad», indicó Trump, de acuerdo a la agencia de noticias EFE.  

En tanto, el Partido Republicano comenzó una campaña para recaudar fondos y respaldar la teoría del mandatario de que en medio de las elecciones realizadas el pasado sábado, se gestó un fraude en el conteo de votos.  

«Necesito tu ayuda para evitar que la mafia de izquierdas socave nuestras elecciones», dicen distintos correos electrónicos que han estado enviando desde el comando de campaña de Trump a sus seguidores, con una petición de recaudación de fondos para una posible batalla legal sobre el resultado electoral.

Biden ganó las elecciones presidenciales en EEUU al superar la barrera de los 270 votos electorales, frente al actual mandatario Trump, según proyecciones dadas a conocer por diversos medios de comunicación como la BBC, CNN, The Associated Press y NBC News.

«Elecciones EEUU: Joe Biden es el ganador proyectado de la elección presidencial tras asegurar Pensilvania, reportan AP y NBC News», informa el sitio Elecciones EEUU, en redes sociales.

Biden derrotó a Trump después de ganar Pensilvania y obtener 20 votos electorales, según proyecciones de The Associated Press y NBC News.

El demócrata se impuso en varios estados clave que en 2016 habían votado por el presidente saliente Donald Trump, que ahora buscaba su reelección.

Kamala Harris hace historia, será la primera mujer vicepresidenta de EEUU

Página Siete Digital / EFE

Kamala Harris, la compañera de fórmula del candidato demócrata Joe Biden, hizo historia este sábado al convertirse en la primera mujer elegida como vicepresidenta de Estados Unidos (EEUU), según las proyecciones de los principales medios de comunicación.

Harris, de 55 años, hija de padre jamaicano y madre nacida en la India, será además la primera mujer afroamericana que ocupará la Vicepresidencia de EEUU, cuando Biden y ella lleguen a la Casa Blanca el próximo 20 de enero de 2021.

Según proyecciones dadas a conocer este sábado por medios de comunicación como la BBC, CNN, The Associated Press y NBC News, el candidato demócrata Joe Biden ganó las elecciones presidenciales al superar la barrera de los 270 votos electorales, frente al actual mandatario Donald Trump.

«Elecciones EEUU: Joe Biden es el ganador proyectado de la elección presidencial tras asegurar Pensilvania, reportan AP y NBC News», informa el sitio Elecciones EEUU, en redes sociales.

Biden derrotó a Trump después de ganar Pensilvania y obtener 20 votos electorales, según proyecciones de The Associated Press y NBC News.

El demócrata se impuso en varios estados clave que en 2016 habían votado por el presidente saliente Donald Trump, que ahora buscaba su reelección.

Jill Biden: ¿quién es la nueva primera dama de EEUU y qué se espera de ella en el cargo?

BBCMUNDO

De pie en un aula vacía en la que enseñó inglés en la década de 1990, Jill Biden dio un emotivo discurso en la convención del Partido Demócrata en agosto, después de que su esposo, Joe Biden, fuera nombrado oficialmente como candidato presidencial para las elecciones de EE.UU.

Al terminar su mensaje, el ahora presidente electo Biden apareció en la escena, la abrazó y elogió sus cualidades como futura primera dama de EE.UU.

Biden derrota a Trump: 5 claves que explican la agónica pero contundente victoria que lleva al demócrata a la Casa Blanca

«Para todos ustedes en todo el país, piensen en su profesor favorito, en el que les dio la confianza para creer en ustedes mismos. Ese es el tipo de primera dama que será Jill Biden», dijo el entonces candidato.

Meses después, con la victoria de su marido en las elecciones, Jill Biden se proyecta como la nueva primera dama, pero no será tan ajena al cargo.

Joe Biden fue vicepresidente durante el gobierno de Barack Obama, entre 2009 y 2017, por lo que ella fue la «segunda dama» de EE.UU.

Desde esta posición, promovió causas educativas y tuvo un acceso privilegiado a Michelle Obama, la entonces primera dama. Trabajó con ella en iniciativas como «Joining Forces», para ayudar a los veteranos de EE.UU.

¿Qué más sabemos de Jill Biden y qué podemos esperar de su trabajo mientras acompaña a su esposo en la Casa Blanca?

