Productores de cebolla en buscan de una solución al conflicto

Instalan segundo punto de bloqueo

La carretera de Tarija a Potosí y hacia Villazón se encuentra bloqueada por productores de cebolla, exigen que se prohíba el ingreso de cebolla peruana, debido a que afecta económica mente a la producción local.

Osmar Arroyo/El Andaluz
Productores de cebolla de los municipios de Yunchará, El Puente, Culpina, Tupiza y Las Carreras instalaron ayer un segundo punto de bloqueo en la zona de Tojo, carretera Tarija-Villazón.
Los productores de los tres departamentos se ven afectados por el ingreso de cebolla peruana a los mercados del país, que provocó que los precios bajen hasta los 10 bolivianos el quintal, generando pérdidas cuantiosas a los productores locales, porque para recuperar el costo de producción el quintal de cebolla tendrían que venderla por lo menos en 50 bolivianos.
La medida de presión inició el pasado lunes, con un punto de bloqueo en el municipio de El Puente, carretera Tarija-Potosí y ahora con un segundo bloqueo hacia Villazón.
El productor de cebolla, Agustíni Casasola, informó a El Andaluz, que alrededor de 1500 personas se encuentran en los puntos de bloqueo.
Señaló, que al finalizar la tarde ayer, el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, Mario Ordoñez arribó hasta El Puente para instalar la mesa del diálogo.
Con el inicio del diálogo, los productores de cebolla esperan una solución al conflicto y atención a sus demandas.
Pide que se prohíba el ingreso legal o ilegal de cebolla peruana al país y proceder con el decomiso en caso de encontrarlo en los centros de abasto.
“Cero contrabando de cebolla, la principal demanda”, expresó Casasola.
El subgobernador de El Puente, Bartolomé López, señaló que productores de Tarija, Potosí y Chuquisaca, exigen que no se permita el ingreso de cebolla peruana a los mercados del país.
Mencionó, que también solicitan que se pueda apoyar a las familias afectadas por el contrabando de cebolla, siendo que se generaron pérdidas económicas cuantiosas.
Las pérdidas superarían los 60 millones de bolivianos, puesto que el bajo precio del producto hizo que los productores tengan pérdidas y no puedan recuperar siquiera los gastos de producción.
Esperan que de alguna manera puedan apoyar a las familias afectadas. Tambié esperan que se pueda iniciar con las formalidades para poder exportar la cebolla en caso de que corresponda.
Considera que todavía hay bastante trabajo por realizar y se espera avanzar en los puntos planteados por los productores.
López, lamentó que a pesar de dos reuniones anteriores con el Gobierno, no se haya podido trabajar en el tema, siendo que en los mercados de Oruro y La Paz, se ven productos de contrabando de otros países.
Con respecto a una supuesta sobreproducción, el subgobernador, explicó que si se tuviera una sobreproducción de cebolla en Bolivia, los mercados del país tendrían que estar llenos de productos nacionales, sin embargo, dijo que en los mercados de La Paz, por lo menos un 80 por ciento de los productos, provienen de otros países, principalmente de Perú.
Considera que las instituciones a cargo de los controles, estarían fallando porque productos agrícolas continúan ingresando al país.
Antecedentes
Productores de cebolla de cinco municipios de los departamentos de Tarija, Potosí y Chuquisaca, decidieron iniciar con el bloqueo de carreteras la tarde de ayer, después de que se cumpliera el plazo otorgado al Gobierno Nacional para que se asuman acciones para frenar el ingreso de cebolla peruana a los mercados del país.
El producto peruana generó una sobre oferta del producto, provocando que el precio baje de manera considerable.
Agustín Casasola, productor de cebolla del río San Juan del Oro y dirigente de la Federación Sindical Única de Comunidades Campesinas de Tarija (Fsucct), indicó que el quintal de cebolla en terreno se vende en 10 bolivianos, generando pérdidas económicas considerables al sector.
Explicó que de acuerdo a su hoja de costos, para poder recuperar lo invertido tendrían que vender el quintal de cebolla por lo menos en 40 o 50 bolivianos.
Mencionó, que en los cinco municipios de los tres departamentos se produce alrededor de 2 millones de quintales de cebolla por año, si se vende a 40 bolivianos, obtendrían 80 millones de bolivianos, eso sólo para recuperar lo invertido en la producción.
Con el costo del quintal a 10 bolivianos sólo obtienen 20 millones de bolivianos, generando una pérdida económica de alrededor de 60 millones de bolivianos por año.
Casasola, recordó que en una reunión con el ministró de Desarrollo Rural y Tierras, Mario Ordoñez, la autoridad se comprometió en emitir un Decreto Supremo para no dejar ingresar productos agrícolas de contrabando al país.
La Asociación de Productores de Hortalizas de los Valles del Sur de Bolivia (Aprohovasur), en ampliado el pasado 9 de enero en el municipio de Las Carreras, determinaron dar un plazo de 72 horas al ministro, al viceministerio de Lucha Contra el Contrabando, el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) y la Aduana Nacional para asumir acciones y prohibir el ingreso de productos agrícolas de contrabando, en el caso de encontrar productos agrícolas de contrabando en los mercados proceder con su destrucción.

APUNTE
Ayuda
Los productores de cebolla piden al Gobierno que también pueda generar acciones para ayudar a las familias afectadas por el contrabando y los bajos precios de la cebolla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *