Un sujeto acoso a una joven y la golpeo en plena calle en Yacuiba

REDACCIÓN CENTRAL/TINTA ROJA

Con el objetivo de denunciar el acoso callejero, una mujer denuncio lo sucedido en la Policía,  ya que fue golpeada en el rostro por un hombre quien le había increpado haciéndole comentarios obscenos, informaron fuentes policiales desde Yacuiba, quienes agregaron que este sujeto es un bebedor consuetudinario.

Una joven de 24 años que se encontraba con dirección a su domicilio en horas de la noche en la ciudad de Yacuiba, por inmediaciones del barrio nuevo, fue atacada por un sujeto de 37 años que se encontraba en estado de ebriedad y aparentemente drogado, por lo que fue conducido hasta dependencias policiales, donde el mismo fue encerrado.

“El sospechoso la increpo en la calle, donde le hablo con palabras obscenas, para luego agarrarla y luego agredirla, por lo que la víctima pidió ese momento ayuda. En ese momento un vecino que se encontraba por estas inmediaciones al ver que el sujeto la tenia agarrado de los pelos, este fue al sospechoso y lo redujo con la ayuda de la señorita”, dijo.

Después dos patrulleros de la Policía se apersonaron hasta este lugar, donde apresaron al sindicado, a quien al hacerle el cacheo correspondiente le encontraron en sus bolsillos un cuchillo de mesa y una pipa para fumar marihuana; así mismo se encontraba con una billetera que se sospecha que no le pertenece.

El acoso en la calle

El artículo referido al acoso sexual especifica que se sancionará a “la persona que, valiéndose de una posición jerárquica en cualquier ámbito o aprovechando una relación de poder de cualquier índole, solicite o exija para sí o tercera persona una relación o acto de carácter sexual”, con la privación de libertad de dos a cuatro años.

Remarca que para que se pueda comprobar ese delito debe existir hostigamiento o persecución; amenaza de producir daño o perjuicio; condicionamiento para la obtención de un beneficio o cualquier otro medio; y uso reiterado de palabras, envío de mensajes de carácter sexual por cualquier medio.

El agravante para este delito es que la infracción sea cometida contra una niña, niño o adolescente y que la persona infractora tenga una posición jerárquica o relación de poder respecto a la víctima, por lo que será sancionada con prisión de entre cuatro y ocho años.

“La persona que sin incurrir en la conducta descrita en el Parágrafo I, contacte a una niña, niño o adolescente, por medio de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones u otro medio tecnológico de transmisión de datos, con el fin de cometer alguna infracción penal contra la libertad sexual, será sancionada con prisión de dos a cuatro años y prohibición de concurrir a ciertos lugares o de acercarse a la víctima”, señala ese mismo artículo.

.

Deja un comentario

. . . . . .
;