Vida personal

Jill Jacobs nació en junio de 1951 en el estado de Nueva Jersey. La mayor de cinco hermanas, creció en Willow Grove, un suburbio de Filadelfia.

Casada en segundas nupcias con su actual marido, antes estuvo cinco años casada con el exjugador de fútbol americano universitario Bill Stevenson.

Conoció a Joe Biden después de que éste perdiera a su primera esposa y a su hija de 1 año en un accidente automovilístico en 1972. Sus hijos Beau y Hunter sobrevivieron al accidente.

Jill cuenta que un hermano de Joe los presentó en 1975. En ese momento, él ya era senador por el estado de Delaware y ella todavía estaba en la universidad.

5 cosas que quizás no sabías de Joe Biden, presidente electo de Estados Unidos

«Yo era estudiante de último año, y había estado saliendo con chicos que usaban jeans, zuecos y camiseta. Pero él vino a tocar la puerta vestido con un abrigo deportivo y mocasines, y pensé: ‘Dios, esto nunca va a funcionar, ni en un millón de años’. ¡Era nueve años mayor que yo!», contó Jill en una entrevista con la revista Vogue en 2016.

«Pero fuimos a ver a ‘Un hombre y una mujer’ al cine en Filadelfia, y realmente nos llevamos bien», agregó sobre la primera cita de la pareja.

Jill dijo también que Joe le propuso matrimonio cinco veces antes de que ella aceptara.

«No podía permitir que ellos [los hijos de Joe] perdieran a otra madre. Así que tenía que estar 100% segura», explicó.

La pareja se casó en Nueva York en 1977. Su hija, Ashley, nació en 1981.

«Creo que me conoce mejor de lo que yo me conozco a mí mismo», dijo Joe Biden sobre su esposa en una entrevista en agosto con la periodista Rita Braver, de la cadena CBS, socia de la BBC en EE.UU.

«‘¿Cómo conseguiste este numero?’ Esas fueron las primeras palabras que le dije a Joe cuando me llamó de la nada un sábado de 1975. Esta noche estaré hablando en la Convención Demócrata. ¡Espero que sintonicen!», escribió Jill Biden antes de su participación en la Convención.

Cuando dio su mensaje para respaldar la candidatura de su esposo, Jill Biden habló sobre su familia y las luchas que han enfrentado.

«Sé que si le confiamos esta nación a Joe, él hará por tu familia lo que hizo por la nuestra: unirnos y sacarnos adelante en momentos de necesidad, cumplir la promesa de Estados Unidos para todos nosotros», dijo durante su discurso.

Pero su mensaje no solo buscaba promover a su esposo. El pronunciarlo desde un aula de clases fue un guiño a su larga carrera en la educación y un gesto simbólico de las preocupaciones que tendría como primera dama de EE.UU.

La maestra

Jill Biden, de 69 años, tiene una licenciatura y dos maestrías, y obtuvo un doctorado en educación en la Universidad de Delaware en 2007. La próxima primera dama ha pasado décadas trabajando como profesora. En los años 80, enseñó inglés en un hospital psiquiátrico para adolescentes.

Entre 1991 y 1993, enseñó inglés en la escuela secundaria pública Brandywine, de Delaware. El discurso en la Convención Demócrata lo dio precisamente en el que había sido su antiguo salón de clases en esta escuela.

Los siguientes 15 años, Jill Biden fue profesora en el colegio comunitario Delaware Technical & Community College.

Tras el triunfo de Obama y Biden en 2009, se mudó a Washington D.C., pero siguió enseñando inglés en el Northern Virginia Community College

«Enseñar no es lo que hago. Es lo que soy», tuiteó antes del discurso de la Convención.

Pero sus actividades durante el gobierno de Obama se extendieron mucho más allá de las aulas, pues al mismo tiempo que enseñaba, cumplió sus tareas como segunda dama.

Política

En este cargo, se dedicó a promover los colegios comunitarios (centros de educación superior de EE.UU.), a los que siempre se refirió como «uno de los secretos mejor guardados de EE.UU.», según la página de la Casa Blanca de Obama. En 2010, fue anfitriona de la Cumbre de la Casa Blanca sobre Colegios Comunitarios, que buscaba «resaltar el papel de los colegios comunitarios en el desarrollo de la fuerza laboral de EE.UU.».

