El hermano de El Mayo Zambada da una clase magistral sobre el narco

Nueva York/Agencias

“Ese de la corbata lila y camisa que parece de color rosa”. Así identificó Jesús El Rey Zambada García a Joaquín Guzmán Loera, tras levantar la cabeza desde el estrado. Es el primer cooperante del cartel de Sinaloa al que llama la fiscalía para testificar ante el jurado en la causa contra El Chapo que se sigue en Nueva York. El hermano menor del capo Ismael El Mayo Zambada explicó con detalle ante la corte cómo funcionaba todo el operativo que utilizaban y cómo los líderes se repartían los beneficios.

Zambada fue detenido por autoridades mexicanas en octubre de 2008, y extraditado cinco años después. Empezó a trabajar para la organización criminal en 1987 y estableció el sistema contable para seguir los cobros por la venta de droga en Estados Unidos. Él mismo se consideró un “sublíder”, y explicó que fue el principal responsable del cartel en Ciudad de México, donde gestionó almacenes en los que se clasificaban los cargamentos de cocaína colombiana y organizaba el transporte hacia la frontera norte.

El Rey Zambada también participó en el operativo que permitió escapar a El Chapo en su primera fuga, del penal de Puente Grande, una prisión de máxima seguridad en el Estado de Jalisco (México). “Conseguí un lugar para que aterrizara el helicóptero para rescatarlo”, contó ante el jurado. “Las fuerzas especiales estaban a punto de capturarlo”, agregó. La última vez que Zambada García habló con Guzmán fue antes de su arresto, en 2008. Le llamó, junto a su hermano, para pedirle que negociara un tratado de paz con Arturo Beltrán Leyva, un capo del cartel de los Beltrán Leyva que declaró la guerra a la organización de Sinaloa porque pensó que El Chapo había entregado a las autoridades a su hermano Alfredo. “La guerra afectaba a todo el cartel”, explicó Zambada.

El capo ofreció detalles sobre la estructura de gobierno del cartel, mientras Joaquín Guzmán no le quitaba la vista desde la mesa de la defensa. Contó que había otros líderes además de su hermano Ismael Zambada. Citó expresamente al acusado: “Establecieron una sociedad a medias”. También mencionó como cabecillas a Juan José El Azul Esparragoza y Amado Carrillo Fuentes, conocido como El Señor de los Cielos. Todos ellos invertían en la compra de cocaína colombiana para repartir el riesgo y así hacer más fuerte financieramente a la organización sinaloense.

A partir de ahí explicó que el precio de la droga crecía conforme el cargamento se adentraba en territorio estadounidense. El kilogramo de cocaína en la capital mexicana tenía un valor de 10.000 dólares. En Los Ángeles ascendía a 20.000 dólares por kilo, a los que había que descontar un coste por transporte y seguridad de 7.000 dólares. En el caso de Chicago, el precio se elevaba a 25.000 dólares, con 9.000 dólares de gastos.

Nueva York, según el relato de Zambada, era el mercado más rentable dentro de Estados Unidos. El coste del operativo para mandar la droga era similar al de Chicago, pero el producto se vendía a 35.000 dólares por kilo. “El precio es más caro porque hay más dificultad para vender”, explicó al tiempo que comentó que al repartirse la inversión en los cargamentos se reducía el impacto por el decomiso de un envío. “El beneficio era muy grande si la operación tenía éxito”, valoró.

Zambada detalló que la infraestructura logística de la organización contaba con equipos aéreos, terrestres y marítimos para transportar la droga desde Colombia hacia los almacenes en Ciudad de México y de ahí hacia la frontera con Estados Unidos. El narcotraficante mostró en un mapa una veintena de puntos de entrada. El cartel, explicó, cuenta con sicarios para eliminar enemigos y un grupo de seguridad que garantiza que la droga llegue a su destino, pagando sobornos a funcionarios.

“Los recursos se reparten entre los líderes cuando alguno los necesita”, insistió al exponer la misión de la organización. El objetivo, insistió, era controlar el mercado y el precio de la droga en él. Para ello contó que los líderes mantenían reuniones de todo tipo, incluidas algunas para garantizar la paz entre sus miembros. Esa unidad, concluyó, es la que hace más poderosa al cartel.

.

Deja un comentario

. . . . . .
;