DDHH repudia agresiones en la frontera y envía nota al Cónsul boliviano en Salta

El Andaluz / Yacuiba

Referente a la información que publicada la jornada de este lunes en diario La Región, “Gendarmes disparan con balas de gomas a ciudadanos argentinos y bolivianos”, la presidente de la Asociación Boliviana de Derechos Humanos Tarija-Gran Chaco, María Belén Molina, lamentó este suceso condenando el accionar de la Gendarmería Argentina, que asegura no es la primera vez que dispara contra la humanidad de las personas que cruzan la frontera para transportar mercadería de manera ilegal.

Molina también fue enfática al aclarar ya puso en conocimiento mediante una nota sobre estos y otros hechos, al cónsul boliviano en la Provincia Argentina de Salta, Agustín Saavedra; además de indicar que hará saber sobre estos hechos a la Embajada Argentina en el País. “Recordemos que no es la primera vez que los gendarmes dispararon a bagalleros, hace unos meses una mujer de Salvador Mazza resultó herida de bala a causa de disparos los gendarmes argentinos”, finalizó.

La Presidenta de DDHH, en la Región, también manifestó que no existe ningún tipo de control en Bolivia, ni por parte de la Policía Boliviana, y de las principales autoridades, que tampoco se han pronunciado sobre este tema que afecta a una de las fronteras más importantes como es la de Yacuiba. Molina reconoció, que, si bien por tiempos de pandemia el paso por la frontera y el intercambio de mercadería está prohibido, la gente está viendo la manera de llevar alimentos a sus hogares antes la situación económica que se está atravesando”.

Belén Molina, la tarde de este viernes justamente se trasladó hasta la zona de San José de Pocitos, al llamado de varias denuncias de personas que aseguran son víctimas de abuso en la frontera, que involucraría a policías que estarían cobrando a estos ciudadanos para que puedan ingresar su mercadería. “Este tipo de denuncia son constante por parte de estos ciudadanos que cruzan la frontera para ingresar mercadería”.

Diario La Región se pudo constatar que existe descontrol en algunos pasos fronterizos no autorizados, a pesar de haber presencia de uniformados, tanto de lado argentino, como de lado boliviano, esto certifica la denuncia que realizó uno de los testigos de los ocurrido el pasado viernes en uno de los pasos ilegales de Nuevo, donde un grupo de personas sufrieron heridas por los impactos de bala de goma de los gendarmes. “Lo lamentable del hecho, es que veíamos cómo a otras personas que pretendían cruzar mercadería, las interceptaban y sólo les advertían; a nosotros directamente nos dispararon”.

Para finalizar; Molina, lamentó que hasta ahora, las autoridades locales no realicen las gestiones para levantar el paso fronterizo y que el sector bagallero pueda volver a trabajar, y de esa manera evitar los abusos y riesgos que corren en la frontera por los pasos ilegales.

 

Deja un comentario