También se dedicó a la defensa de las familias militares y, junto con Michelle Obama, lanzó la iniciativa «Joining Forces», para ayudar a los veteranos y sus familias a acceder a programas educativos y recursos laborales.

Además, en 2012, publicó un libro para niños llamado «Don’t Forget, God Bless Our Troops» basado en la experiencia de su nieta Natalie, hija de Beau Biden, de estar en una familia militar.

Beau, quien murió de cáncer en 2015, había estado desplegado con la Guardia Nacional en Irak en 2008, durante un año.

Otra de las líneas de acción de Jill Biden ha sido la lucha contra el cáncer de mama, incluso desde antes de ser segunda dama.

En 1993, fundó la Iniciativa Biden para la Salud de Mamas, para crear conciencia sobre la detección temprana, después de que cuatro amigas fueran diagnosticadas con este cáncer, según cuenta la Casa Blanca.

¿Qué hará ahora que estará en el centro de los reflectores como Primera Dama?

Qué se espera

Jill Biden será una primera dama «activa», cree Mark Johnson, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Rice, de EE.UU.

Aunque no será «política» en el sentido partisano como lo fue Hillary Clinton, pues eso la convertiría en blanco de ataques, aclara el experto.

«Esperaría que siguiera más el patrón de Michelle Obama, que se involucró en actividades políticas, pero en aquellas que eran más unificadoras que divisivas, como enfocarse en los veteranos, el bienestar infantil, pero no en tratar de que se aprobara un seguro de salud para todos o algo que fuera más político», comenta Johnson.

«Y si queremos sacar algo de su discurso de la Convención, es que la educación es un tema importante para ella, así que esperaríamos que se enfoque en esto durante su gestión», dice también.

“Trump intenta desacreditar la democracia para seguir en el poder”

Karen Kedrowski, directora del Centro Carrie Chapman Catt de Mujeres y Política de la Universidad del Estado de Iowa, también cree que Jill Biden se dedicará a temas educativos.

«Tiene un doctorado en Educación y ha enseñado mucho tiempo en colegios comunitarios así que es especialmente defensora de estos colegios y de cómo les sirven a los estudiantes que de otra forma no accederían a educación superior», dijo la experta a BBC Mundo.

En la entrevista de agosto con CBS, la periodista Rita Braver le preguntó a Jill Biden si creía que seguiría enseñando en el caso de convertirse en primera dama.

«Eso espero», respondió.

«¿En serio?», replicó Braver.

«Me encantaría. Si llegamos a la Casa Blanca, voy a seguir enseñando. Es importante, y quiero que la gente valore a los profesores y conozcan sus contribuciones y elevar la profesión», dijo Jill Biden.

Pero el profesor Johnson cree que si de verdad siguiera enseñando, sería solo de manera simbólica.

«Si de verdad lo hace, será puramente simbólico porque puede tener un efecto más positivo desde su plataforma como primera dama», dijo el analista.

Pero Kedrowski ve difícil la logística de que Jill Biden continúe enseñando, por las demandas de tiempo de su cargo en la Casa Blanca y porque si enseñara en persona, «los agentes del servicio secreto» tendrían que estar en la escuela en la que trabaje.

Además, ninguna primera dama de EE.UU. ha mantenido otro trabajo mientras ha estado en la Casa Blanca. Pero como demostró durante sus años como «segunda dama», Jill Biden también tiene otras áreas de interés además de la educación.

«También es muy activa en la prevención del cáncer de mama. Creo que también es probable que continúe con la iniciativa de Michelle Obama para promover la actividad física. Ella es una corredora, así que le interesan esos temas. Imagino que además seguirá trabajando para proveer servicios a los familiares de los veteranos», opinó Kedrowski.

En una entrevista con la cadena CNN en septiembre, Jill Biden dijo que «relanzaría ‘Joining Forces'».

Qué hay de verdadero o falso en 8 frases de Trump sobre sus denuncias de fraude en el conteo de votos

«[Cuando era segunda dama] le pregunté a Beau en qué deberíamos estar trabajando Michelle y yo y me dijo ‘en salud mental’, así que necesitamos expandir los servicios de salud mental para los miembros de los servicios [militares]», dijo a CNN y agregó que las escuelas también necesitan lo mismo.

