Lea Plaza asegura que los créditos de la Gobernación son solo un “paliativo” a la crisis

El asambleísta de Unidad Departamental Autonomista (UD-A), Mauricio Lea Plaza, señaló este martes que las falencias en el tema de planificación en el Gobierno Departamental continúan, esta vez debido a que por falta de gestiones de la Gobernación no se ha logrado efectivizar más de 430 millones de bolivianos destinados a proyectos concurrentes con el Gobierno nacional.

Lea Plaza recordó que al inicio de la actual gestión de la Gobernación se autorizaron mediante Ley 138, de mayo de 2016, 156 millones de bolivianos destinados a contrapartes con programas nacionales y luego julio de 2017, mediante la Ley 221, se autorizaron 281 millones de bolivianos estas dos leyes no se están efectivizando.

“Entre las dos leyes suman cerca de 430 millones de bolivianos, que se han adquirido mediante préstamos ante el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR). Estos recursos básicamente son contrapartes para proyectos nacionales y deberían estar siendo efectivizados. Entiendo que muy poco de estos recursos se ha concretado efectivamente”, aseveró.

Por ello cree que la autorización de la Asamblea ha sido mal tramitada, por lo que hubiera recursos en exceso que no se están pudiendo concretar.

“Hay algo que quiero establecer con mucha precisión. De la cartera actual, vigente del Gobierno Departamental, de la cartera comprometida que está presupuestada en el presupuesto 2018, los créditos apenas van a inyectar un 17 por ciento a los proyectos”, lo que significaría que no se van a concluir los proyectos con estos créditos, y sólo se lograrán financiar algunas planillas pendientes, lo que a la larga resultará en un simple “paliativo”.

Asimismo, enfatizó que sólo se ha gestionado un 17% de la deuda total que tiene la Gobernación y por otro lado la deuda que el departamento de Tarija tendrá que pagar en los próximos 15 años compromete el 14% de las regalías de ese periodo.

“Entonces no se está dando una solución de fondo al problema. Entonces la cartera sigue siendo importante, sigue siendo por casi 3.000 millones de bolivianos, restándole los créditos y no estamos, con  los créditos, resolviendo los problemas”, remarcó.

El legislador considera que ante este panorama no hay una solución estructural al problema de falta de financiamiento y de crisis financiera en la Gobernación y lo que se está haciendo es simplemente “inyectar de manera coyuntural algunos recursos” que sólo servirán para pagar obligaciones vencidas y que no necesariamente garantizarán la conclusión de las obras.

“He leído en un artículo de un secretario que esto es el renacer de las empresas, que este es el momento en el que se ha resuelto la iliquidez de las empresas, pero no se compadece de las cifras. Las cifras son  muy claras. Incluso considerando toda esta cantidad de plata que no se está concretando, no vamos a tener una reactivación económica, y si se da será solo un paliativo que no va durar más que dos planillas delas obras y luego vamos a volver a tener obras paralizadas e inconclusas”, remarcó.

En un artículo de opinión escrito por el secretario de Coordinación Institucional de la Gobernación, Waldemar Peralta, menciona ejemplos que otras gobernaciones que han accedido también a préstamos para la construcción de obras.

“La ley departamental 111 de 2015 de la Asamblea Legislativa de Santa Cruz, faculta a la Gobernación a contratar una préstamo de 2.387 millones de bolivianos para la construcción de carreteras interprovinciales, puentes, un hospital de tercer nivel en la ciudad de Montero y defensivos en la cuenca de ríos. Todos estos proyectos están en ejecución y fueron contratados con anterioridad al préstamo mencionado.

Cochabamba siguió el mismo camino y se endeudó para pagar proyectos en ejecución. Su capacidad de endeudamiento en 2015 era de 49 millones de dólares, hasta el 2017 llego al límite, a tal extremo que en abril de ese año, el ministro de Obras Públicas ofreció a la Gobernación un nuevo fideicomiso para cumplir su contraparte en el tramo Epizana – Comarapa, el cual tuvo que rechazar, porque ya no contaba con capacidad de endeudamiento.

El Municipio del El Alto inició recientemente los trámites para contratar un crédito privado con el Banco Nacional de Bolivia por la suma de 127 millones de bolivianos para tres proyectos: la terminal metropolitana, el paso a desnivel del Chacaltaya y el paso a desnivel en la avenida Panorámica.

¿Por qué se endeudan las gobernaciones y los municipios? Los presupuestos de las gestiones 2011- 2014 fueron enormes y entonces, nada hacía pensar que iban a desplomarse. Al no contar con un fondo de reservas que sirviera como colchón, esta caída generó un hueco financiero muy grande que paralizó diversos proyectos y dejó a las gobernaciones y municipios con un serio problema de liquidez”, se puede leer en una parte del artículo.

Soluciones

Lea Plaza considera que para solucionar todos estos problemas se hace necesaria una reestructuración de la cartera de proyectos y una repriorización.

“Eso es lo que se debería haber hecho desde un comienzo, porque una cosa es tener 5.000 millones de bolivianos comprometidos con empresas y otras cosa es tener 700 millones de bolivianos comprometidos con el banco. Hay una diferencia cualitativa. Una cosa es que yo tenga un contrato con una empresa donde hay causales por las cuales puedo resolver y otra cosa es que le deba al banco”, argumentó.

“Estamos canjeando compromisos por endeudamiento” dijo en referencia a los créditos y fideicomisos que tramita la Gobernación de Tarija.

“Estamos haciendo un pésimo negocio en el sentido de que estamos canjeando compromisos por endeudamiento y eso ni siquiera está resolviendo el problema”.

Considera que no hay una política fiscal seria sostenibles, que ataque  las causas del problema que radican en un conjunto de obras que “son parte del despilfarro que se dio en la gestión de Lino Condori”.

Para el asambleísta se podía dejar de lado algunas “obras faraónicas” que serán pagadas con créditos.

La Gobernación de Tarija ha tramitado créditos de la banca privada y viene gestionando fideicomisos para reactivar proyectos que estaban paralizados.

Presidente de la ALDT apoya los créditos

El presidente de la Asamblea Legislativa Departamental de Tarija (ALDT), Guillermo Vega, dijo por su parte, que no considera que los créditos a los que está accediendo la Gobernación sean algo negativo.

“Yo creo que no es tanto así, porque cuando uno no tiene dinero tiene que acudir a un banco, en este caso están acudiendo al FNDR para reactivar los proyectos que están paralizados”, enfatizó.

Consultado sobre los cuestionamientos que está recibiendo al Gobernación sobre un endeudamiento de varios años del departamento dijo que “son posturas políticas”

Vega recordó que las deudas al FNDR llevará 15 años en ser canceladas y las deudas a la banca privada 10 años.

“Pero si no nos endeudamos, cómo vamos a tener recursos para sacar adelante estos proyectos, o dejamos que se caigan los proyectos porque los proyectos tienen una ejecución de arriba del 55%. Estos proyectos no se pueden quedar estancados porque sino perderíamos todo la inversión que se ha hecho hasta el momento”, expresó.

Deja un comentario