Sequía: Ganaderos del Chaco tarijeño advierten riesgo de muerte de un 30% del hato

La falta de precipitaciones -no llueve desde marzo- deja cicatrices profundas en el sector ganadero del Chaco tarijeño que advierte el riesgo de muerte del 30% de las 150.000 cabezas de hato bovino que corresponden a esta región del país.

A decir del presidente de la Federación de Ganaderos del Chaco (Fegachaco), Róger Villa, la situación del sector es crítica por la falta de agua y forraje para el consumo animal. Los reservorios naturales de agua se secaron y que la vegetación, que es la fuente natural de nutrición del ganado, corrió la misma suerte. “De las 150.000 cabezas de ganado que se estima hay en la zona, un 30% está en riesgo de muerte”, puntualizó.

Hizo notar que la semana pasada recibieron la visita de una comitiva, a la cabeza de los ministros de Defensa y de Desarrollo Rural y Tierras, quienes definieron un plan para aliviar la problemática de falta de agua y provisión de alimentos para el ganado. El dirigente ganadero lamentó la falta de predisposición de las autoridades de la provincia Gran Chaco que hasta hoy no emiten la declaratoria de zona de desastre para agilizar la ayuda a las familias y ganaderos afectados.

En el caso del oriente cruceño, desde la gerencia general de la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz), Javier Landívar, señaló que la sequía, por ahora, deja secuelas en predios ganaderos que corresponden a municipios chiquitanos. San Miguel, San Rafael, San Ignacio y San Matías son los más afectados y que, en el caso de los dos últimos, la población bovina en riesgo de muerte por falta de agua y forraje superan las 600.000 cabezas.

Con relación al Chaco cruceño, Landívar aseguró que Cuevo, Boyuibe, Gutiérrez y Camiri también sufren los embates del clima adverso. Habla de la necesidad imperiosa de provisión de agua y de fardos de pasto para alimentar al ganado que ha comenzado a perder peso.

La semana pasada, el secretario de Desarrollo Productivo de la Gobernación, Luis Alberto Alpire, informó que Lagunillas, Gutiérrez, Boyuibe y Vallegrande formalizaron la declaratoria de desastres con la documentación requerida por la Ley 602 de Gestión de Riesgos.

Entretanto, Cabezas, Cuevo y San Ignacio de Velasco presentaron sus carpetas, pero deben subsanar observaciones. “La Gobernación de Santa Cruz está en proceso de activar la declaratoria de emergencia departamental por sequía para brindar ayuda a los afectados”, mencionó.

El Gobierno también activó el Plan de Contingencia que contempla la perforación de 155 pozos de agua, la distribución de ayuda humanitaria y suministros, provisión de agua a través de cisternas y la entrega de forraje y alimento balanceado, que llegará a esas zonas afectadas. Beneficiará a más 50.000 personas de 20 municipios afectados por la sequía.

Deja un comentario