Fuego: Hace seis días el sur de Bolivia se incendia

(Roberto A. Barriga/El Andaluz)

Jenny Noguera, activista y miembro de la Coordinadora Nacional de Defensa de Territorios Indígenas Originarios Campesinos y Áreas Protegidas de Bolivia (Contiocap), informó a El Andaluz que desde el municipio Machareti, comunidad de Timboicito, existe un incendio desde hace seis días, pudo conversar con autoridades y dirigentes para pedir ayuda a instituciones y solicitar ayuda al gobierno nacional.

Noguera informó que el incendio puso alerta a varios territorios indígenas, debido a que está avanzando hacia Tarija (Machareti está en Chuquisaca), y podría ingresar inclusive a las zonas y plantas de explotación de hidrocarburos.

“Ya se salió de control el fuego” dijo a EL Andaluz la representante de Contiocap, a pesar de que ya será una semana de incendio no existe respuesta del gobierno nacional.

Rafaela Arroyo, quien forma parte del directorio de la comunidad, pidió ayuda nacional, departamental, y municipal, solicitó alimento, barbijos, colirios, agua y medicamentos para los voluntarios que están luchando en la línea de fuego todos los días.

La dirigente explicó que necesitan agua, la toma de agua fue afectada por el incendio dejan do a la comunidad sin el elemento vital, hay que destacar que estamos superando temperaturas de 31 grados en la capital, y en las comunidades puede alcanzar los 40 grados centígrados. “Requerimos de agua para consumo humano” Resaltó.

Quince bomberos de Villa montes se trasladaron a la línea de fuego, el mismo numero acudió desde Boyiube, comunarios de distintas zonas apoyan a los bomberos a mitigar el fuego, que no hace mas que avanzar.

Elías Medina, voluntario de bombero, explicó que se solicita agua y personas que lleven agua para los voluntarios, mochilas y matafuegos son necesarias de manera urgente.

Cómo se combate el fuego

Método directo

En este método el control del incendio se logra extinguiendo al fuego en el frente de avance, llamado la cabeza del incendio, y en otros sectores activos. Para ello los brigadistas cubren al fuego con tierra lanzada con palas, enfrían con agua y cortan la continuidad de la vegetación combustible en el mismo borde del incendio.

Con este método se reduce la superficie y el daño al mínimo y el borde del incendio queda extinguido de inmediato. Si se dispone de agua es, sin duda, el método más efectivo. Sin embargo, expone al personal al humo y al calor, se pueden producir accidentes en topografía abrupta transitando para acercarse a las llamas y, además, pavesas pueden encender fuegos que encierren al personal, especialmente en laderas.

Método indirecto

El control se logra rodeando al incendio, encerrándolo dentro de una línea de control, a cierta distancia de la cabeza del incendio y de sus lugares activos. A esa distancia ya no es posible lanzar tierra o agua, por lo que el combate indirecto se basa en eliminar o cortar la continuidad de la vegetación en la trayectoria del incendio.

Una línea de control, por su parte, es el conjunto continuo de cortafuegos naturales y artificiales ya presentes en el área afectada y de los cortafuegos que se construyen durante el combate. También forman parte de la línea de control los bordes del incendio extinguidos naturalmente y los bordes que se extinguen mediante el trabajo del personal.

A su vez, un cortafuego es una faja de terreno que no tiene combustible o donde éste no está en condiciones de arder. De esta forma los cortafuegos cortan la continuidad de la vegetación, impidiendo así que el fuego se propague al carecer de combustible.

Cortafuego es un término amplio, de uso general. Hay varios tipos de cortafuego, pero todos tienen algo en común: carecen de combustible o, en algunos casos, el combustible no está en condiciones de arder.

Por ejemplo, una línea cortafuego es una faja de terreno, de la longitud que sea necesaria y de varios metros de ancho, donde se ha cortado y extraído toda la vegetación y se ha raspado y cavado el terreno hasta el suelo mineral.

Los cortafuegos de agua y de retardante, cubren a la vegetación con agua y productos químicos e impiden que se incendie.

La línea de fuego es una franja estrecha de terreno donde la vegetación combustible en la trayectoria del incendio se elimina con fuego, aplicado a partir de una faja de un ancho no mayor a un metro, donde el suelo se ha raspado y cavado hasta el suelo mineral, o sea hasta que sólo haya tierra y piedrecillas. El fuego así aplicado se llama quema de ensanche, la que por avanzar contra el viento podrá apagarse luego de algunos metros, pero, aunque ello ocurra, cumplirá su objetivo de ensanchar la faja carente de combustible, sin el esfuerzo del personal, como en el caso de la línea cortafuego.

Para construir una línea de fuego, una vez que el Jefe de Incendio determina dónde se va a iniciar y terminar y cuál va a ser su trayectoria, la brigada trabaja dispuesta en una fila, con las herramientas de corte adelante para abrir paso y eliminar vegetación.

Durante el combate o método indirecto para establecer la línea de control se aprovechan los cortafuegos presentes y se construyen los que sean necesarios (línea de fuego, línea cortafuego, cortafuego de agua, cortafuego de retardante), uniéndolos para que no queden lugares por donde pueda seguir avanzando el fuego. El borde del incendio ya extinguido y la parte posterior del incendio, llamada cola, también son parte de la línea de control y permiten anclar en ellos a otros cortafuegos.

El método indirecto se usa cuando el calor y el humo impiden el trabajo del personal, si el terreno es de topografía abrupta, si la vegetación es densa, si la propagación es rápida, si hay emisión de pavesas, si el frente es muy amplio y en incendios de copas. En general, cuando no es posible el ataque directo. El trabajo, a su vez, es más seguro para el personal y las condiciones de trabajo más confortables permiten sostener más tiempo el trabajo, con mejor rendimiento. Pero, como desventaja, se sacrifica vegetación, que puede ser valiosa.

 

Deja un comentario