Quecaña dice que el Chaco le debe al Gobierno y pide “no molestar” por regalías

REDACCIÓN CENTRAL

El ejecutivo regional del Gran Chaco, José Quecaña, señaló que el departamento de Tarija debería estar agradecido con el Gobierno Nacional, expresando que es el Chaco quien le debe al Gobierno, además que pidió a la Región Autónoma “no molestar” por regalías de la Petroquímica, lo que advirtió que el Gobierno Nacional “se enfurecerá” y se lleva el proyecto a Santa Cruz.

Quecaña expresó que Tarija debería ser agradecido con el Gobierno Nacional por la instauración de la Termoeléctrica, la Planta Separadora de Líquidos o la Petroquímica en el Chaco, “¿por ello le vas a querer cobrar regalías?’, cuestionó irónicamente la autoridad, señalando que estas se irán en su totalidad para Santa Cruz.

Por tanto, explicó que, si Tarija comenzará a cobrarle al Nivel Central, esta instancia se “enfurecerá”, lo cual, se llevarán todos los proyectos de inversión para otro lado, por tanto, recomendó que las autoridades del departamento no estén pensando exigir la conciliación o cobrar impuestos, regalías u otras, al Gobierno Nacional, porque en consecuencia harán que no haya inversiones en el Chaco.

No obstante, lo que más llamo la atención de las declaraciones del Ejecutivo Regional, fue que afirmó que el Gobierno Nacional no tiene ninguna cuenta que conciliar con el Chaco, ya que según recién esta región recién se convirtió en Gobierno del Chaco y que las mismas tienen sus propias cuentas.

“No tenemos ninguna conciliación con el Gobierno Central, lo que señala el asambleísta Wilman Cardozo sobre una deuda de Bs. 3.500 millones con el Gobierno es un invento, ya que si suman todas las obras de aquí hasta Villa Montes son más de Bs. 3.500 millones que invirtió el Gobierno; vamos a salir debiéndolo”.

Con anterioridad el asambleísta Wilman Cardozo hizo referencia a la deuda del Gobierno Central con el departamento de Tarija supera los Bs. 3.500 millones, del que le correspondería al Chaco Bs. 1.000 millones.

.

Deja un comentario

. . . . . .
;