La UE y Londres pactan el retraso del Brexit hasta el 31 de octubre

LONDRES// BBC MUNDO

La Unión Europea ha alcanzado un acuerdo en la noche del miércoles al jueves para aplazar por segunda vez la salida del Reino Unido del club, en esta ocasión, del 12 de abril al 31 de octubre, según fuentes diplomáticas.

El pacto, aceptado hacia las dos de la madrugada por la primera ministra británica, Theresa May, concede más tiempo a Londres para ratificar el acuerdo de salida, como deseaba Alemania, y permite excluir al Reino Unido de la próxima Comisión Europea, como planteaba Francia.

El riesgo del difícil equilibrio es que el nuevo pacto no sirva ni para añadir presión al Parlamento británico para que apruebe el acuerdo de salida, como deseaba el presidente Emmanuel Macron, con una prórroga muy corta (hasta finales de junio) ni para asustar a los euroescépticos británicos con la perspectiva de una cancelación del Brexit, como aspiraba la canciller alemana, Angela Merkel, con su plan para un aplazamiento hasta 2020.

“Siempre es mejor tener un poco de algo que mucho de nada”, se consoló el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, firme partidario de aplazar la salida del Reino Unido hasta dentro de un año. “Quizá no esté feliz, pero sí satisfecho con esta solución”, añadió Tusk.

Ni Tusk ni el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, se atrevieron a dar por definitiva la nueva fecha de salida, vistos antecedentes en Londres desde el referéndum del Brexit en junio de 2016. “Veremos en octubre qué pasa”, señaló Juncker.

“Nuestro deseo es que Reino Unido esté listo para entonces”, apuntó Tusk. “Pero soy demasiado viejo para excluir ningún escenario, todo es posible”, añadió el polaco. El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, sostuvo que “nadie quiere un Brexit duro, pero nadie descarta una salida desordenada”.

El acuerdo se ha logrado tras varias horas de negociación entre los 27 socios comunitarios en torno a la conveniencia o no de retrasar de nuevo el Brexit.

May había solicitado una prórroga hasta el 30 de junio, con el compromiso de buscar un acuerdo con la oposición laborista para formar una mayoría parlamentaria a favor del acuerdo de salida, bloqueado en Westminster desde el pasado mes de noviembre.

Pero la mayoría de los líderes europeos tienen escasa confianza en la capacidad de May para lograr su objetivo, al menos a corto plazo.

Y han preferido optar por una prórroga algo más larga, con la esperanza de despejar el horizonte comunitario del conflicto en torno al Brexit.

El pacto logrado busca un equilibrio entre los partidarios de ganar tiempo, para ver la evolución política en el Reino Unido, y quienes desean una fecha límite para zanjar de una vez el proceso de salida. El primer grupo estaba encabezado por Merkel. Y el segundo, por el presidente Macron.

El grupo de Merkel acepta una prórroga más corta de los 12 meses a los que había aspirado. El de Macron, una más allá de los dos meses iniciales, pero logra fijar un plazo que permite excluir al Reino Unido de la próxima renovación de las instituciones comunitarias. El 31 de octubre finaliza el periodo de la actual Comisión Europea.

Y la nueva podría constituirse, en principio, sin representante británico, siempre y cuando el país ya no sea miembro de la UE, el 1 de noviembre.

Macron temía que la presencia de Londres en la UE durante los próximos meses enturbiase un proceso de renovación en el que se decidirán numerosos cargos comunitarios.

La prórroga obliga al Reino Unido a participar en las elecciones al Parlamento Europeo del próximo mes de mayo, si May no logra consumar la salida antes del 22 de mayo. Pero sus eurodiputados deberán abandonar el hemiciclo el 31 de octubre y el futuro comisario británico nunca llegará a ocupar su puesto si se confirma la salida en la nueva fecha prevista.

El acuerdo de los 27 también recuerda a Londres su obligación de mantener una “cooperación leal” con el club, como exige el Tratado de la UE. Y establece una fórmula de 27+1 que permitirá a los socios comunitarios mantener reuniones entre sí a todos los niveles y con la Comisión sin presencia británica.

La batalla, sin embargo, está lejos de haber terminado. El acuerdo prevé una revisión de la situación en la cumbre europea del próximo mes de junio, en la que podría reproducirse en Bruselas, en función de la situación en Londres, el mismo choque vivido en la noche de este miércoles, donde las dos visiones europeas del Brexit chocaron.

Deja un comentario