Deportistas aún buscan apoyo mientras otros dejaron de competir

LOS TIEMPOS. –

Un año después de los Juegos Suramericanos, las visiones de los medallistas son diferentes: si bien para algunos el apoyo aumentó, para otros quedaron muy pocas oportunidades para seguir en competencia.

Las becas Tunkas comenzaron hace poco y son el único apoyo que están recibiendo algunos deportistas. Para este cometido se unieron la empresa privada, el Ministerio de Deportes y el Comité Olímpico Boliviano (COB).

Los representante bolivianos, luego de haber ganado las medallas en Cocha 2018, fueron premiados económicamente por el Estado, y si bien se reconoce que el apoyo sirvió como impulso, en algunos casos quedó ahí.

Los bolivianos que obtuvieron las preseas doradas, Milton Cayoja y Conrrado Moscoso, pueden emular las dos caras de una misma moneda.

Mientras Moscoso continúa en competencia, Cayoja dejó de practicar y no estará en los Juegos Panamericanos de Lima.

El raquetbolista chuquisaqueño señaló que las becas Tunkas son un gran apoyo.

“De repente ahora se han dado las becas Tunkas, es un apoyo que nos sirve”, dijo.

Sobre la solicitud que les hizo el Gobierno para poder entregar proyectos para recibir más apoyo, el raquetbolista aseguró que están cerca de concretar el mismo.

Moscoso encara su última etapa de preparación para los Juegos Panamericanos, aunque, pese a haber sido campeón en el Panamericano de Barranquilla, aún no tienen el cupo asegurado

La última medalla de oro llegó de la mano de Cayoja, en pelota vasca. El quillacolleño sorprendió con su fuerza para vencer en la final de la competencia. A un año de aquel grato momento, el pelotari dejó de entrenar y, pese a que tiene el cupo para los

Panamericanos, se desconoce si llegará al mismo.

Según su entrenador, Leonardo Bolívar, sólo se conoce que no asistió más a los entrenamientos.

Los que ganaron la presea de plata aún continúan en competencia. La nadadora cochabambina Karen Tórrez está en permanente competencia.

La valluna cuenta con apoyo de empresas privadas que le permiten acudir a competencias internacionales.

“En lo personal, continúo entrenando. Este año estoy clasificada a los Juegos Panamericanos y al Mundial, que son a medio año. Estoy en un buen momento. Creo que en términos generales ha mejorado. Hay más deportistas beneficiados”, señaló.

En lo que respecta a la infraestructura que se tiene en Cochabamba, señaló que el Centro Acuático recién está habilitado y que se perdió tiempo en el periodo que estuvo cerrado este lugar.

Aldo Gonzáles se quedó con la presea de plata en los Juegos, consultado sobre cómo encaró el primer año, señaló que el apoyo económico de parte del programa Tunkas tardó pero ahora ya se está haciendo efectivo.

Aldo Gonzáles comentó: “Hoy por hoy se está dando el programa Tunkas, que han tardado bastante pero bueno, ahora está en camino. Todavía no nos han hecho el primer pago”.

“Muchos de los medallistas se han visto forzados a entrenar en condiciones muy malas, pero está mejorando”, señaló.

Gonzáles, que vive en Santa Cruz, busca la forma de subsanar la falta de un espacio donde pueda entrenar. Si bien en Cochabamba se cuenta con el estadio de atletismo, no puede entrenar en el lugar. Gonzáles, al vivir lejos de la ciudad de Santa Cruz, busca la forma de tener un espacio que le sirva para entrenar en su domicilio.

La continua competencia es clave para los deportistas y así lo demuestra el ciclista Freddy Gonzáles, quien logró la medalla de bronce en la prueba contrarreloj individual.

“En el tema de apoyo sería lo mismo, estamos en lo mismo, es más, se han olvidado. Después de los Juegos, las autoridades se han olvidado más”, dijo.

En cuanto a las competencias nacionales, el pedalista señaló que se organizaron pocas carreras.

“El nivel está bajando mucho más”, lamentó.

Respecto a la pista del velódromo de La Tamborada, el cochabambino aseguró que recién se abrió hace un par de semanas, pero no cuentan con bicicletas aptas para el entrenamiento en el lugar.

El boxeador cochabambino Brian Fernández lamentó sobre todo el hecho de que, pese a que se tuvieron cuadriláteros oficiales durante los Juegos, hasta ahora no se les entregó el mismo para que puedan seguir practicando.

Fernández abrió su academia de boxeo precisamente con el dinero que les entregó el Estado por las medallas, pero ahora las condiciones de apoyo no se están dando para él.

“No vamos a participar en los Juegos Panamericanos de Lima porque no fuimos a Nicaragua, perdimos nuestros documentos”, aseguró.

Bolivia vibró con sus medallistas, pero ahora la situación es complicada nuevamente.

Deja un comentario