En opinión del profesor Johnson, Jill Biden haría bien en seguir promoviendo estas causas pues «son temas que unen a la gente».

Experiencia previa

Además de las áreas de preocupación de Jill Biden, Johnson destaca la ventaja que le confiere el haber sido segunda dama durante ocho años. «Luego de ver durante ocho años a Michelle Obama, tiene una idea clara de las responsabilidades y retos de una primera dama», dijo el experto.

«Obama fue una primera dama muy exitosa y Jill Biden tiene el lujo de haberla visto de cerca, así que uno esperaría que emule muchas de las prácticas exitosas de su antecesora», añadió.

A diferencia de Melania Trump, que eligió un estilo más reservado que otras primeras damas, Jill Biden está más acostumbrada a estar en el ojo público, señala Kedrowski.

«Entiende el poder de una primera dama para promover causas», dice la experta.

Johnson cree que Biden «está mejor preparada que quizá cualquier otra primera dama aparte de Barbara Bush [esposa de George W.H. Bush y segunda dama durante el gobierno de Ronald Reagan]».

«Y creo que Jill Biden tuvo una mejor relación, más cercana con Obama, que Barbara Bush con Nancy Reagan», señala.

Entonces Johnson piensa que Jill Biden «junto a Barbara Bush será la primera dama más experimentada que hemos tenido».

Joe Biden gana la presidencia de EEUU

Joe Biden ganó la Casa Blanca, proyectaron las cadenas de televisión el sábado, derrotando a Donald Trump y poniendo fin una presidencia que convulsionó a Estados Unidos y al mundo entero.

CNN, NBC News y CBS News anunciaron el triunfo del candidato demócrata antes de las 11:30 locales , luego de declararlo vencedor en Pensilvania, su estado natal, con lo cual alcanzó la mayoría necesaria en el Colegio Electoral para superar al mandatario republicano. 

Cuatro días después de la jornada electoral del 3 de noviembre, y tras un conteo que tuvo al país en vilo, el exvicepresidente de Barak Obama, de 77 años, cosechó 273 votos electorales, traspasando el umbral de los 270 que le permite convertirse en el 46º presidente de Estados Unidos. 

El desenlace surge de una participación récord de votantes al cabo de una campaña electoral tensa y marcada por la pandemia del coronavirus, en la cual Estados Unidos es el país del mundo con el mayor número de muertos. 

Trump, el amante de los tuits, no reaccionó de inmediato. Pero a medida que la ventaja de Biden crecía durante el conteo de votos desde la elección del martes, el presidente republicano arremetió con acusaciones de fraude sin fundamento y afirmó, falsamente, que había ganado. 

El sábado temprano, mientras se dirigía a su campo de golf en Virginia, repitió esto, tuiteando: «¡GANÉ ESTA ELECCIÓN, POR MUCHO!».

Sin embargo, para Trump, de 74 años, este resultado es el fin de sus sueños de reelección: el multimillonario empresario que llegó a la Oficina Oval como ‘outsider’ de la política será el primer presidente de un único mandato desde el republicano George H. W. Bush a principios de la década de 1990. 

Biden, que obtuvo los votos de un récord de más de 74 millones de personas, se encontraba en su feudo de Wilmington, Delaware. El viernes por la noche pronunció un discurso en el que instaba a los estadounidenses a «dejar atrás la ira» y «unirse como nación».

El Servicio Secreto ya ha comenzado a intensificar la seguridad del presidente electo, que será investido el 20 de enero. 

Para Biden, el hombre de mayor edad en ganar la presidencia, este triunfo es la coronación de medio siglo de carrera política, incluidos ocho años como mano derecha del primer presidente negro estadounidense. 

Un centrista que se ha enfrentado al ala más izquierdista del Partido Demócrata, llega a la Casa Blanca en su tercera postulación tras intentarlo en 1988 y 2008. 

Y lo hace de la mano de la senadora negra Kamala Harris, una abogada hija de inmigrantes de Jamaica e India de 56 años, que hace historia como la primera vicepresidenta de Estados Unidos.

