Gimnasios piden habilitación para reiniciar sus actividades

(El Andaluz/Yacuiba)

El rubro de gimnasios solicita a las autoridades locales viabilizar la apertura de sus actividades que llevan suspendidas desde el mes de marzo, en el inicio de la cuarentena por Covid-19, los propietarios manifiestan su preocupación por la situación crítica que atraviesan.

Marcos Ibañez, propietario de un gimnasio local aseguró que presentaron cartas y un protocolo de bioseguridad a la Alcaldía que preside el Coem (Comité de Operaciones de Emergencias Municipales) pero continúan sin respuestas, en relación a los rubros comerciales autorizados. “No abrimos las puertas, no sabemos de qué vamos a trabajar, no se a qué se debe que a nuestro rubro no dejan abrir, en Santa Cruz que es epicentro de la pandemia están abriendo”, afirmó.

Detalló que su protocolo, plantea la desinfección en el ingreso a los salones, alcohol en gel de en las áreas de máquinas, luego del uso de los accesorios. Cuestiona que con espacios más reducidos, permitieron el retorno del transporte, en comparación a las dimensiones de los gimnasios, de aproximadamente 700 metros cuadrados. “Un auto no es ni 2 x2, el más chico de nuestros espacios es de 700, es súper grande, tendrán como cinco metros para cada uno y no estar chocándose”, sostuvo.

En Yacuiba se contabiliza un aproximado de ocho gimnasios de pesas, con los salones de zumba, aerobic y artes marciales, la cifra supera los 20, en la cuarentena afrontan una fuerte crisis, ya que muchas personas, como instructores, limpieza quedaron sin una fuente laboral.  Ibañez manifiesta, que los alquileres constituyen un gran peso, aun con la reducción del 50% dispuesto por ley, los costos son elevados. “De donde vamos a sacar si no estamos produciendo, pagamos alrededor de 6 mil bolivianos, luego se vienen los impuestos”, agregó a tiempo de complementar que adeudan cuentas entidades bancarias.

 

Santa Cruz reabrió gimnasios

La vuelta al gimnasio después de cinco meses, aunque con limitaciones, suma otro signo de la nueva normalidad en Santa Cruz.

Los gimnasios reabren esta semana en esta ciudad de más de millón y medio de habitantes, como la anterior lo hicieron los restaurantes, en un intento de ir normalizando la vida diaria para a su vez ir recuperando la economía tras cerca de cinco meses de cuarentena.

«Mucho tiempo» sin poder trabajar, comentó a Efe el encargado del gimnasio Mcgym, Luis Abujder, mientras explicaba las medidas de bioseguridad establecidas para evitar que la reapertura conlleve contagios de COVID-19.

Control de temperatura al acceso, desinfección de manos y calzado, uso de barbijo y de dos toallas, una para el sudor y otra para poner sobre los equipos en los que se haga ejercicio, son algunos de los requisitos, detalló el encargado del gimnasio.

Además de tener que reservar, pues no se puede ir cuando uno desea como antes se hacía, para la única hora al día que se permite a cada usuario, y además solo de seis de la mañana a cuatro de la tarde hora local, pero ya no por la noche.

Abujder indicó que solo está autorizado un 30 por ciento del aforo, para «evitar aglomeraciones» con riesgo de contagios del nuevo coronavirus, y hay que venir de casa con la ropa de deporte puesta, pues los vestuarios están cerrados, al igual que otros espacios como las duchas.

Los aparatos para hacer ejercicios se han separado 1,8 metros los que se puede mover, mientras que en otros fijos la opción es que se use uno sí y uno no, para mantener la distancia que exigen las medidas de bioseguridad, comentó.

Los clientes van poco a poco volviendo, después de que no quedara más remedio durante meses que intentar mantenerse en forma en casa con algunos ejercicios.

 

Deja un comentario