Aprehenden al cirujano que extirpó por error un riñón a un menor

El Deber/Santa Cruz

La Fiscalía determinó que Roger R. Moreno Buchón, el cirujano que extirpó por error un riñón al niño Sebastián Justiniano (3), que fuera aprehendido luego de que se abstuviera a declarar durante su audiencia informativa.

Moreno tenía previsto declarar en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc); sin embargo, debido a problemas cardiacos tuvo que internarse en el hospital obrero. Hasta el sanatorio se trasladaron las autoridades judiciales para tomar su declaración.

El fiscal que encabeza las investigaciones, José Parra, en un breve contacto con la prensa, afirmó que el galeno quedó en calidad de aprehendido y se aguarda la medida cautelar, que determinará su situación jurídica.

“Al encontrarse indicios de responsabilidad en los delitos de lesiones graves y gravísimas se determinó su aprehensión”, informó Parra.

Junta médica analizará caso de Sebastián

El responsable nacional de Salud Renal, Adolfo Zárate, informó ayer que una junta médica analizará el caso del niño Sebastián, al que le extirparon un riñón sano en lugar de otro dañado por cáncer en una cirugía en la ciudad de Santa Cruz.

“Puedo informarle que el niño está estable y que mañana (hoy), tendremos una junta médica nacional para analizar cuáles van a ser los siguientes pasos, vamos a convocar gente de La Paz y de Cochabamba para ir a esta reunión, a Santa Cruz”, dijo a los periodistas.

Zárate garantizó la atención médica del niño, su internación y el trasplante de riñón después de los estudios para ver la compatibilidad con los donantes.

“Por el momento hay que estabilizarlo al niño, además de que su peso para ir a una cirugía debe ser de 20 kilos y a la fecha pesa 13 kilos”, acotó.

Zárate indicó que el menor es atendido por un equipo médico compuesto por nefrólogos, terapistas, intensivistas y cirujanos, y que la prioridad es controlar la enfermedad de base que ya habría hecho metástasis en uno de los pulmones del niño.

La fatídica intervención

El niño Sebastián llegó con sus padres al hospital Oncológico el 14 de julio para recibir tratamiento por un tumor renal. Allí le practicaron seis sesiones de quimioterapia para bloquear el nódulo maligno y para reducir el riñón izquierdo a objeto de extraerlo para evitar que las células cancerosas puedan invadir y dañar tejidos y órganos cercanos.

La intervención se programó para el 5 de septiembre. El pequeño ingresó al quirófano antes de las 8:00 y, alrededor de las 9:00, el personal entregó a los padres un informe escrito sobre la conclusión de la operación. Al leer los datos, Ever Justiniano Pérez (26) inmediatamente supo que algo estaba mal, pues el papel señalaba que a su hijo le habían extraído el riñón derecho y él sabía que el izquierdo era el afectado.

Notificó a los médicos y el pequeño de tres años fue sometido a una cirugía en la que le extrajeron el órgano canceroso. Todo esto sucedió en menos de tres horas, según contó el padre del niño a EL DEBER.

Ahora Sebastián se encuentra internado en el hospital de niños Mario Ortiz.

.

Deja un comentario

. . . . . .
;