Restaurar el «alma» de EEUU

Ridiculizado por Trump, quien lo apodó «Joe El Dormido» acusándolo de capacidades mentales disminuidas, Biden es conocido por su empatía tras varias tragedias: perdió a su primera esposa e hija en un accidente automovilístico en 1972, y cuatro décadas después, a otro de sus hijos, Beau, por un cáncer cerebral. 

Ahora, Biden prometió restaurar el «alma» de Estados Unidos.

La primera potencia mundial llora unos 235.000 muertos por una pandemia que no da señales de ceder, y que ha provocado la peor crisis económica en un siglo y desatado masivas protestas sociales.

Pero sobre todo, el país está amargamente dividido sobre temas fundacionales como la raza, la inmigración, el porte de armas y el vínculo con el resto del mundo luego de un gobierno de Trump bajo el lema «Estados Unidos primero». 

Y aunque Biden ganó, la mitad del electorado apoyó a Trump, muchos profundamente convencidos y otros no tanto, pero todos ajenos a la retórica demócrata.

Esta división seguramente siga impactando en el Congreso, donde los republicanos se encaminan a mantener su mayoría en el Senado y los demócratas, aunque siguen controlando la Cámara baja, han perdido bancas.

Un plebiscito sobre Trump

Biden ganó tras recuperar Pensilvania, Michigan y Wisconsin, tradicionales estados demócratas del Medio Oeste del país, que Trump conquistó en 2016 con el apoyo de los votantes blancos de clase obrera.

También tenía escasas mayorías a medida que el recuento de votos se acercaba a su fin en Arizona y Nevada, mientras que el recuento en Georgia era tan estrecho que el estado declaró que realizaría un recuento. 

El exvicepresidente se comprometió a ser «un presidente para todos los estadounidenses» en una elección que en muchos sentidos fue un plebiscito sobre el odiado o amado Trump. 

Biden, que optó por una campaña respetuosa de las restricciones del covid-19, se presentó como el líder responsable y apegado a la ciencia que el país necesita para enfrentar la emergencia sanitaria y sus consecuencias.

Trump, que hizo actos multitudinarios a un ritmo frenético tras ser hospitalizado por el virus, desestimó el consejo de los epidemiólogos y minimizó la gravedad del covid-19. 

Pero la pandemia ensombreció los logros económicos de su gobierno, principal activo hacia la reelección: el desempleo pasó de un mínimo histórico de 3,5% en febrero a un 14,7% en el peor momento del confinamiento, y aunque se recuperó a 6,9% en octubre, dejó cicatrices. 

Y lejos del discurso conciliador de Biden, Trump arengó a su base con afirmaciones infundadas, como presentar a los inmigrantes indocumentados como asesinos y violadores, decir que lo demócratas prohibirían las armas y despreciarían la «ley y el orden».

 «Perder nunca es fácil»

El enero, cuando Joseph Robinette Biden Jr. preste juramento a los 78 años como el presidente de Estados Unidos de mayor edad, Donald J. Trump dejará tras de sí un tumultoso gobierno tras su impactante triunfo sobre Hillary Clinton.

El neoyorquino afecto a las luces del espectáculo saldrá de la Casa Blanca tras sobrevivir a un histórico juicio político, romper las normas diplomáticas internacionales y acostumbrar a los estadounidenses a un sinfín de escándalos.

Objeto de dos investigaciones en Nueva York que podrían concluir en juicios por supuesta evasión fiscal, fraude y declaraciones falsas, su horizonte judicial podría ser sombrío. 

Para el magnate inmobiliario que se metió en las casas de los estadounidenses como el exitoso y carismático conductor del ‘reality show’ «El Aprendiz», despedirse de la Oficina Oval lo equipara al tipo de persona «perdedora» que suele denostar.

«Ganar es fácil», comentó el día de las elecciones. «Perder nunca es fácil. No para mí».

Cae aprehendido exministro de Goni y será cautelado por caso Lava Jato

Erbol

El Fiscal Departamental de La Paz, Marco Antonio Cossío, informó que la Interpol detuvo al exministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Carlos E. M. L. durante el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada y lo imputó por presunta corrupción en la construcción de la carretera Roboré-El Carmen-Arroyo Concepción, dentro el caso de sobornos Lava Jato-Odebrecht.

