Controlado al 100% el incendio más letal de la historia de California

Los Ángeles/Agencias

El llamado Camp Fire, el incendio más devastador en la historia de California, con un saldo provisional de 85 muertos y 249 desaparecidos, está completamente controlado. El anuncio lo hizo la autoridad antiincendios del estado, Cal Fire, este domingo en su boletín de las 7 de la mañana locales. Han pasado 23 días desde que el 8 de noviembre, a las 6:29 de la mañana, un pequeño fuego prendió en un lugar llamado Pulga, un barranco inaccesible a las afueras de Paradise, California.

El incendio ha arrasado 62.000 hectáreas. No es ni de lejos uno de los más grandes registrados en California. Pero dentro de esa área está Paradise, una ciudad de 26.000 habitantes, que ardió en las primeras cinco horas del incendio, mientras sus habitantes trataban de huir por carretera en un atasco desesperante. Paradise, a unos 160 kilómetros al norte de Sacramento, ha desaparecido. Más del 80% de la ciudad fue arrasado en las primeras horas. El balance de destrucción sigue siendo provisional: 13.696 casas unifamiliares destruidas, 276 edificios multifamiliares y 528 edificios comerciales, y 4.293 estructuras pequeñas de otro tipo, hasta este domingo.

Mientras, la lista de desaparecidos, que llegó a tener más de 1.200 nombres, se ha ido reduciendo hasta 249. Las autoridades del condado de Butte, donde se encuentra Paradise, advirtieron desde el principio que se trataba de una lista muy flexible, en la que estaban volcando toda la información de llamadas y mensajes de las primeras horas, por lo que podía contener muchas repeticiones y nombres de personas que no llamaron después a decir que estaban bien. El sheriff pidió ayuda hace una semana para purgar la lista lo más posible. 23 días después de aquella mañana de caos en Paradise, 249 personas siguen siendo buscadas por amigos y familiares.

Bajo los escombros de lo que fue Paradise, completamente reducida a cenizas, equipos de militares de la Guardia Nacional y voluntarios de las escuelas de antropología forense del estado buscan cada día restos humanos casa por casa. Los trabajos arrojan un goteo de muertos que va sumando diariamente al récord del Camp Fire. El anterior incendio más mortífero de California fue en 1933 y mató a 29 personas en el centro de Los Ángeles.

Durante las labores de contención se han mantenido las condiciones de sequedad y vientos que hicieron el fuego imparable en los primeros días. Según el último parte de Cal Fire, 1.600 bomberos siguen trabajando en el fuego ya controlado. Cuentan con la ayuda de dos helicópteros, 74 camiones contra incendios y tres tractores. Las autoridades prevén que el fuego esté extinguido por completo para el próximo 30 de noviembre.

Los servicios de rescate tendrán algunos días más de clima seco pero, a partir de la noche del martes, se espera que caigan fuertes lluvias en las estribaciones de la cordillera californiana de Sierra Nevada hasta el próximo domingo, lo que obstaculizará el trabajo de los equipos que buscan a desaparecidos y renovará el peligro de inundaciones repentinas y aludes.

“El temor es que la lluvia caiga en ráfagas intensas”, ha explicado a Reuters Brian Hurley, meteorólogo del Centro Federal de Predicción del Clima en College Park, Maryland. “Toda la vegetación se ha quemado, y esa es una receta peligrosa para la formación de aludes”, ha avisado Hurley. Esto es lo que ocurrió el pasado mes de enero en la localidad costera de Montecito, al norte de Los Ángeles, cuando la lluvia provocó un deslave de la montaña que había sido arrasada por otro incendio el mes anterior. Al menos 21 personas murieron en esa riada.

.

Deja un comentario

. . . . . .
;