Condenan a un depravado sexual que violaba a sus hijastras de 9 y 14 años

REDACCIÓN CENTRAL/TINTA ROJA

El degenerado les decía que él era su papá y que por eso debían complacerlo, si querían comer y que siga con su madre, a quien les decía que las niñas deberían ser sus mujeres, por lo tanto, debían estar encerradas en un cuarto, caso contrario se iría y las abandonaría, y que no habría nadie quien les de para comida ni ropa.

Según informó el fiscal departamental de Tarija, Aymore Álvarez, el Tribunal de Sentencia Único de Villa Montes, determinó 30 años de cárcel para Dister G.V. por el delito de Violación cometido en contra de sus hijastras de 14 y 9 años. Asimismo, a la madre, Selva P.V.B. se le dio la misma pena de presidio por ser coautora del hecho.

“A partir de los antecedentes del hecho, el Ministerio Público realizó las investigaciones pertinentes para la presentación de la imputación formal por el delito de Violación a Niña, Niño y Adolescente Agravada en contra del ahora condenado en grado de autoría y para la madre de las niñas Selva P.V.B por permitir y fomentar el hecho”, dijo.

Según los antecedentes del hecho, la menor de 14 años cansada de los abusos que sufría por parte de su padrastro, la noche del 2 de abril de 2018 escapó de su casa y decidió contar todo a su abuelo, quién la llevó a oficinas de la Defensoría de Niña, Niño y Adolescente para iniciar la denuncia.

En su declaración la niña dijo que fue abusada sexualmente desde los ocho años y que no decía nada por temor a su mamá. La hermana menor de nueve años, relató que también fue violada cuando cumplió ocho años por su padrastro a quién le decía papá.

“Cuando nos violaba él nos obligaba a decirle papá y que nos gustaba lo que nos hacía si no, nos pegaba con un palo, a veces mi mamá miraba y nos turnaba a mi hermanita y a mí y nos gritaba que cuidado que estemos saliendo preñadas porque nos botaba de la casa”, contó la niña a la psicóloga forense.

Por esta actitud, la madre de las menores fue sentenciada con la pena máxima, porque incluso esta mujer obligaba a las víctimas a encerrarse en un cuarto con su padrastro para que tengan relaciones sexuales, caso contrario también las golpeaba con palos y las amenazaba con no darles de comer.

“La madre relató que el sujeto le exigía a ella que el debería ser el único hombre en la vida de las niñas porque él se haría cargo si algo pasaba y que tenían prohibido hablar con otros chicos de su edad porque no quería que le sean infiel, de lo contrario las abandonaría y no les darían nadie de comer”, señaló.

El ahora sentenciado fue trasladado desde Villa Montes hasta la ciudad de Tarija y asimismo la mujer, quienes al principio alegaban inocencia, en tanto las menores se encuentran en poder de su abuelo, quien ayuda a ambas niñas a sobresalir de estos traumas vividos durante mucho tiempo por estas dos personas.

Deja un comentario