El operativo se cumplió la noche del viernes en el aeropuerto de Cochabamba, donde la Interpol ejecutó una orden de aprehensión que se encontraba vigente. La exautoridad fue traslada a la ciudad de La Paz y será llevada en las próximas horas a una audiencia de medidas cautelares.

Cossío, a través de una nota de prensa, indica que el exministro fue imputado por la presunta comisión del delito de legitimación de ganancias ilícitas en la construcción de la carretera Santa Cruz – Puerto Suárez (Robore – El Carmen y El Carmen – Arroyo Concepción).

“La exautoridad tenía una orden de aprehensión vigente que fue ejecutada este viernes a horas 19:00 en el aeropuerto de Cochabamba por personal de la INTERPOL, posteriormente fue puesto a conocimiento de la Fiscalía donde se emitió la imputación formal”, dijo Cossío.

Se presume que el exministro habría transferido recursos económicos mediante American Express Bank para que esta entidad financiera envié los recursos, aparentemente de manera irregular al Banco Nacional de Bolivia (BNB) SAFI a una cuenta perteneciente al nombre de Leticia M.B.K.

El Fiscal Anticorrupción asignado al caso, Johan Muñoz, dijo que se pudo identificar 38 transacciones, presuntamente irregulares, que se habrían realizado a través de los Bancos Mercantil Santa Cruz, BNB y BISA, por un total de 501,467.50 dólares americanos, desde el 02 de enero de 2004 hasta el 20 de mayo de 2010.

Aparentemente, el exministro, realizó estos depósitos bancarios antes y durante la ejecución de los tramos carreteros Robore el Carmen – El Carmen Arroyo Concepción estableciéndose entre los años 2002 y 2010.

“Con todos estos indicios fehacientes de probabilidad de autoría, el Ministerio Público ha emitido la imputación formal en contra del exministro, quien se encuentra en celdas a la espera de su audiencia de medidas cautelares”, agregó Muñoz.

En febrero de 2019, por este mismo caso, la jueza 4to Anticorrupción de La Paz, Melina Lima, envió a detención preventiva en el penal de Palmasola en Santa Cruz, a los primeros detenidos Luis H.L., exgerente del Servicio Nacional de Caminos y de Roberto S.

El caso Lava Jato fue investigado en 2018 por una comisión de la Asamblea Legislativa sobre presuntos sobornos de empresas brasileñas a funcionarios bolivianos para adjudicarse la construcción de obras.

En el informe aprobado por el Legislativo figuran como directos responsables de los sobornos: Carlos Eduardo Morales Landívar (ministro de Obras Públicas del gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada), Jorge Nicolás Peredo Flores (exgerente general del Servicio Nacional de Caminos) y Mario Avelino Moreno Viruez.

Áñez se repliega a Beni: Los que hoy me están acosando, tendrán tiempo

La presidenta saliente, Jeanine Áñez, se replegó este sábado a su departamento natal, Beni, y señaló que “los que hoy me están acosando, tendrán tiempo”, tras haberse desmarcado de los actos del domingo para la posesión del presidente electo, Luis Arce.

Ante el pedido de la Asamblea Legislativa para que se inicie un proceso a la mandataria, por las “masacres” de Sacaba y Senkata que dejaron dos decenas de fallecidos, Áñez ya había adelantado que afrontaría su defensa desde su tierra.

“He vuelto a Beni, a mi hogar, los que hoy me están acosando, tendrán tiempo. Aquí me quedo, a seguir aportando desde el lugar que me toque, tengo causas, defenderé los bonos y la democracia”, escribió la Presidenta en su cuenta de Twitter.

Arman 7 palcos y cierran calles en La Paz para la posesión presidencial

Este domingo, Luis Arce y David Choquehuanca asumirán sus cargos como presidente y vicepresidente de Bolivia, respetivamente, y serán posesionados en un acto que se tiene previsto para las 10:00. 

Para la ocasión se armaron cinco palcos en la Plaza Murillo para invitados asambleístas que seguirán el acto. 

