Rio Itau arrastra a un anciano de 65 años, lo buscan desde el día miércoles

El Andaluz/ Tinta Roja/ Edición Impresa

Se desconoce si logró sobrevivir o está sin vida un adulto mayor de 65 años que cruzaba el río Itau el pasado miércoles en horas de la tarde con destino a Bermejo, según testigos pescadores del lugar, afirmaron que vieron como el rio provocó que pierda el equilibrio y seguidamente caiga a las aguas, el cual lo arrastró y sumergió.

Según informó de manera preliminar, el comandante de la frontera policial de Bermejo, teniente coronel Hernán Gallardo, el pasado miércoles alrededor de las 15.00, un anciano que se dirigía desde la comunidad de San Antonio (Argentina) con destino a la ciudad de Bermejo desapareció en las aguas del río Itau del municipio de Padcaya.

“Lo que conocemos es que esta persona de 65 años de edad cruzaba de la banda de Argentina a Bolivia, había hecho un recorrido de cinco kilómetros antes de llegar al río Itau (Padcaya), donde el momento que cruzaba a causa de que la corriente de las aguas del río era fuerte además de que las aguas estaban caudalosas siguió su marcha con destino a Bermejo para cobrar su Bono vida”, dijo.

Los pescadores del lugar evidenciaron como el adulto mayor cayo a las aguas y se sumergió tras ser arrastrado por la corriente de la rivera, por lo que ese momento pidieron ayuda a otros lugareños, quienes llamaron a la Policía, a quienes se trasladaron al lugar, e iniciaron el rastrillaje y la búsqueda de este hombre.

“Nos hemos trasladado con nuestro personal de bomberos, asimismo nos apoyan funcionarios de gendarmería del vecino país, nos trasladamos en gomones y dos lanchas a motor, hemos estado con esta tarea de encontrarlo durante el jueves todo el día, como es de noche hemos suspendido este trabajo ya que el lugar esta oscuro y no permite visibilizar bien las zonas”, aseguró.

Consejos 

Usa como apoyo una vara que tenga 1,5 o 1,8 metros de longitud, colocándola del lado con el que estás oponiendo resistencia a la corriente, para que ésta lo empuje al fondo.

Siempre mantén al menos dos puntos de contacto con el lecho del río, y cruza en una diagonal que apunte a la dirección en que se mueve la corriente, casi como si estuvieras combatiendo un viento fuerte al que le das parcialmente la espalda.

Da unos pasos tentativos antes de apoyar el pie completamente, para probar el fondo. Intenta no mirar directo hacia abajo porque el flujo de la corriente puede afectar tu equilibrio; mejor mira hacia adelante pensando en la mejor ruta a seguir. Resiste la tentación de levantar rocas parcial o totalmente sumergidas que encuentres en el camino, porque esto también afectará el equilibrio con el que te desplazas.

Deja un comentario