Informándonos contra la trata y tráfico de personas

POR EL: MY. DR. CARLOS ALBERTO IBARRA ALARCÓN

La Trata de Personas es considerada como un delito transnacional, es decir, que sale de nuestras fronteras. Este delito  consiste en realizar la captación, explotación y transporte de personas en sus diferentes sexos, con la finalidad de obtener un beneficio a favor de una tercera persona u organización criminal. 

Las víctimas potenciales sobre las que recae este delito son precisamente aquellas que se encuentran dentro los denominados grupos vulnerables, es decir: niñas, niños, adolescentes y sobretodo las mujeres encontradas en un determinado rango de edad. Sin embargo es necesario referir, que si bien estas personas al llegar a ser víctimas de este tipo de delito, también cada una de ellas viene a ser utilizada para un fin específico, dentro de la comisión de este delito. Por ejemplo, tanto niñas como niños, son utilizados 

preferentemente para el tráfico de órganos y la explotación sexual, esta última modalidad en especial en el sexo femenino. 

Asimismo las adolescentes y mujeres, son utilizadas para la explotación sexual, incluidas en las grandes redes de prostitución que existen en otros países, así como también, en menor escala utilizadas en la explotación en nuestro país. El común denominador de este delito, es someter a las víctimas a condiciones infrahumanas hasta donde más les sea útil, para luego deshacerse de ellas siendo su último destino, fosas comunes donde son enterradas. 

Los tratantes son personas que por lo general al momento de tomar contacto con las posibles víctimas, utilizan un sinfín de argucias o trucos, utilizando la seducción, persuasión y otras formas de captación. Inducen a las mismas mediante mentiras a dejar el núcleo familiar, prometiéndoles una mejor vida. 

Estas personas por lo general, para atraer a sus víctimas adoptan incluso ser personas respetables, honorables, solventes y sobretodo demuestran mediante su imagen y argumentos ser lo que predican. Sin embargo los tratantes no solo son hombres, sino también mujeres que adoptan también los mismos papeles, con la característica de que se presentan con una empatía tan grande hacia la víctima, la misma que confía y cae en la red de mentiras que tienen preparadas para este fin, tal cual se tratase de un guio predeterminado para captar a sus víctimas.  

Este delito en específico, tiene una serie de etapas que es necesario conocer, con la finalidad de evitar caer en cualquiera de estas, y así también poder reconocerlas o identificarlas de manera oportuna. Estas etapas son: la captación, el traslado, la acogida y por último la explotación propiamente dicha.

La captación, es efectuada por aquellos antisociales que han perfeccionado el arte de la seducción y el engaño, donde inicialmente se identifica a la futura victima hasta llegarla a atrapar y poder asumir el control en la misma. Por lo general la captación suele ser a través del engaño, sin embargo la violencia también es otra forma de captar, la cual se dirige precisamente sobre menores de edad, es decir, niñas y niños. 

El engaño, es utilizado de una forma tan hábil en la captación de la víctima, a  tal grado que el tratante llega incluso a ser empático con esa persona, conociendo sus necesidades especialmente económicas y satisfaciendo las mismas, haciendo creer a la víctima que tendrán una vida llena de comodidades y que no les faltara dinero e incluso que podrán ayudar a sus familias enviándoles dinero continuamente, y a partir de ahí que la futura víctima es alejada de su núcleo familiar y se somete a las reglas que vaya a poner el perpetrador. Entonces debido a la gran empatía que adopta con la víctima, es que llega  a conocer sus problemas más íntimos y se brindan para solucionar los mismos, que por lo general son de índole económico, pero también pueden ser por problemas sentimentales, falta de comprensión en el hogar, etc. 

El engaño puede presentarse de la siguiente manera: a través de la una falsa oferta laboral, un falsa protección o padrinazgo y por ultimo a mediante el enamoramiento. Estas tres formas son características en la captación y sin lugar a dudas, son fundamentales para la comisión de este delito. Asimismo el engaño va acompañado de la violencia, que como dijimos anteriormente va dirigida preferentemente contra las niñas o niños, esta forma se presenta cuando las víctimas son alejadas del núcleo familiar, sin que medie consentimiento de parte de la familia, utilizando la fuerza para poder asirse de la víctima y dar lugar a la consecución de las otras etapas hasta llegar a la consumación del delito que puede darse en territorio nacional o en otro país que no siempre es de la misma region. 

Deja un comentario