Las fechas clave de la investigación rusa en EEUU

RUSIA// AFP

La investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la interferencia de Rusia en la campaña presidencial estadounidense de 2016, no reveló una colusión entre Moscú y el equipo de Donald Trump.

22 de julio de 2016: el sitio WikiLeaks comienza a publicar decenas de miles de correos robados al equipo de campaña de la candidata demócrata Hillary Clinton. El FBI sospecha de hackers rusos y abre secretamente una investigación sobre una posible injerencia de Moscú en las elecciones.

6 de enero de 2017: los servicios de información estadounidenses afirman en un informe que el presidente ruso Vladimir Putin ordenó una campaña de intrusión informática y de manipulación de las redes sociales para favorecer la elección de Donald Trump y desacreditar a Hillary Clinton.

Trump comienza a hablar de “fake news” y de “caza de brujas”.

13 de febrero de 2017: Michael Flynn, consejero de Seguridad Nacional del nuevo presidente dimite. Admitió haberle mentido al FBI sobre sus contactos con funcionarios rusos y actualmente aguarda su condena.

9 de mayo de 2017: Donald Trump destituye al director del FBI James Comey, a quien acusa de ser parcial contra él.

El antiguo director del FBI, Robert Mueller, es nombrado, ocho días más tarde, fiscal especial encargado de la investigación rusa, con amplios márgenes de maniobra.

30 de octubre de 2017: el exdirector de campaña de Donald Trump, Paul Manafort, y su exsocio Rick Gates son inculpados por fraudes vinculados con sus actividades de lobby en Ucrania junto a autoridades prorrusas hasta el 2014.

Paul Manafort es arrestado en junio de 2018 y en febrero de 2019 es condenado a siete años y medio de prisión sin que haya aportado nada significativo durante sus interrogatorios. Donald Trump alaba su “valor” y no excluye la posibilidad de indultarle.

16 de febrero de 2018: Robert Mueller presiona al Kremlin inculpando a 13 rusos, uno de ellos cercano a Vladimir Putin, Evgueni Prighozine, acusados de haber animado la campaña anti-Clinton y pro-Trump desde la Agencia de Investigación sobre Internet (Internet Research Agency) basada en San Petersburgo.

9 de abril de 2018: el FBI registra las oficinas y la residencia del abogado personal de Donald Trump, Michael Cohen, conocido como el “pittbull” del presidente, y quien no tarda en cambiar de bando y cooperar con la investigación.

En diciembre es condenado a tres años de cárcel por fraude, violación de leyes sobre la campaña electoral (en 2016 pagó a dos mujeres para que silenciaran su supuesta relación con Donald Trump), y perjurio (mintió en el Congreso sobre la reanudación hasta junio de 2016 de conversaciones sobre la construcción de una Torre Trump en Moscú).

Comienza a cumplir su condena el 6 de mayo.

13 de julio de 2018: Robert Mueller inculpa a doce agentes de inteligencia rusos por haber pirateado los ordenadores del partido demócrata estadounidense.

Tres días más tarde, en una cumbre con Putin en Helsinki, Donald Trump se niega obstinadamente a condenar a Moscú por su papel en la campaña, suscitando la indignación en Washington.

25 de enero de 2019: el exconsejero informal y viejo amigo de Donald Trump, Roger Stone, es detenido e inculpado por el fiscal especial, que le acusa de haber mentido a los investigadores en el tema de los intercambios con WikiLeaks antes de la publicación de los correos electrónicos de líderes demócratas. Puesto en libertad bajo fianza, se niega a declararse culpable.

22 de marzo de 2019: Robert Mueller entrega su informe final al fiscal general Bill Barr.

Dos días más tarde, Barr informa al Congreso que la investigación no ha encontrado pruebas de colusión entre Rusia y el equipo de campaña de Donald Trump.

El presidente considera que está absolutamente exonerado.

18 de abril de 2019: Las más de 400 páginas del informe final de Robert Mueller se hacen públicas, expurgando información delicada o comprometedora. El informe detalla, sin embargo, una docena de actitudes de presión inquietantes ejercidas por el presidente republicano durante la investigación.

29 de mayo de 2019: el fiscal especial Mueller dice, en su primera declaración pública sobre la investigación, que la acusación formal de un presidente en funciones por obstrucción de la justicia “no es una opción” legal, incluso aunque no pueda absolver al señor Trump de estas sospechas.

Deja un comentario