El racismo y discriminación marcó la campaña política en Bolivia

(Roberto A. Barriga / El Andaluz)

El Instituto de Investigación y Acción para el Desarrollo Integral (IIADI), presentó un estudió basado en encuestas, donde se pudo demostrar que desde los conflictos generados en octubre del 2019 hasta las elecciones que vendrán este fin de semana, se vive un proceso de racismo y discriminación impulsado por actores políticos, candidatos.

Una encuesta que circuló tres semanas pudo levantar varios datos sobre la percepción de los conflictos que se generaron a finales del año pasado, donde murieron personas como en la masacre de Sacaba y Senkata.

El estudio de la IIADI fue aplicado a jóvenes entre 25 y 41 años, que respondieron a través de redes sociales y medios virtuales.

Kateting Illanes, representante del IIADI, explicó para El Andaluz que según los datos levantados la discriminación que sufren las personas se da en su mayoría por diferencias ideológicas y políticas, identidad cultural y clase social.

La llamada “revolución pitita” no fue pacífica como se asegura y como quieren hacer creer algunos medios, fue llena de actos discriminatorios, intolerancia y falta de respeto al que piensa diferente, según pudo demostrar el levantamiento de encuestas del IIADI.

“Estábamos trabajando en superar estas diferencias, estas acciones que te excluyen, discriminan y generan violencia, estábamos trabajando en superarlas, en octubre del 2019 hemos vuelto al punto cero, y ahora lo estamos viviendo” declaró Illanes.

Una pregunta sobre la “revolución pitita” que llama la atención fue la número dos, que dictaba lo siguiente: Usted considera que la forma de manifestaron las movilizaciones ciudadanas sucedidas en octubre y noviembre del 2019 en contra de los resultados de elecciones que denunciaron irregularidades fueron:

La opción mas votada que eran manifestaciones legitimas ejerciendo el derecho a la libertad de expresión, es decir que las expresiones racistas y discriminatorias fueron legitimidades, muy pocas personas respondieron como si fuera una manifestación de odio y discriminación.

Illanes apuntó que si bien hubo expresión no fue marcada por el respeto a las otras personas, ni a su derecho de elegir libremente el partido o la ideología, no puede existir una manifestación o protesta pacífica si esta marcada por discriminación y racismo.

En otra pregunta sobre los motivos por los cuales sufre discriminación, las personas marcan que es por su opinión política, es decir que no se puede tener diferentes puntos de vista sin ser atacado por alguna persona, la cultura del debate es inexistente, el IIADI reveló que la mayoría de los insultos y expresiones racistas se dan en redes sociales.

La consulta que mas sorprendió a la representante del IIADI, fue sobre el actuar de los candidatos políticos, ante la consulta sobre cómo actúan la mayoría escogió la opción de que apuestan por atacar y descalificar a sus adversarios, la discriminación y racismo entonces son promovidas por los líderes políticos del país según develó la encuesta.

La falta de respeto entre candidatos y actores políticos incentiva a la población a generar un clima negativo, donde el respeto e inclusión de pensamiento no esta pensado, ni mucho menos el debate y sano disenso.

Illanes explicó que el estudio del IIADI demuestra que no existió, ni existe una voluntad de ningún candidato de establecer paz sin violencia política, o ideológica, la abrumadora mayoría de los encuestados reconoce que ningún político trabaja ni trabajó para utilizar mecanismos de debate sano sin tener discriminación ni racismo.

A raíz de las respuestas del estudio desde el IIADI proponen que tomen en serio su rol para conducir al país, y en vez de generar un clima beligerante dañino para la democracia se concentren y “tomen en serio” la pacificación del país y no tener procesos racializados, la misma población concibe en su cotidianidad que no existen inclusión sino estrategias de discriminación.

Se espera propuestas en salud, economía, y sobre todo que se hable de paz, no de represión estatal utilizando al ejército y policía, y que exista un dialogo serio, no como actuales candidatos que pregonan que no tendrán conceso con sus opositores, ni se hablará de sentarse a dialogar para evitar que la población siga muriendo.

La mayoría de la gente según el estudio del IIADI percibe que no hay debate sino descalificación entre partidarios y simpatizantes, y peor aun es promovido por sus líderes.

Deja un comentario