Un sujeto intentó matarse y eliminar a su hijo de dos meses y esposa

El andaluz/ Tinta Roja/ Edición Impresa

La Policía aprehendió a un sujeto por el delito de tentativa de suicidio, feminicidio e infanticidio, al intentar eliminarse ingiriendo raticida y hacer lo mismo con su hijo y esposa, el hecho sucedió en horas de la mañana del pasado martes, donde también fue puesto a conocimiento del Ministerio Público.

Según informó el comandante departamental de la Policía Boliviana, coronel Miguel Ángel Prieto, efectivos de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) en horas de la mañana del martes inició las investigaciones de un hecho de tentativa de suicidio, infanticidio y feminicidio,

“Tenemos un reporte que se suscitó en horas de la mañana, donde una persona de sexo masculino, no sabemos con qué intenciones, habría consumido veneno para quitarse la vida y luego intentó hacerle tomar el veneno a su hijo de dos meses de edad y a su mujer, pero no logra su cometido; sin embargo, el hecho se encuentra en investigación”, dijo Prieto.

Dentro la primera investigación del caso se conoce que el sospechoso no logró su cometido porque el veneno que tomó el hombre empezó a hacerle efecto en su cuerpo y se desvaneció, por lo que fue trasladado a un centro de salud, donde recibe tratamiento médico.

“El caso está en conocimiento de la Fiscalía para que recabe los suficientes indicios para poder imputar por el delito de tentativa feminicidio e infanticidio; sin embargo, creemos que se tiene todo para que se le proceso por tentativa de suicidio”, ha mencionado.

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) está investigando cuáles fueron los móviles y porque habría tomado esa decisión.

“El sujeto se encuentra ahora en un hospital de la ciudad de Tarija recuperándose del veneno que tomó; pero, se encuentra con escolta policial en calidad de aprehendido y en las próximas horas será puesto ante un juez cautelar quien defina su situación”, manifestó.

El feminicidio o femicidio es un crimen de odio, entendido como el asesinato de una mujer por el hecho de ser mujer. El concepto define un acto de máxima gravedad, en un contexto cultural e institucional de discriminación y violencia de género,​ que suele ser acompañado por un conjunto de acciones de extrema violencia y contenido deshumanizante, como torturas, mutilaciones, quemaduras, ensañamiento y violencia sexual, contra las mujeres y niñas víctimas de este. Diana Russell, promotora inicial del concepto, lo definió como «el asesinato de mujeres por hombres motivados por el odio, desprecio, placer o sentido de posesión hacia las mujeres.

La criminología reconoce varias formas de asesinato no paternal de niños.2​ En muchas sociedades pasadas ciertas formas de infanticidio eran consideradas permisibles, mientras que en la mayoría de las sociedades modernas se considera a la práctica inmoral y criminal. No obstante, aún sucede — en el mundo occidental generalmente debido a la enfermedad mental de alguno de los padres o conductas violentas, y en algunos países pobres como una forma de control de la población, algunas veces con la aceptación social

Deja un comentario