Las madres viven el 27 de mayo entre festejos, sacrificio y dolor

el Andaluz/Tarija

Aunque el amor por los hijos es el motor que mueve a todas las madres, las necesidades y realidades del mundo moderno han incorporado nuevos roles en las progenitoras. De ser la mujer que se encargaba exclusivamente del cuidado del hogar, actualmente la mayoría trata de conciliar ese rol con el trabajo, la profesión, entre otras actividades y espacios en los que se desarrollan.

Lidia Castellón,  es una joven de 28 años que trabaja en un snack cerca de una universidad privada, tiene una hija de 8 años, Liliana.

“No tengo quien me ayude, sola me mantengo, es duro para mí la vida, debo trabajar para comer y darle a mi hija todo lo que necesita, actualmente no solo trabajo en aquí (snack) también hago limpieza en un mini mercado, pero todo lo hago por mi hija, sé que ella será una mujer profesional, y por eso lucho, quiero que ella sea lo que nunca fui”, relata.

Ella cuenta que su hija le invito a un agasajo que prepararon en su escuela para todas las mamás, pero ella no podrá estar presente, porque tiene que trabajar.

A pesar que la pequeña de 8 años compendió a su madre, no pudo evitar ponerse triste.

“Les digo a todas las mamás que tienen la oportunidad de tener a sus hijas a su lado, aprovechen ese momento, algunas como yo no podemos”, cuenta.

Al igual que Lidia, Rosmery Galván, también es una madre trabajadora, ella es vendedora y su sueño más anhelado es poder ver a sus hijos con una formación profesional.

“Salgo a vender con mi bebé a vender mis jugos de naranja, lo tengo en mis brazos, a parte claro tengo dos hijos, tienen 17 y el otro 15, es por ellos que trabajo, y tengo que llevar comida, y para comprar para sus estudios, porque mi sueño es verlos profesionales”, es su deseo.

La última encuesta de hogares realizada en 2017 por el Instituto Nacional de Estadística (INE), revela que en Bolivia 2.389.513 mujeres son mamás

La mirada de muchas madres, además de expresar sacrificio también refleja dolor. Los ojos de una mujer de 71 años se llenan de lágrimas, al momento de relatar que su hijo se encuentra en la cárcel, él la golpeaba para quitarle lo poco que ganaba ella vendiendo tamales.

“Mi hijo por quien sufro hasta ahora, era una persona agresiva, cambio por sus amigos, al principio ya me gritaba, luego empezó a empujarme, después a golpearme como lo hacía su padre, un día casi me mata por eso lo denuncie, el me robaba, lo poco que tenía y él no se daba cuenta que era para el para qué coma, pero él lo gastaba todo en tomar”, contó con lágrimas en los ojos.

Marcos se llama su hijo, ella pide que cambie para que antes de morir pueda volver a sentir su amor.

 

Evolución

Los datos del INE revelan que en Bolivia 1.194.068 de madres son casadas, 594.002 son convivientes o concubinas, 214.761 son solteras, 182.092 son viudas, 156.816 están separadas y 47.774, divorciadas.

La psicopedagoga Cristina Velasco asegura, que los datos son una muestra de que tanto el rol maternal como sus aspiraciones han evolucionado con el tiempo.

“Las necesidades económicas y otras realidades han impulsado a las progenitoras a salir a trabajar con el fin de ayudar al esposo en el sustento del hogar, a profesionalizarse, a incursionar en diversos ámbitos y también a planificar la cantidad de hijos que quiere tener”, dijo.

Según la profesional antes la mamá se quedaba en la casa a cuidar de los hijos y del hogar, ahora sale a trabajar y se profesionaliza. Al tener mayor instrucción, alberga otros alcances. Si bien somos mamás, se dan tiempo para sus hijos, y también tienen  oportunidades de superarse, buscando  alternativas de educación,  e incursionando en laborales diversas incluyendo la planificación familiar.

De acuerdo con la encuesta de hogares del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), la mayoría de las madres que trabajan está inmersa en actividades ligadas a la venta al por mayor y menor, y reparación de automotores; a la agricultura, ganadería, caza, pesca y silvicultura; a actividades de hospedaje y servicios de comida; a la industria manufacturera; a servicios de educación; a servicios de asistencia social; a la administración pública, defensa y seguridad social, entre otras actividades.

 

Día de la madre

En Bolivia el Día de la Madre se celebra el 27 de mayo, es una ocasión especial en el que las florerías y pastelerías ofrecen sus productos, además las principales avenidas y calles de las ciudades del país se abarrotan de regalos y detalles que afloran el sentimiento al ser que nos dio la vida, Mamá.

