Chile dice que demanda por el Silala es un “nuevo guiño electoral de Evo”

El Deber/Santa Cruz

El Gobierno de Chile aseguró ayer que el anuncio de Bolivia de una demanda por compensación presentada ante la Corte Internacional De Justicia (CIJ) de La Haya por el uso de las aguas del río Silala “es un nuevo guiño electoral” del presidente de Evo Morales.

“Bolivia confunde, puesto que se limita a repetir los mismos argumentos que ya conocemos y aquí lo único nuevo es el nombre de contrademanda”, señaló en rueda de prensa la canciller en funciones de Chile, Carolina Valdivia.

Valdivia recalcó que esa contrademanda “no es más que una contestación” de los argumentos de Chile y desde el país austral entienden “que se trata de un nuevo guiño electoral del presidente Morales”.

En la misma línea, el exdiputado Jorge Tarud, a través de un video colgado en Twitter, aseguró que el presidente Morales activa la contrademanda por motivos de propaganda para su campaña. “Imposible para Chile desviar aguas del Silala cuesta arriba. Aguas transcurren centenariamente por ley de gravedad”, dijo.

Bolivia presentó contra Chile una demanda ante la CIJ, en la que reclama una compensación por décadas de uso de las conocidas como aguas del Silala, que denuncia que fueron desviadas artificialmente.

El presidente Morales anunció ayer la demanda ante este tribunal de Naciones Unidas con sede en La Haya (Países Bajos) en una comparecencia ante los medios en la sede del Gobierno.

Valdivia señaló que ante las declaraciones del mandatario boliviano el Gobierno chileno quiere ser claro: “Chile reafirma que el río Silala fluye de manera natural hacia Chile y Bolivia no puede cambiar la ley de gravedad”.

“El Silala es un río internacional y ambos Estados ribereños tienen derecho a usarlo conforme a la regla de uso razonable y equitativo. Es un derecho internacional”, aseveró la jefa en funciones de la diplomacia chilena.

Valdivia también aclaró que “Bolivia ha señalado que presentó su contramemoria de manera anticipada”, sin embargo quiso recordar que “el plazo original fijado era el día 3 de julio pasado”.

“Por lo tanto no existe una presentación anticipada de la contramemoria boliviana sino que la ha hecho con 59 días de retraso al originalmente pactado”, enfatizó Valdivia.

Bolivia, por su parte, sostiene que las aguas del Silala son manantiales cuyo flujo fue desviado artificialmente hacia territorio chileno hace más de cien años, y acusa al país vecino de realizar un uso abusivo de los recursos hídricos.

Autoridades de la nación austral explicaron hace dos años que un equipo de geólogos y geógrafos de primer nivel trabajó en terreno durante varios meses realizando estudios y mediciones en la zona.

Una de las conclusiones de esos trabajos es que el terreno donde se encuentra el Silala tiene una inclinación de 4,6 grados, hecho que refuerza la tesis chilena de que las aguas fluyen naturalmente hacia Chile.

Deja un comentario