General de EEUU advierte sobre peligro de resurgimiento de Estado Islámico

AFP

Un general de Estados Unidos advirtió el jueves que la ofensiva contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) estaba “lejos de terminar” a pesar de la pérdida de territorio de los yihadistas, mientras los supervivientes salen del último pedazo del moribundo “califato” del grupo en el este de Siria.

Un feroz asalto apoyado por la coalición internacional antiyihadista liderada por Washington provocó un éxodo interminable de niños, mujeres cargando pesadas mochilas y hombres, muchos heridos, del pueblo de Baghuz, donde los combatientes asediados del EI resisten.

Pero el general Joseph Votel, jefe de las fuerzas estadounidenses en Oriente Medio, advirtió de que muchos de los que están siendo evacuados son “obstinados, inquebrantables y radicalizados”, y exhortó a una “ofensiva vigilante” contra el grupo.

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), la alianza kurdo-árabe que lucha contra el EI con el apoyo de la coalición, aún esperan ver a más supervivientes salir antes de realizar lo que creen será el golpe final contra los yihadistas, que se encuentran en un campamento improvisado a orillas del Éufrates.

La salida de supervivientes sorprendió a las FDS, y las operaciones militares tuvieron que ralentizarse para permitir las evacuaciones.

Pese a ello, las FDS avanzaron lentamente sobre el terreno, reconquistando hace unos días una parte del sector yihadista, dijo una fuente de las FDS a la AFP.

Las familias que quedan han sido llevadas hacia el otro extremo del campamento cerca del río, agregó.

El jueves, los combatientes árabes y kurdos de las FDS lanzan disparos de artillería sobre este reducto del que emergen nubes de humo negro, constató un periodista de la AFP cerca de la línea de frente.

  • ‘Obstinados, inquebrantables y radicalizados’ –

Más de 7.000 personas salieron de Baghuz desde el domingo, indicó a la AFP Adnane Afrine, un portavoz de las FDS.

El fuego de artillería de la alianza kurdo-árabe y los bombardeos de la coalición el fin de semana parecen haber hecho mella en los obstinados yihadistas que siguen dentro. Vote en cambio dijo ante una comisión en el Congreso estadounidense el jueves.

EI sigue preparado para un resurgimiento, a pesar de la pérdida de territorio.

“La reducción del califato físico es un logro militar monumental […] pero la lucha contra el EI y el extremismo violento está lejos de acabar y nuestra misión sigue siendo la misma”, dijo.

“La población del EI que está siendo evacuada de los restantes vestigios del califato permanece en gran medida obstinada, inquebrantable y radicalizada”, precisó.

“Necesitaremos mantener una ofensiva vigilante contra esta organización ahora ampliamente dispersa y desagregada”, añadió.

El presidente estadounidense, Donald Trump, sorprendió a los aliados en diciembre con el anuncio de la retirada de los 2.000 soldados estadounidenses de Siria.

La Casa Blanca dijo después que cerca de 200 soldados estadounidenses de “mantenimiento de la paz” permanecerían en el norte de Siria indefinidamente.

Miembros de la administración Trump, incluido el departamento de Defensa estadounidense, alertaron reiteradamente que sin una presencia sostenida, los yihadistas podrían resurgir en Siria en cuestión de meses.

 

  • Victoria simbólica –

Alrededor de una décima parte de las 58.000 personas que salieron de Baghuz desde principios de diciembre eran yihadistas que intentaban volver a una vida civil, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Los yihadistas restantes están ahora rodeados por todos lados, con las fuerzas del gobierno sirio y sus aliados en la orilla oeste del Éufrates bloqueando cualquier fuga a través del río y con las fuerzas del gobierno iraquí impidiéndoles avanzar río abajo.

Un alto oficial de las FDS dijo que 400 yihadistas fueron capturados el martes por la noche cuando intentaban escapar de Baghuz.

La batalla contra el EI es hoy el principal frente de la guerra en Siria, que causó más de 360.000 muertos desde 2011, en un momento en el que el régimen, apoyado por Rusia e Irán, recuperó el control de casi dos tercios del país.

La pérdida de Baghuz significaría para el EI el fin territorial del “califato” en Siria, tras la derrota en Irak en 2017.

Pero a pesar de la inminente pérdida de Baghuz, el grupo cuenta todavía con células durmientes con combatientes esparcidos en el desierto sirio que aún logran perpetrar mortíferos atentados.

Deja un comentario