Sin embargo, en Bolivia el día se convierte más festivo porque no solo festejamos al ser que nos dio la vida (nuestras madres) sino también a las abuelas, bisabuelas, tías, primas y hermanas que son madres. La familia se reúne en el Día de la Madre y lo celebra con un almuerzo o cena muy especial. A menudo las parejas casadas también se toman el tiempo para visitar a cada una de sus madres.

 

27 de mayo

El 27 de mayo de 1812 se escribió una de las páginas más heroicas y sublimes a la vez: Ese día, cientos de valerosas mujeres cochabambinas sellaron con su sangre la voluntad de libertad e independencia que recorría los caminos de América Latina, región que el poder colonialista europeo había sometido a un sistema de explotación infrahumana, muerte y genocidio que permitió el saqueo de nuestras riquezas.

La historia señala que tras los levantamientos revolucionarios de Chuquisaca, La Paz y Oruro —a partir de 1809—, Cochabamba siguió el ejemplo independentista con el fin de derrotar el dominio español. En ese marco, tras la sublevación reprimida de Sipe Sipe, el español José Manuel Goyeneche emprendió camino hacia la Argentina con el fin de invadir sus provincias y apagar el fuego revolucionario que se había iniciado.

Monumento a las valerosas mujeres cochabambinas Con lo que no contaba es con la nueva insurrección que se produjo tras su salida del Alto Perú. No obstante, y tras enterarse de la nueva rebelión, Goyeneche retornó a Cochabamba y enfrentó a los patriotas encabezados por Esteban Arze, a quienes derrotó el 24 de mayo de 1812.

Tres días después, Cochabamba fue tomada pese la resistencia heroica de las mujeres cochabambinas en la colina de San Sebastián, mujeres que al ver cómo morían sus esposos, hermanos y padres, no dudaron en ir a defender la patria encabezadas por la ciega Josefa Gandarilla.

En esta colina hoy conocida como de la Coronilla cientos de mujeres murieron a manos de las fuerzas realistas. En homenaje a ese valor demostrado aquel 27 de mayo es que hoy se recuerda esa fecha como el Día de la Madre boliviana, conmemoración que fue confirmada a través de una ley del 8 de noviembre de 1927.

Desde esa fecha, cada 27 de mayo, cada boliviano, sin importar dónde esté, sonríe y festeja al ser que le dio la posibilidad de estar vivo. Agradecidos por el milagro de la maternidad.

Cuando somos niños, la mejor sensación que podemos experimentar es la protección en el regazo de nuestra mamá; las peores aflicciones se alivian con sus besos; su paciencia y sabiduría son lo mejor para ayudarnos con las tareas escolares; cualquier herida o rasmillón se curan entre reprimendas, caricias y recomendaciones. La madre es el ser más parecido a Dios porque crea vida, la fortalece y la preserva por encima de todo. Son días hermosos aquéllos en que llegas a verla y ella siempre te espera y recibes sus besos como bendiciones de Dios.

 

Ley del 8 de noviembre de 1927

Gracias a la Ley del 8 de noviembre de 1927, el día de la madre boliviana es festejado cada 27 de mayo, oportunidad en la que se le rinde homenaje al ser dador de vida y amor por excelencia.

En su único artículo, esta ley indica que se le debe rendir honores a la madre en todos los colegios e instituciones educativas, al igual que visitar los monumentos conmemorativos.

Gran parte de esta costumbre se originó con el fin de recordar el valor y el compromiso que tuvieron con su patria las mujeres cochabambinas, valor que quedó demostrado en el campo de batalla el 27 de mayo de 1812 en la conocida Batalla de la Coronilla con motivo de la independencia de la República.

 

Orígenes del Día de la Madre en El Mundo

  • Las primeras celebraciones del Día de la Madre, se remontan a la antigua Grecia, donde se le rendían honores a Rea, la madre de los dioses Zeus, Poseidón y Hades.

En diferentes fechas, pero sobre todo en el mes de mayo, el mundo celebra el Día de la Madre.

  • Igualmente los romanos llamaron a esta celebración La Hilaria cuando la adquirieron de los griegos y se celebraba el 15 de marzo en el templo de Cibeles y durante tres días se hacían ofrecimientos.
  • Los primeros cristianos transformaron estas celebraciones en honor a la Virgen María, la madre de Jesús.
  • En 1905, la estadounidense Ana Jarvis, comenzó a enviar cartas a políticos, abogados y otras personas influyentes solicitando que se consagrara el Día de la Madre el segundo domingo de mayo en el aniversario de la muerte de su madre, a quien perdió prematuramente. Esta iniciativa tuvo éxito, primero en Estados Unidos y más tarde otros países se adhirieron a celebrar el Día de la Madre, en fechas similares.

Deja un comentario