Paola Monasterios: ‘La clave del éxito está en la capacidad’

AGENCIAS.-

Las mujeres no solo brillan en las canchas, ejemplos sobran, también han empezado a sobresalir en otras áreas como en los cuerpos técnicos y médicos de los clubes.

Durante muchos años la mayor parte de la gente que gusta del fútbol ha pensado que éste es un deporte solo para hombres, pero esa idea con el tiempo ha ido cambiando, en muchos países ya se cuenta con ligas profesionales para mujeres y cada vez son más ellas las que se involucran en la disciplina.

Las mujeres no solo brillan en las canchas, ejemplos sobran, también han empezado a sobresalir en otras áreas como en los cuerpos técnicos y médicos de los clubes.

Un ejemplo en La Paz es la psicóloga Paola Monasterios, quien es la coordinadora general de las divisiones inferiores del club The Strongest.

Su pasión por la psicología y por el deporte le permitió elaborar una tesis que combinó su profesión, el fútbol y su fanatismo por The Strongest.

— Psicología, fútbol y The Strongest, ¿cómo lograste esa combinación?

— Todo fue un proceso, pero desde niña quise dedicarme al área de la salud porque mi abuelo era doctor en genética, él era ingeniero agrónomo, me llamaba mucho la atención la biología, era como mi primera opción, pero también me gustaba la psicología, la medicina; además desde pequeña me gusta el deporte y también desde chiquitita me hice hincha de The Strongest.

— ¿Qué jugabas?

— Jugaba básquetbol y desde que tengo memoria siempre fui hincha del Tigre, por mi hermano y mi abuelita, ella era hincha de Aurora y cuando iba a Cochabamba me llevaba al estadio. El primer recuerdo que tengo como hincha y en un estadio fue cuando ganamos el campeonato frente a Oriente Petrolero (2004), la verdad fue genial.

— ¿Sigues jugando?

— No, ya no juego, tuve un problema en las rodillas que no me permitió continuar; pero cuando practicaba básquetbol me afectaba mucho el área psicológica, ahora la puedo nominar así, porque yo tenía mucho miedo entrar a la cancha, me daba miedo equivocarme. Esa parte mental como que terminó de hundirme en el deporte, fue una frustración de adolescente.

— ¿Por ese motivo decidiste estudiar Psicología?

— Recuerdo que la primera vez que mencioné que quería estudiar Psicología tenía 15 años, se los comuniqué a mis papás y como que en ese tiempo la cultura de la psicología no era como para el futuro, entonces me preguntaron: “¿Seguro que quieres eso?”. Y la verdad es que me puso un poco en duda; aunque repito que el deseo siempre era dedicarme al área de salud.

— ¿Y por qué psicología del deporte?

— Por los traumas que tuve de chica, pero además cuando estaba en la universidad quería hacer una tesis diferente, no quería irme a los temas comunes; también quería hacer algo por mi equipo y pensé combinar esa pasión que es la psicología con el deporte y sobre todo con el fútbol. Entonces ya tenía decidido que iba a hacer la tesis de un tema de deporte y relacionado con el Tigre.

— ¿Y cómo llegaste a The Strongest?

— Me fui de intercambio a Colombia, gané un puesto para ir a trabajar y estudiar. Volví a La Paz y coincidí en el vuelo con César Farías y le comenté a mi mamá: “Él es el técnico de The Strongest”. Yo estaba con una polera del Tigre y en la fila él me vio y me dijo: “Qué buena camiseta”.

En el avión le expresé que me gustaría dedicarme a la psicología deportiva, pero no me atreví a decirle que quería hacer mi pasantía en el club.

— ¿Y qué pasó después?

— Fui con los dirigentes del club a pedir autorización para hacer la pasantía y también la tesis, llevé la carta de la universidad y me tomé el atrevimiento de ir al Complejo a buscar al profesor Farías, me recibió, me manifestó que se acordaba de mí y me mandó con el profe Lino (Alonso), que en paz descanse. Yo pensé que el profe Lino era psicólogo, entonces le presenté el proyecto que pensaba hacer, me recibió muy bien desde el primer momento y me dijo: “Bienvenida al Tigre”.

— ¿Cómo te vinculas oficialmente al club?, porque ahora ya no es pasantía, sino eres la encargada del área psicológica de las divisiones inferiores…

— Llegué a finales de 2016 al club para hacer mi pasantía, yo quería hacer ese  trabajo con el primer plantel, pero el profesor Lino me dijo que me tenía que preparar con las categorías menores para agarrar después más confianza con la Primera. En 2017, por marzo más o menos, me llamó el profe Manuel Llorens, quien era el psicólogo del primer plantel (exselección venezolana), y me pidió que lo colabore con algunos jugadores de la Primera con el tema de mi tesis: “Mindfulness como potenciador de estados de ánimo afines al Perfil Iceberg en futbolistas preprofesionales del Club The Strongest”, que traducido al español es “atención plena”. Y colaboré como voluntaria.

Poco tiempo después lo conocí al profe Daniel Rosales, quien formaba parte del cuerpo técnico de Farías, me invitó a que sea parte del proyecto Tigres del Futuro, se dio todo lo que se había planificado y ya desde enero de 2018 mi papel es de coordinadora del área de psicología de las categorías menores.

— ¿Llorens, una eminencia en el campo, te ha ayudado en lo profesional?

— Por encima de cualquier psicólogo o psicóloga deportiva está él, para mí él es mi mayor referente, mi ejemplo. Me inspiraba mucho porque el profesor Lino en algún momento me comentó: “Manuel empezó como vos, así jovencito”, entonces me sentí identificada, me dije: “Si él pudo, yo también quiero ser una gran profesional”.

— Hasta hace poco el fútbol parecía ser un deporte solo de hombres, ¿y hoy?

— Yo lo tomo desde el punto de vista ya histórico, siempre ha sido el tema del deporte en general hecho por varones y para varones, es válido en el contexto anterior, era lo que se creía, era la percepción de la sociedad, la cultura de la gente; sin embargo, de acuerdo con cómo han pasado los años se ha demostrado que no influye si eres mujer u hombre para dedicarte al deporte.

— ¿Fue una lucha de años que las mujeres vayan ganando espacio en el fútbol?

— Es cierto, nosotras seguimos en la lucha para que se nos valore en cualquier actividad que realizamos, para que se valore nuestro trabajo, los cargos que ocupamos, todavía existe esa discriminación o esa idea, pero lo importante es que las personas, la sociedad abran la mente y vean a las personas como seres humanos, con habilidades sin importar el sexo.

— ¿En el caso personal has demostrado que la capacidad está por encima del género para cumplir con los objetivos?

— La clave del éxito está en la capacidad, en el conocimiento de las personas para demostrar las habilidades, el siempre estar actualizado, el capacitarse y el autoeducarse todo el tiempo.

Deja un comentario