Feminicidios sacuden al país: La dura realidad que vive todos los días la mujer boliviana

el andaluz / Edición Impresa

El pasado miércoles Bolivia amaneció con un horripilante crimen, dos policías habrían asesinado a una mujer y la enterraron en un turril de cemento. La mujer se encontraba desaparecida desde el pasado mes de mayo, el motivo indigno de la horripilante ignominia cometida contra la mujer fue procrear con un policía fuera del matrimonio, una bebe de 11mesesquedó huérfana.

Tras un proceso de investigación, agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) aprehendieron a dos policías, miembros del Batallón de Seguridad Física, ambos acusados de victimar a Rigoberta Barrios, cuyo cadáver fue introducido en un turril y sellado con cemento, para luego ser sepultado tres metros bajo tierra en el patio de una vivienda situada en la calle Diagonal 21 del Barrio Guaracachi de la capital cruceña.

La tarijeña madre de familia y joven mujer, Carmen Serrano, asesinada en pasado domingo también se encontraba desaparecida, cuando aprehendieron al sospechoso, los familiares rogaron que no lo liberaran, sin embargo, lo soltaron y Carmen murió, la habría secuestrado junto con otro sujeto porque supuestamente ella sabía de delitos que ellos habrían cometido, si bien los dos culpables al igual que los dos policías están aprehendidos, nada puede devolvernos a Carmen y Rigoberta.

El pasado fin de semana una mujer en Oruro fue a ayudar a una fiesta, cuando acabó el jolgorio los vecinos declararon que la encontraron sin signos vitales y desnuda, la mujer fue violada y posteriormente asesinada.

A final de mes una repostera fue acuchillada por su marido en Cochabamba, sin importar el departamento donde se encuentren los crímenes siguen siendo espantosos en todo Bolivia.

En sólo cinco días en Bolivia sucedieron siete feminicidios, uno bastante peculiar en Tarija, que hasta el momento se sigue investigando, sin embargo, cada día se descubre otra pieza más que denota lo horripilante y mezquino del hecho.

Datos de violencia en Tarija

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), Ivan Cordero, indicó que Tarija es el departamento con mayor número de denuncias de violencia de Bolivia, a pesar de que son menores en número por la cantidad de pobladores, pero los índices superan a Santa Cruz, La Paz y Cochabamba.

Los números de feminicidios no son tan altos como otros departamentos, lo ideal sería cero por supuesto, la cantidad de denuncias de Violencia familiar y violaciones es alarmante. El 2018, 103 casos de menores víctimas de abuso sexual fueron reportados en la Felcv, además de más de 80 mujeres adultas.

Según expertos, por cada caso de violación denunciados existen 5 o más que quedan sin denuncias, eso quiere decir que en Tarija abusan sexualmente todos los días a dos menores de edad, al igual que dos mujeres adultas.

Ya sea muerte por condición de mujer o por la más ignominiosa acción que es la violación, ser mujer en Bolivia significa ser parte de una cifra en las estadísticas de la Felcv.

¿Por qué violan los hombres?

Rita Segato, una reconocida antropóloga da su perspectiva por qué violan los hombres. Ante una entrevista en el medio digital La Vanguardia indicó: Creo que hay varias razones por la que un hombre viola. La primera es que la violencia contra las mujeres, de la forma letal en la que la estamos presenciando en la Argentina, es un síntoma de un momento del mundo y, sobre todo, de nuestras sociedades.

Al referirme a esta época suelo utilizar el concepto de “dueñiedad” indicó Segato. Este concepto excede al de desigualdad, porque marca la existencia de figuras que son dueñas de la vida y de la muerte. Esto, evidentemente, irrumpe en la realidad, en el inconsciente colectivo, en la manera en que los hombres que obedecen a un mandato de masculinidad (que es un mandato de potencia), y en la forma en la que realizan y prueban su potencia mediante el cuerpo de las mujeres, continua la antropóloga.

El sistema, por tanto, no se explica solamente en la relación entre hombres y mujeres sino en esta situación tan particular. En América Latina, el contexto es particularmente hostil para las mujeres que viven, como decía, un momento de especial inseguridad. Es evidente que en el mundo entero existen problemas de género, pero en nuestro continente -cada vez más controlado por formas paraestatales de control social no regidas exactamente por la ley- la vulnerabilidad de las mujeres es mayor, aclaró Segato.

Deja un comentario