Exmiembro de las FARC, Facundo Molares y otros cuatro implicados en muertes en Montero, a un paso de su libertad

EL DEBER

Cuatro detenidos están a un paso de su libertad, entre ellos figura el excombatiente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Facundo Molares. Todos son parte de una investigación de la Fiscalía y la Policía por su participación en el ataque armado a cívicos en octubre de 2019 durante el paro de 21 días en Montero, que acabó con la muerte de Mario Salvatierra Herrera y Marcelo Terrazas, además de 60 heridos.

En su tercer intento, los imputados lograron que el juez de Montero, Róger Salvatierra, les fije para mañana y el martes una serie de audiencias consecutivas para definir el pedido de cesación a la detención en las investigaciones por delitos de homicidio, organización criminal, porte de armas de fuego y otros.

Para este lunes 31, a las 11:30, el juez Róger Salvatierra fijó la audiencia de solicitud de cesación a la detención de los detenidos en la cárcel de Palmasola, Johan Elías Pena Peñaloza, Iván Cala Ventura y David Peñaloza López.

Para las 15:30 está marcada la audiencia para el detenido Wilson Rodríguez Peralta. Los tres están imputados por homicidio, organización criminal y otros delitos al haberse establecido, mediante peritajes en las pesquisas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, que participaron en los enfrentamientos.

Estas personas, según los análisis de laboratorio del Instituto de Investigaciones Forenses, dieron positivo al guantelete de Lunge. Significa que se hallaron las evidencias de haber portado armas de fuego y disparado contra la gente que cumplía un paro cívico.

Según las diligencias, Wilson Rodríguez Peralta participó también ese día. Incluso en el expediente, como prueba, se adjuntan las fotografías de Wilson Rodríguez, vestido con uniforme camuflado, exhibiendo y desafiando con un arma de grueso calibre.

​Uno de los argumentos de la defensa para insistir en su libertad es que ya permanecen detenidos más de ocho meses sin que la Fiscalía presentara una acusación formal para el juicio oral en su contra. Mientras tanto, para este martes, a las 15:30, fue fijada la audiencia del pedido de cesación a la detención del exguerrillero de las FARC Facundo Molares, que permanece detenido en Chonchocoro de La Paz.

Este hombre, a través de su defensa, también argumenta que permanece detenido más de ocho meses. Facundo Molares fue detenido luego de difundirse una fotografía en la que aparece herido, escondido en el barrio Cofadena, bastión de grupos afines al MAS. Luego, fue llevado a la casa de una enfermera, donde fue atendido durante seis días y finalmente apareció en el hospital Japonés.

Facundo Molares, en audiencia cautelar ante el juez, confesó que combatió en varias guerras en Colombia y Argentina, en defensa de los derechos humanos y por la liberación de los pueblos. Admitió que combatió de manera intensa durante al menos tres días en Montero y que llegó a Bolivia para luchar por el proceso de cambio impulsado por el expresidente Evo Morales. Incluso frente al juez pidió perdón y disculpas a los familiares de las víctimas, muertos y heridos de Montero.

Ya fue liberada, por orden del juez Róger Salvatierra, la excandidata a diputada por el MAS, Deisy Choque, que fue imputada por la Fiscalía al ser identificada de organizar el movimiento de ataque a los cívicos, de albergar en su casa por varios días a gran número de integrantes de las juventudes del MAS.

Del mismo modo, el juez Róger Salvatiera libró mandamientos de libertad a favor de la enfermera Flora Guzmán Totola y de sus hijos el médico Emanuel Bandan Castelo Guzmán y de Abner Emilio Castelo Guzmán, estudiante de Medicina. Según las investigaciones de la Felcc y la Fiscalía, la enfermera y sus dos hijos atendieron en su casa durante seis días a Molares. 

La Fiscalía lleva adelante el proceso en su contra por delitos de complicidad y asociación delictuosa en homicidio. Sin embargo, la Fiscalía dictó una resolución de sobreseimiento definitivo en favor de la enfermera y sus hijos con el argumento de que las pruebas en contra de estas personas son insuficientes. Al mismo tiempo, la Fiscalía amplió una imputación contra ellos por delito de encubrimiento en homicidio, pero al mismo tiempo solicitó un procedimiento abreviado y dos años de cárcel.

Las víctimas claman por justicia

Las liberaciones de Deisy Choque y de la enfermera y sus dos hijos, además del pedido de libertad del exguerrillero y de otros cuatro detenidos, han causado malestar y preocupación en los familiares de las víctimas.

Eduarda Salvatierra, esposa del fallecido Mario Salvatierra Herrera, dijo que hay una decepción total en toda la familia, porque los responsables están siendo liberados. “Mi esposo era el pilar de mi familia. Dejó a sus tres hijos, él era el que sustentaba nuestro hogar. De nosotros, las víctimas, nadie se acuerda. Ellos, los detenidos y responsables de las muertes, tienen abogados y derechos humanos, y son escuchados por la justicia, pero a las víctimas nadie les ayuda”, dijo.

Marcelito Terrazas, hijo de Marcelo Terrazas, manifestó que la justicia, con su actuación, deja un claro mensaje que todavía está dominada por el masismo. “Nosotros solo vamos a seguir adelante con fe en la justicia divina, porque esa no falla. Lamentablemente hoy tenemos a los jueces, que solo responden al partido del MAS, porque mire usted todos están saliendo libres con el argumento que se les vulneran sus derechos, pero a nosotros nadie nos escucha”, concluyó.

Deja un comentario