Además se armaron otros dos palcos en la Catedral Metropolitana, en la que estarán ubicados Arce y Choquehuanca, además de invitados, para observar el desfile popular que comenzará a las 15:00. Esta actividad comenzará en la calle Comercio, reportó ABI. 

Varias calles de la sede de Gobierno, entre ellas las adyacentes a la Plaza Murillo, quedarán cerradas como parte de los operativos de seguridad por el acto de posesión, así lo informó el director nacional de Tránsito, Wálter Miranda.  

Según la autoridad policial, los operativos iniciaron este sábado con la activación de las cápsulas de seguridad en el aeropuerto de El Alto para la llegada de mandatarios de Estado, legisladores y delegaciones diplomáticas que llegaron para el evento de este domingo. 

«Informarles que, aquellos vehículos que mañana vengan del interior o de El Alto transportando gente para el acto de posesión a través de la autopista, vamos a hacer un corte desde el puente de la terminal de buses. En la avenida Mariscal Santa Cruz tendrá restricciones», explicó.

Y agregó, «para la gente que venga al evento desde Los Yungas, ellos podrán llegar hasta la avenida Tejada Sorzano e inmediaciones de la plaza Villarroel». 

La autoridad recomendó a la ciudadanía tratar de evitar circular con sus vehículos por esos sectores si no tienen la necesidad, ya que se habilitarán vías alternas que podrán ser usadas por los conductores.

Alberto Fernández llega a La Paz y recibe honores militares

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, llegó a la ciudad de La Paz para participar mañana del acto de posesión de Luis Arce. El mandatario fue recibido por el presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, y el presidente de Diputados, Freddy Mamani. El dignatario recibió honores militares y no emitió declaraciones. 

Fernández es aliado del expresidente Evo Morales y fue invitado a la transmisión de mando por autoridades del Movimiento Al Socialismo (MAS) y no por la canciller saliente, Karen Longaric. 

El presidente argentino llegó a La Paz con una numerosa delegación y no emitió declaraciones. Luego de recibir los honores militares del regimiento Colorados de Bolivia-Escolta Presidencial pasó revista al batallón y emitió un saludo. Después escuchó las notas del himno de Bolivia y entonó el himno de su país. 

Fernández dialogó un breve instante con Andrónico Rodríguez y se detuvo para presenciar un baile folklórico. De inmediato subió a un vehículo y dejó el aeropuerto de El Alto.

El mandatario argentino asistirá mañana al acto de posesión de Luis Arce y por la noche se trasladará a la ciudad de La Quiaca, ubicada en la frontera con Bolivia. El lunes, acompañará a Evo Morales a cruzar desde ese punto a la localidad de Villazón.  

El Rey de España se reunirá con Luis Arce después del acto de transmisión de mando

Luis Arce tiene previsto reuniones bilaterales con los dignatarios que lleguen a su posesión. Mañana, a las 19:00, está programado el encuentro con el Rey Felipe VI de España y con autoridades de gobierno del país europeo. La cita será en la Casa Grande del Pueblo, explicó el vocero de la comisión de transición, Freddy Bobaryn.

«El Rey Felipe VI ha confirmado que tendrá una reunión bilateral con el presidente Luis Arce a horas 19:00 (de mañana). Esta reunión tendrá una duración de aproximadamente de 40 minutos», explicó Bobaryn.

En el encuentro también participará el segundo vicepresidente del Gobierno español, Pablo Iglesias, quien es aliado del Movimiento Al Socialismo (MAS). La comitiva española tiene previsto volver a su país desde La Paz mañana por la noche. 

Más antes, la ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha González, se reunirá con el vicepresidente David Choquehuanca. El objetivo de esa reunión es repasar las relaciones bilaterales, que fueron suspendidas en la gestión de Jeanine Áñez.

La crisis entre España y Bolivia se originó el 27 de diciembre del año pasado, cuando la canciller saliente, Karen Longaric, denunció que diplomáticos españoles fueron a la residencia de de la embajadora de México en La Paz, María Teresa Mercado, acompañados de personas «encapuchadas» que intentaban entrar de forma «clandestina». La diplomática consideró que se trataba de un «atropello» a la soberanía del país.

La gestión de Áñez interpretó que la intención era facilitar la salida de los exministros de Evo Morales asilados en la residencia diplomática de México.