Mantengámonos alertas velando por la seguridad de nuestros hijos

POR EL: MY. MSC. CARLOS ALBERTO IBARRA ALARCÓN

Sin lugar a dudas el internet y las redes sociales son muy ventajosas para la sociedad en general, gracias a este medio se simplificaron demasiados aspectos de la vida diaria de las personas, facilitando en especial a las comunicaciones, la educación, la salud, las finanzas y en general todas las actividades que en la sociedad se desarrollan. 

De ahí que el permanecer “ON LINE”, en la actualidad resulta casi imperioso, es una premisa ya que la mayoría de las actividades tanto educativas, laborales y personales se desarrollan por este medio. No estar en línea, significa mantenerse al margen de la tecnología, convirtiéndose como dijimos en una necesidad, más que en un privilegio de pocos, como era considerado antes. Años atrás este medio era considerado como un lujo y solo era accesible a determinados segmentos de la sociedad, sin embargo con el pasar de los años, es accesible tanto en el área urbana, periurbana y rural. 

Asimismo en sus inicios este medio parecía única y exclusivamente destinado al segmento de personas adultas, lo cual ha cambiado en la actualidad donde ingresan a este uso y con más fuerza el segmento donde se encuentran los niños, adolescentes y la juventud en sí.

Si bien simplifica la vida de todos, también existe el otro lado de la moneda, ya que tienen muchas pero muchas cosas en contra respecto al uso indiscriminado del internet. Y de esa parte es que también se valieron las bandas criminales, el crimen organizado y el crimen en general. 

Es mediante las redes que se puede cometer una serie de delitos trasnacionales, como ser: la trata y tráfico de personas, tráfico de órganos, narcotráfico, estafas piramidales, etc., que rebasan las fronteras de un país. Asimismo el imparable fenómeno de la pornografía que por la vía digital están al alcance tanto de mayores como de menores. 

El acceso es tan sencillo, que hoy por hoy se puede acceder tanto por un modem como también por una línea telefónica; este último medio de acceso con la proliferación y constante avance tecnológico en lo que refiere los teléfonos celulares, resulta imposible de detener. Este avasallador desarrollo tecnológico, también trajo consigo la reducción en el costo de los aparatos celulares, lo cual hace que sean mucho más accesibles a todos los segmentos de la sociedad. 

Y precisamente por el bajo costo de estos equipos, es que podemos dotar de estos incluso a nuestros hijos, donde es sorprendente ver en la actualidad a menores de edad manipulando equipos de última generación en lo que respecta a celulares y tabletas electrónicas, poniendo en riesgo su integridad física y mental. 

Riesgo en su integridad física, en el sentido de que un niño al estar provisto de un equipo de celular moderno corre el riesgo de sufrir un robo, o ser secuestrado o en el peor de los 

casos ser víctima de trata y tráfico. Riesgo en su integridad mental, debido a toda la información negativa o lasciva a la que puede acceder mediante las redes. Y en este punto es en el que incidiremos en esta y las próximas ediciones. Entonces, al existir una ingente cantidad de información y las infinitas posibilidades de poder interactuar con un sinfín de personas o acceder a una infinidad de sitios  web, pone en un serio y real riesgo a nuestros hijos ya que en todo ese proceso muy poca supervisión de parte de los padres de familia o personas mayores que se encuentran a cargo de los menores, existe.

Un solo “CLICK”, puede ser causante de muchas desgracias, si es que no existe la supervisión adecuada de parte nuestra. El acceder a una serie se lugares que se pueden encontrar en la red puede llegar a ser como una adicción, donde de forma compulsiva nuestros hijos pasaran horas de horas, frente a un computador o un teléfono celular; y en caso de negárseles este medio se generaran cuadros severos de irritabilidad, nerviosismo y sobretodo ansiedad.

Ya lo mencionamos anteriormente, que a la par del desarrollo tecnológico que nos facilita de sobremanera nuestro diario vivir, este medio también es aprovechado por los delincuentes, quienes se valen de este medio para sonsacar información, siendo los niños sus víctimas preferentes, quienes pueden brindar información personal de su familia a los delincuentes. De ahí que muchos sitios web ofrecen la posibilidad de ejercer el control parental, donde solo los padres pueden tener acceso a determinadas páginas y restringir muchas de ellas a nuestros niños. 

Es necesario ejercer ese control no solo en nuestros hogares, sino también cuando nuestros hijos se encuentren fuera de casa. La forma correcta es el de mantener un control oportuno y sorpresivo de los equipos que ellos llevan consigo; en nuestras casas colocar determinadas claves de acceso a los equipos para que de esta forma el acceso sea denegado. 

Es muy importante el velar por la integridad de nuestra familia, y el papel que desempeñamos es por demás protagónico. En el caso específico, se recomienda también el no enviar a nuestros hijos al colegio u otro lugar con equipos modernos de telefonía celular. Si es indispensable el mantener una comunicación constante con ellos en cualquier momento proporcionemos un equipo que solo sea utilizado para comunicarnos donde el acceso a las redes se encuentre restringido. Recordemos que lo primordial es velar por la seguridad de los nuestros.

Deja un comentario