Las dos Tarijas: Una pide trabajar, la otra pide auditoria e intervención militar

(Roberto A. Barriga/ El Andaluz)

El día de ayer en la Plaza Luis de Fuentes y Vargas, se pudo observar a dos grupos de personas protestando por razones diferentes, resaltó que en ambos casos las mujeres eran las protagonistas.

A puertas del comité cívico un grupo en su mayoría de mujeres exigía una auditoria en las elecciones pasadas del 18 de octubre, también que las Fuerzas Armadas y la policía acompañen su protesta, se trata de un grupo cívico local denominado Resistencia Tarijeña de Pie, que junto al comité cívico impulsan un paro y bloqueo a nivel departamental.

Por otro lado, a escasos metros, en la puerta de la gobernación, estaba la organización Juana Azurduy de Padilla, que exigía al Gobernador de Tarija, Adrián Oliva, se manifieste ante la falta de trabajo e ingreso de estas mujeres, pedían que se reactive el Plan de Empleo Urgente, muchas de ellas vendedoras no tienen ingresos suficientes.

Ambos grupos mantiene a personas con huelga de hambre y amenazan con realizar bloqueos para que sus demandas sean cumplidas.

Trinidad Constanza, ejecutiva del movimiento Juana Azurduy, indicó ante El Andaluz que su reclamo es simple, sólo piden trabajo, las autoridades aun no se sientan a dialogar con los sectores vulnerables de la población que están obligados a salir a las calles a vender, pero no existen compradores.

Constanza explicó que las mujeres del área urbana son las más golpeadas por la crisis ocasionada por el mal manejo gubernamental y el covid-19.

Mientras estas mujeres están preocupadas por la falta de acceso a fuentes laborales, en el comité cívico exigían que los militares se unan al reclamo iniciado en Santa Cruz por personas afines a Creemos, agrupación liderada por Luis Fernando Camacho.

A pesar de que las misiones extranjeras y nacionales encargadas de observar las elecciones pasadas y su transparencia dieron su visto bueno y ratificaron los resultados y su legitimidad, grupos extremistas reclaman su validez.

El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, desahució el miércoles que se realice una auditoría a las elecciones del 18 de octubre, ante la presión de cívicos cruceños que mueven a los tarijeños y organizaciones políticas.

En declaraciones a Red Uno, recordó que todas las misiones de observación internacional que estuvieron en Bolivia señalaron que las elecciones fueron “limpias y trasparentes”. “No habrá auditoria a las elecciones del 18 de octubre”, subrayó.

“Por tanto, el trabajo de estas misiones constituye en sí mismas formas de auditoria a la elección y no se ha encontrado nada que ponga en tela de juicio, que cuestione la integridad y la legalidad de esta elección”, remarcó el titular del TSE.

Lo preocupante es que estas personas inconformes con el resultado y que representan una minoría piden la intervención de los policías y militares por el bien de la democracia, es un gesto que no se entiende.

Programas de empleo del departamento de Tarija

La Gobernación de Tarija y el Ministerio de Trabajo firmaron en septiembre un acuerdo para unificar esfuerzos para propiciar oportunidades de empleo inclusivo, articulando acciones entre el Gobierno Departamental, el Programa de Apoyo al Empleo (PAE II), como los Servicios y Programas a cargo del Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social.
Este acuerdo fue ente el gobernador de Tarija, Adrián Oliva, el viceministro de Empleos, Álvaro Tejerina, el director General de Empleo, Gilardo Toledo, la directora del Servicio Departamental de Empleo (Sedem), Lily Morales y el director de la Micro y Pequeña Empresa, Gregorio Subelza.

Trinidad Constanza, ejecutiva del movimiento Juana Azurduy, explicó que esta medida es irreal para Tarija, ya que el acuerdo es para que personas especializadas en áreas técnicas ingresan a una empresa, en el departamento no existen muchas empresas, “no es Santa Cruz” expresó la ejecutiva, y sólo se toman en cuenta a unas cuantas personas, las miles de mujeres que están buscando alimento y sustento no pueden ingresar, el gobernador Oliva no piensa en la gente del pueblo porque no vive como ellos.

Mientras sucedían estas declaraciones las señoras que no tienen hambre y no necesitan trabajar conversaban sobre su descontento con las elecciones, ante este panorama el ministro, Iván Arias, pedía que se acepte la victoria del Movimiento al Socialismo (MAS).

El ministro de Obras Públicas, Iván Arias, consideró que la gente que llevó a la derrota electoral de la oposición y facilitó la amplia victoria del Movimiento Al Socialismo (MAS), ahora habla de un supuesto «fraude» en los comicios, lo que apunta que estas movilizaciones son impulsadas por Luis Fernando Camacho, ya que Carlos Mesa admitió el lunes 19 de octubre su derrota.

«Detrás de todo esto hay una intencionalidad política, es decir, gente que llevó a la derrota y que facilitó la victoria del MAS, hoy quiere disfrazar esa derrota, ese retorno del MAS, acusando de fraude, radicalizando medidas», dijo Arias.

El binomio del MAS, Luis Arce y David Choquehuanca, ganó las elecciones generales del 18 de octubre con el 55,10% del respaldo ciudadano y el próximo 8 de noviembre jurarán oficialmente para formar gobierno.

Sin embargo, algunos sectores de la población, no reconocen los resultados de los comicios alegando que hubo irregularidades o un supuesto «fraude», por lo que en cabildos realizados en Santa Cruz, Cochabamba y La Paz decidieron seguir con medidas de presión.

«Pero señores se equivocaron, señor (Luis Fernando) Camacho (excandidato de Creemos) usted se equivocó, el mesianismo que pusieron con el tema regionalista, el asesoramiento en su campaña, le hizo mucho daño, por eso estamos hoy viendo cómo el MAS volvió con la fuerza que volvió», agregó Arias.

Dos grupos distintos con los mismos mecanismos exigen diferentes cosas, unas piden trabajar, las otras sin trabajo y necesidad de hacerlo piden intervención militar, dos miradas distintas, dos Tarijas diferentes.

Deja un comentario