Centeno: La Planta Separadora es un “gran elefante blanco” pues se sigue exportando gas rico

MARIELA QUIROGA

El secretario de Hidrocarburos del Comité Cívico Departamental de Tarija, Daniel Centeno Sánchez, aseguró que la Planta Separadora de Líquidos del Gran Chaco es un “gran elefante blanco”, que requirió una gran inversión pero hasta la fecha no ha justificado el costo.

“Nunca se nos ha dicho la verdad se sigue vendiendo gas rico a la Argentina y a Brasil, la planta separadora que hay en Río Grande apenas está procesando 200 millones de pies cúbicos por día de los 1059 millones de pies cúbicos que se manda al Brasil o en el peor de los casos 800 millones de pies cúbicos, eso depende de la demanda. Y a la Argentina se le sigue mandando gas rico en un buen porcentaje porque no se está extrayendo el propano y el butano, o sea el GLP en su integridad, el etano está yendo el 100%”, explicó.

Asimismo, Centeno aseveró que con las reservas actuales, que aún no han sido cuantificadas de manera oficial, no se puede cumplir con la demanda de gas ni a Brasil, ni a Argentina y que incluso peligra el abastecimiento de la demanda interna del país.

“De los 10 TCFs que se anunciaron 10 años atrás a lo perdido debemos estar en 5 y ante ese panorama no podemos garantizar gas ni a Brasil ni a Argentina, y se pone en riesgo la seguridad del gas en nuestro país”, expresó.

Sin embargo, el geólogo del Comité Cívico volvió a ratificar que Tarija tiene un gran potencial hidrocarburífero, y que lo que ha faltado han sido políticas de exploración hidrocarburífera “más agresivas” por parte del Gobierno Central, que recién la pasada gestión inició nuevos proyectos exploratorios que demorarán al menos cinco años en dar algún tipo de resultado.

“De algo que no me voy a retractar es de que lo que dije hace algunos años sobre que Tarija tiene una gran potencialidad hidrocarburífera. Tiene las condiciones geológicas, tiene las condiciones estratigráficas y estructurales, para contener importantes reservas de gas y petróleo, lo que no se ha hecho es desarrollar una política agresiva de perforación de pozos de petróleo”, aseveró.

El ingeniero geólogo recordó que en el Gran Chaco se está perforando el Boyui X2, cuyas operaciones de perforación comenzaron el 16 de julio del 2017. Asimismo, dijo que están avanzando en el proyecto de perforación del pozo Iñiguazu.

Por su parte el asambleísta Wilman Cardozo dijo que el Gobierno Nacional es la instancia que debe impulsar una verdadera política de exploración y explotación de Hidrocarburos.

“A mí me preocupa la noticia que salió desde la Argentina, y que no es respondida por el gobierno nacional de que no hay suficiente gas para exportar a la Argentina, ahora en este crudo invierno, ¿Qué significa eso? Que no hay gas ¿Entonces, qué nos vamos a repartir internamente? ¿Querer quitarle lo poco que tiene el Chaco?”, cuestionó Cardozo.

YPFB no responde a pedido de más gas

El lunes, la república de Argentina, a través de su embajador en el país, Normando Álvarez, afirmó que YPFB no responde a las solicitudes de envío de más gas para el periodo de invierno que se hizo de manera formal desde Energética Argentina SA (Leasa), ex-Enarsa.

“Se hicieron las negociaciones para el envío de más gas a Argentina para el periodo de invierno de parte de Bolivia, pero hasta la fecha no hubo respuesta (…). Lo que es cierto es que también hubo cambios en nuestro gabinete, cambió el Ministro de Energía y el representante de la ex-Enarsa que estaban llevando a cabo las negociaciones”, señaló en una nota publicada en Página Siete.

La primera semana de julio, Leasa alertó que YPFB desde mayo en promedio envió un millón de metros cúbicos día (MMm3/d) de gas menos de lo requerido por el país vecino. Sin embargo, el ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez, salió al paso para decir: “Lo que nos nominan, les enviamos”. Pero no precisó a cuánto ascendió la nominación argentina y qué volúmenes diarios de gas natural se envían para el periodo de invierno, considerado el más crítico en demanda energética argentina.

“Ustedes saben que el invierno es difícil para los dos países; por un lado Brasil pide más, por otro lado hay consumo interno mayor y en Argentina también no se cumple (con la demanda), pero creemos que no son tan grandes estos desequilibrios”, señaló Álvarez.

De acuerdo con  la adenda al anexo D del contrato de compraventa de 2017, para el periodo de verano, YPFB debía garantizar a Enarsa un máximo de 20,3 MMm3/d, pero la estatal argentina podía recibir 16,7 MMm3/d, mientras que para invierno YPFB debía garantizar un volumen de 23,3 MMm3/d y la Argentina estaba obligada a comprar 20,3 MMm3/d. Consultado si la crisis económica que atraviesa su país no generó retrasos en el pago del gas boliviano, el diplomático respondió: “Hubo un retraso este mes que creo que ya se complementó estos días, pero no va a haber retrasos”.

De acuerdo con  la versión de YPFB, el contrato de compra venta de gas natural suscrito con Enarsa es energético; es decir de cumplimiento de obligaciones.

.

Deja un comentario

. . . . . .
;