En segunda semana de encapsulamiento sectores afectados piden alimento y trabajo

La falta de trabajo y comida en las mesas de la mayoría de ciudadanos de Tarija, se hizo sentir el pasado día martes, mientras el transporte libre anunció que comenzará de forma imperativa a trabajar el día lunes, los campesinos hicieron notar que se necesita más de seis meses para tener una buena producción agrícola, pueden perder toda la ganancia de este año. 

(Roberto A. Barriga/El Andaluz)

Transportistas pidiendo bono.

Son varios los sectores afectados, ante la desesperación en esta encierro obligatorio a causa del coronavirus Covid-19, transportistas y campesinos alzan la voz y piden a las autoridades poder trabajar, deudas, hambre y la falta de solución por parte de las autoridades comienza a desesperar a la población.

Luis Miguel Caso, dirigente del transporte libre del departamento de Tarija, indicó ante El Andaluz, que el lunes 6 de este mes, saldrán a trabajar de manera impostergable, también anunció que se pide que se condenen deudas por impuestos en patentes y uso de terminales, el dirigente además busca que se les otorgue un bono de mil bolivianos debido a las pérdidas en esta pandemia y encapsulamiento.

Caso expresó que ante una alargue del encapsulamiento no acataran la medida, porque necesitan recuperar su economía, las baterías de los autos están deterioradas, existen deudas de alquileres de hogares y garajes. Los afiliados al Sindicato Libre de Transporte llegan alrededor de 5 mil familias.

Ryder Quiroga, dirigente campesino del municipio de Uriondo explicó que el encapsulamiento no está funcionado “de qué sirve estar siete días encapsulado para salir uno o dos días a los mercados a hacer fila, cuando dicen distanciamiento, son medidas no acertadas, se estaba trabajando bien con el carnet” explicó ante El Andaluz.

En caso de los campesinos deben trasladarse para conseguir semillas, sacar dinero de los bancos, además la falta de transporte perjudica a su rubro de forma directa, ya que dependen de los vehículos para vender sus productos, transportar semilla.

Quiroga explicó que no desea el contagio de sus comunidades con Covid-19, el encapsulamiento aumenta el contagio porque en los días de abastecimiento se concentran más personas.

Apuntó que su sector tiene que trabajar al menos seis meses pata tener producción y una economía que les permita sobrellevar el año, a este paso será un año agrícola perdido, explicó.

El vicepresidente del comité cívico, Alex Orellana, indicó ante nuestro medio que el encapsulamiento no es una medida que esta funcionando, la gente demostró en las calles que se necesita trabajar, piden bonos, por lo tanto piden que se otorgue las medidas de bioseguridad para que puedan generar ingresos.

Orellana señaló que existe una gran parte de la población que pide bonos, petición que es respaldada por el comité según explicó. “Debemos apoyar la petición de la gente”.

La falta de trabajo, alimento es alarmante, y se necesitan alternativas, el pueblo no puede aguantar más las medidas, y fue un logro que la gente se mantenga en sus hogares, “una semana más es mucho para el pueblo” explicó el cívico.

Para finalizar agregó que el Comité de Emergencias Departamental (COED) no los tomaron en cuenta para tomar las decisiones frente al Covid-19.

El ex presidente del Comité Cívico, Carlos Dávila, fue hasta las puertas de la gobernación para que las familias que en más de cien días estuvieron paradas sin trabajo y sin percibir sueldo alguno, reciba un bono de 1500 bolivianos.

Las únicas propuestas que existen son de bonos y canastas alimentarias, la gente sigue pidiendo trabajo, la situación es desesperada y se sigue observado que las autoridades cobran jugosos sueldos sin trabajo alguno.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!