Adulto mayor de 60 años termina con un corte en la mandíbula al defenderse de su agresor

En el lugar, uno testigo indicó que todos se dedican a trabajar como “Changeros “ en el mercado campesino.

REDACCCIÓN CENTRAL/TINTA ROJA

Los bomberos de la Policía Boliviana, trasladaron ayer en la tarde de urgencia a dos sujetos, ambos  en estado de ebriedad,  debido a que se habían atacado con armas blancas, en una vivienda precaria ubicada por inmediaciones de la cancha sintética del barrio Los Chapacos. Los móviles del hecho, son investigados, por lo que ambos serán aprehendidos

Según informó el Jefe de seguridad de la Dirección Departamental de Bomberos de la Policía Boliviana, Juan Mamani, indicó que atendieron un hecho de riñas y peleas con uso de armas punzocortantes, donde dos personas mayores de edad aparentemente en estado de ebriedad se pelearon y se causaron heridas por las que tuvieron que ser auxiliados al hospital San Juan de Dios.

“Tras el llamado a la central de la Policía, se ha procedido a atender un hecho donde dos personas, una de 50 años y otra de 60, quienes aparentemente luego de una pelea usaron cuchillos con el cual se causaron heridas graves en sus humanidades”, dijo Mamani.

El hecho se habría suscitado al lado de la cancha sintética de fútbol del barrio Los Chapacos y cuando se verificó la existencia de los heridos de inmediato se procedió a dar las primeras ayudas y así evitar algún hecho que se tenga que lamentar.

“La persona de 60 años tenía una herida profunda en la mandíbula derecha y sangraba mucho, por ello se le trasladó de inmediato al hospital y la persona de 50 años tenía tres a cuatro perforaciones superficiales en su cuerpo”, señaló el policía.

En el lugar había una tercera persona que estaba con estos individuos libando alcohol, el mismo aseguró que el hecho fue porque el adulto mayor fue atacado y provocado por el otro protagonista.

“El abuelo primero le pegó al hombre, le acuchillo (cuchillo de mesa)en el cuello, y el otro se emputó y de rabia le dio en la cara, y le hizo sangrar. Ellos se dedican a trabajar como changueros en el mercado campesino. Todo estaban tomando desde las diez de la mañana, yo salgo a trabajar a las tres de la mañana, cuando llegué ya estaban tomando”, indicó el testigo.

 

Deja un comentario