Arrancó juicio contra motochorro que mató a pibe en Flores

BUENOS AIRES

Un joven comenzó a ser juzgado como acusado del crimen de Brian Aguinaco, un chico de 14 años que en la Navidad de 2016 fue asesinado por motochorros que dispararon contra el auto en el que viajaba con su abuelo en el barrio porteño de Flores y cuyo crimen derivó en graves incidentes en la comisaría local.

Fuentes judiciales informaron que el debate está a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1, situado en el sexto piso del Palacio de Justicia de Talcahuano 550 de la Capital Federal, y la fiscal interviniente es Irma García Netto.

Durante el juicio, que comenzó en los últimos días y se reanudará el martes con el testimonio de algunos policías, está prevista la declaración de alrededor de 50 testigos, entre ellos el abuelo del adolescente, por lo que se cree que se extenderá hasta comienzos de diciembre.

El único imputado es Luis “Yun” Gómez (28), quien ya contaba con antecedentes penales y está acusado de ser coautor del “homicidio criminis causa” de Brian, delito para el cual está prevista la pena de prisión perpetua.

En la primera audiencia, Gómez se negó a declarar y se escuchó como testigo a Fernando Aguinaco, padre de la víctima, que relató lo sucedido cuando balearon a su hijo, hecho en el que intervino un adolescente.

El hombre dijo que Gómez “era el que manejaba la moto con el menor de 15 años cuando le dispararon a Brian” y que tiene “confianza” en que la fiscalía solicitará para él la pena máxima y será condenado.

Detalles

El hecho ocurrió el 24 de diciembre de 2016 alrededor de las 15 en la esquina de Rivera Indarte y Asamblea, en el Bajo Flores, a pocas cuadras del acceso a la villa 1-11-14.

Dos mujeres que iban a pie fueron sorprendidas por dos ladrones en moto, uno de los cuales se bajó armado y las amenazó para que le entreguen sus carteras.

En medio del forcejeo, apareció el auto manejado por Enrique Aguinaco (69), quien estaba acompañado por su nieto Brian.

De acuerdo a lo que pudo reconstruir la Policía, el hombre encerró con su Renault 19 a los “motochorros” en al menos dos oportunidades con intenciones de evitar que pudieran concretar el arrebato de la cartera.

Sin embargo, los testigos y las dos víctimas del robo dijeron que vieron doblar el auto y los delincuentes dispararon contra el vehículo porque pensaron que los estaban persiguiendo y huyeron al interior de la villa 1-11-14.

Brian recibió un balazo en la cara y fue trasladado por su propio abuelo hasta el Hospital Piñero y luego derivado al Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, donde agonizó durante dos días hasta que murió el 27 de diciembre.

.

Deja un comentario

. . . . . .
;