Casi la mitad del gabinete tiene Covid-19 y autoridades explican que contagios se deben a viajes de trabajo por la pandemia

El Deber

La pandemia por coronavirus se enfureció con el poder de Bolivia y muestra al gabinete más golpeado de América Latina. El 41% de los ministros tiene baja médica por Covid-19 y existen seis viceministros contagiados por esta enfermedad. Además, la presidenta Jeanine Áñez es una paciente asintomática y ya lleva cinco días aislada en la residencia presidencial. El ministro de Justicia, Álvaro Coimbra, no presentó síntomas y ya estuvo afectado por la nueva enfermedad sin darse cuenta. Así, la gestión de la pandemia es liderada por autoridades que no son del área de salud, como Arturo Murillo, ministro de Gobierno, y Fernando López, de Defensa.

Los ministros afectados por el coronavirus son Yerko Núñez, de la Presidencia; Karen Longaric, de Relaciones Exteriores; Óscar Ortiz, de Economía; Eidy Roca, de Salud; y Jorge Oropeza, de Minería. Además, Coimbra se contagió de Covid-19, pero no se enteró por ser un paciente asintomático.

Los viceministros infectados son Javier Issa, de Régimen Interior; Israel Alanoca, de Gestión Gubernamental; Jorge Vacaflor, de Coordinación con Movimientos Sociales; Guido Melgar, de Transparencia; Óscar Landívar, de Promoción, Vigilancia Epidemiológica y Medicina Tradicional; y Juan Carlos Capra, de Seguros de Salud. Además, el director de Movimientos Sociales, Rafael Quispe, se recuperó de la enfermedad.

El ministro Murillo explica que esta ola de contagios en el gabinete se debe a que estas autoridades, incluida la presidenta Áñez, están en la “primera línea” de lucha contra el coronavirus y considera que los contagios se dieron porque una mayoría de las autoridades viajaron a varios puntos del país, ya sea a entregar obras o equipos médicos o vigilar y coordinar el trabajo en la crisis sanitaria.

“Yo he recorrido todos los departamentos. Yo fui a todas las ciudades. Muchos de mis colegas hicieron lo mismo, fueron a varios puntos del país. Le digo, la presidenta (Áñez), así enferma, me ha monitoreado todo el día. Me preguntó cómo están las cosas y aún así tuve que ir a dar un informe a la residencia (presidencial)”, comenta Murillo.

El coronavirus llegó de golpe a Palacio Quemado. Afectó a varios personeros del Ministerio de la Presidencia y ahora el ministro y dos viceministros, de tres, están afectados con Covid-19. Núñez se internó en una clínica privada y no presentó mejoría en su salud. Es más, su situación se complicó, según un comunicado del 5 de julio. Desde esa fecha no hubo más informes. En esta cartera también se contagiaron los viceministros Alanoca y Vacaflor.

Alanoca explica que el virus llegó a Palacio Quemado y que se decidieron varias medidas para evitar los contagios. El viceministro detalla que se decidió que la mandataria trabaje desde la residencia presidencial vía virtual y que las reuniones de gabinete ya no se desarrollen en el salón tradicional de Palacio de Gobierno, sino en el piso 13 de la Casa Grande del Pueblo. Esa determinación se dio para brindar el espacio necesario entre autoridades, lo que no ocurría en el espacio antiguo.

La canciller Longaric no tiene problemas serios por el coronavirus. Ella se limitó a explicar que no presentó síntomas y que tras una prueba se oficializó su contagio. Algo parecido sucedió con el ministro Coimbra, pero esta autoridad no sabía que estaba infectada. “No lo sabía y no sé dónde pude contagiarme. Es algo peligroso, ya que puedes contagiar a otras personas sin saberlo. Ahora, decidimos donar el plasma hiperinmune para ayudar a la población afectada”, remarca.

El ministro Ortiz pidió ayer una computadora para trabajar desde el centro médico donde está aislado. Su deseo fue aceptado, aunque sus médicos le piden no exagerar en sus funciones. La autoridad presenta mejoría y asimila la medicación indicada. El galeno que lo atiende le pidió que evite el estrés laboral, ya que puede afectar su cuadro clínico.

De Oropeza se conoce poco y la ministra Roca mejora su situación en su domicilio de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. Esta autoridad continúa con algunas gestiones de su cartera, aunque se designó de manera interina a Fernando López, ministro de Defensa, en la cartera de Salud. Ella había pedido que sea Miguel Delgado, viceministro de Gestión del Sistema Sanitario, la autoridad que encabece, mientras se recupera, la lucha contra el Covid-19.

En plena crisis sanitaria y con el gabinete más golpeado por el Covid-19, la gestión de la pandemia es liderada por ministros que no son del área de salud. Arturo Murillo, de Gobierno, está todos los días en actos y coordinando las acciones para hacer frente al coronavirus. “Estamos en primera línea viajando por todo el país. Es nuestro trabajo ayudar a nuestra población y también coordinar las acciones de la Policía Boliviana en esta pandemia”, explica.

Otra figura que está liderando esta lucha es el ministro López, de Defensa. La autoridad ahora está de manera interina como ministro de Salud. Esa decisión cobró críticas, pero López no hizo caso. “Estamos coordinando y trabajando todos los días, más de 14 horas al día. Estamos coordinando con las Fuerzas Armadas”, dice.

Por ahora, Bolivia tiene el gabinete ministerial más golpeado por el coronavirus de América Latina y es uno de los dos países de Sudamérica que tiene a su mandatario contagiado. El otro es Brasil, donde Jair Bolsonaro está afectado. Áñez no presenta complicaciones y sigue coordinando acciones.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!