A tres meses de la muerte de Silvia Machado, el ‘cabecilla’ sigue prófugo

Hay cinco personas con detención preventiva en el penal de San Pedro de Oruro. El proceso fue declarado en reserva

ORURO//ELDEBER

Hoy se cumplen tres meses de la muerte de Silvia Machado, la joven cruceña que fue captada por una banda de tratantes de mujeres vinculada con el mundo del narcotráfico, y se sigue tras los pasos del hombre que fue sindicado como el ‘cabecilla’ de la organización criminal que provocó la muerte de la joven.

Daniel Fernández Patiño es para la Fiscalía y la Policía uno de los más buscados por este hecho, ya que fue la persona que viajó con Silvia hacia la frontera con Chile para utilizarla como un correo humano narco e ingresar al vecino país cocaína de alta pureza escondida entre sus entrañas. La muchacha se puso mal, escapó de su tratante hacia Oruro y en el camino murió.

Su amiga Rocio Huanca, presa en el penal de mujeres de Oruro, junto al conductor del vehículo en el que viajaron desde Pisiga y un adolescente ayudante del motorizado, al darse cuenta del fallecimiento de Silvia dejaron su cadáver en medio de un basural de la zona noreste de la capital orureña, donde fue encontrada y los investigadores comenzaron a desvelar a la banda.

Hace algunos días el ayudante del vehículo donde pasó todo fue aprehendido por la Policía, con la finalidad de que cuente lo que sabe sobre este caso.

El testimonio del adolescente, que se mantiene en reserva como el mismo proceso, ha permitido dar nuevas luces a los investigadores del Ministerio Público que han ingresado en su lista de posibles implicados nuevos nombres, que serán citados a declarar para ampliar el espectro de informes sobre el caso y conocer más a profundidad el hecho y la forma de proceder de la organización delictiva.

El director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), Miguel Ángel Mercado, dijo que se está avanzando con las pesquisas por lo ocurrido y que se tienen nuevas pistas para dar con más partícipes del hecho.

Indagan otro caso

Un segundo caso fue descubierto la semana pasada por las autoridades de control migratorio de Pisiga, la misma frontera con Chile por donde Silvia pretendía llegar al vecino país.

Esta vez la víctima era una adolescente de 16 años, a la que le cambiaron la edad y le falsificaron sus documentos de identidad para que no se sospeche de ella y pueda salir del país en compañía de un partícipe de esta posible nueva organización criminal, dedicada probablemente también a la trata de personas.

Deja una respuesta

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!