Netanyahu se dispone a formar un Gobierno aún más conservador en su quinto mandato

ISRAEL// AFP

El Gobierno más conservador en la historia de Israel se apresta a ser relevado por un Ejecutivo aún más derechista. Benjamín Netanyahu se dispone a continuar previsiblemente en el poder tras recibir un quinto mandato de las urnas (el cuarto consecutivo en un decenio), en las legislativas de este martes.

El primer ministro, que busca blindarse con una fórmula legal de inmunidad de las imputaciones por corrupción que le acechan, precisa del respaldo de fuerzas nacionalistas, de extrema derecha y ultrarreligiosas para fraguar una coalición viable. Su promesa de campaña de extender la soberanía israelí a los asentamientos de Cisjordania se presenta como factor aglutinador de un pacto entre seis partidos.

La oposición de Israel se ha despertado este miércoles de la ensoñación de los sondeos, que arrojaban un virtual empate que frenaba a Netanyahu, con la realidad de los resultados de las legislativas.

El Partido Likud del primer ministro ha quedado en tablas con la alianza centrista Azul y Blanco del exgeneral Benny Gantz, cada uno con 35 de los 120 escaños de la Kneset (Asamblea legislativa), con el 97% de los sufragios escrutados. Pero la aritmética parlamentaria favorece en principio la configuración de una coalición gubernamental de derechas, con 65 diputados frente a los 55 que suman el bloque de centroizquierda y los partidos árabes.

El arco conservador de partidos en los que se sustenta Netanyahu ha perdido parte de su dovela más centrista.

La formación moderada Kulanu, del ministro de Finanzas, Moshe Kahlon, ha pasado de 10 diputados en 2015 a solo cuatro en los últimos comicios.

En contrapartida, las dos fuerzas ultraortodoxas suman 16 escaños, tres más que en la anterior Kneset.

Los tres parlamentarios que ha perdido la lista nacionalista religiosa Unión de la Derecha, predominante entre los colonos judíos en Cisjordania, y el que se ha restado al ultraconservador Israel, Nuestra Casa, han acabado presumiblemente en las filas del Likud.

El partido del jefe del Gobierno ha consolidado su éxito electoral al aumentar en cinco los 30 diputados que integraban su bancada en la pasada legislatura, pese al desgaste sufrido después de una década en el poder y a causa de los escándalos de corrupción que han salpicado a su líder.

“Ha sido un triunfo magnífico, que ha sobrepasado nuestra imaginación”, se ufanó Netanyahu de madrugada ante sus seguidores en Tel Aviv, antes de cantar victoria cuando el recuento oficial apenas superaba el 20% de los votos. Al contrario que su rival centrista un exjefe de las Fuerzas Armadas que lleva seis meses en política, el veterano líder del Likud supo aguardar el momento en el que las proyecciones se inclinaban a su favor antes de proclamarse ganador.

El aumento de la abstención, cuatro puntos más que en 2015, parece haber beneficiado al actual mandatario.

La alianza centrista tardó más de 20 horas en reconocer su derrota, a través de Gantz y del dirigente laico liberal Yair Lapid, mientras avanzaba el recuento oficial.

Para una alianza forjada hace solo dos meses como Blanco y Azul coliderada también por otros dos antiguos jefes del Ejército, 35 escaños (un 26% de los votos) es toda una hazaña en Israel, dada la fragmentación política generada por un sistema electoral ultraproporcional.

El antiguo paracaidista Gantz puede haber ganado su primera batalla política, pero se ha quedado sin aliados por el descalabro sufrido en el frente del centroizquierda.

La representación del Partido Laborista, fundador del Estado judío, se ha visto laminada en estas elecciones, con solo una cuarta parte de los 26 escaños que integraban hasta ahora su grupo parlamentario, en coalición con los centristas de la exministra Tzipi Livni.

El relevo del laborismo por las fuerzas de centro como alternativa de Gobierno marca una catástrofe en el partido de Isaac Rabin y Simón Peres.

La publicación de los resultados definitivos está pendiente del recuento de los votos de militares, diplomáticos y presos, que previsiblemente no concluirá hasta la noche del jueves, coincidiendo con el inicio del fin de semana judío.

Deja un comentario