Las acusaciones contra Porco Ticona se originaron a raíz de disputas por terrenos

La Paz/ANF

Las acusaciones contra Toribio Porco Ticona, actual cardenal de Bolivia, se originaron por disputas de terrenos en Llallagua, Norte de Potosí, que le pertenecían originalmente cuando era sacerdote y que fueron cedidos a la Iglesia.

Años después, la Iglesia decidió devolver al ya obispo los terrenos, que en total serían siete, aunque versiones señalan que son menos.

Los intereses de algunas personas por adueñarse de los predios son de hace más de 10 años, dijo Leonor Ramos quien compró el terreno de Porco Ticona en 2013, e identificó a Rosario Paco, dirigente vecinal de Llallagua, como la principal instigadora y contra quien lleva adelante dos procesos penales: uno por agresiones graves y otro por difamación e injuria.

Ramos refiere que el ahora Cardenal adquirió los terrenos hace unos 25 años, y que desde entonces su mamá fue la que los cuidó hasta que falleció hace siete años.

“El monseñor Ticona al abandonar Llallagua dejó a mi madre al cuidado de toditos los terrenos, mi madre era la que cuidaba, y la gente que ahora tiene proceso penal (Rosario Paco y su cuñada), se acercó disimuladamente para poder sonsacarle, le dijeron ‘nos sembraremos entre las dos’ en el lugar y mi madre ha rechazado, en uno de los terrenos mi madre cultivaba”, contó a ANF.

Dijo además que Rosario Paco, según testimonio de los vecinos, ante la negativa de su madre, “apenas ella dejaba el terreno tras haberlo amurallado venía Rosario y a patadas lo destrozaba”.

Se trata de un terreno de 1.717 metros cuadrados que el monseñor vendió a Leonor Ramos. Éste se encuentra junto a un colegio en el barrio Villa 22 de diciembre en la localidad de Llallagua, a 271 kilómetros al sureste de La Paz, que se extiende hasta detrás del colegio Martín Cárdenas.

Tras el fallecimiento de su madre, como ya no había quien cuide el terreno, Leonor buscó al padre y le propuso comprarlo. Eso ocurrió en 2013 y fue a un costo de Bs 8.000.

“Yo le dije al Padre que me venda porque me gusta la construcción y porque necesitaba hacer un negocio para solventar los estudios de especialidad de mi hijo en una universidad privada”, apuntó.

Ante los innumerables rumores de que el predio no tenía dueño, el 28 de abril de 2014, Leonor Ramos, a pedido de su hermano que era dirigente de la zona, acudió a una reunión a aclarar que los terrenos eran suyos y no abandonados como propalaba Rosario Paco, y fue ahí cuando fue agredida por la ahora procesada junto a su cuñada Isidora Gaspar Janco, por lesiones graves y difamación e injuria. El médico legista determinó 15 días de baja. Rosario Paco estuvo detenida durante siete semanas.

“Ahí Rosario me agredió y me empezó a insultar, a gritar de todo, vinculándome con el padre”, dijo Leonor.

Según la sentencia del juzgado de Partido Mixto Liquidador de Llallagua, que recoge al menos 10 testimonios, Rosario Paco e Isidora Gaspar agredieron física y verbalmente a Leonor Ramos con expresiones contra su dignidad vinculándola al Padre.

Rosario Paco dijo en su defensa, en declaraciones a Página Siete, que por esos años conoció al padre Toribio, que él le dijo “que ahí había un terreno de la Iglesia, que había que cuidar”.

Indicó que su “calvario” comenzó el 28 de abril de 2014 cuando en su función de Control Social de la Fejuve se vio involucrada en la pelea, y a raíz del incidente estuvo detenida durante siete semanas, tiene medidas cautelares y, mientras el proceso continúa, aseguró que para ella “no hay justicia”.

Sostuvo que afronta el proceso “por defender los derechos de su zona”. Sin embargo también hay reclamos en contra de ella y hasta una declaratoria de persona non grata.

“Rechazamos y desconocemos a los malos dirigentes que se dan a la tarea de enviar cartas para impedir la aprobación de planos, con la intención de despojar la propiedad con intereses mezquinos y personales”, dice una carta firmada por 18 vecinos, que fue remitida al alcalde de Llallagua el 11 de febrero de 2014 y citada por Página Siete.

Las denuncias también vienen de los vecinos aledaños a la propiedad de Rosario Paco, que llega casi a media manzana de superficie. Doroteo Achaya indicó que fue engañado por ella, ya que le compró un terreno y ella nunca le entregó, y además se apropió de otro con testigos falsos. Cecilia Domínguez, esposa de Achaya, denunció que fue amenazada por toda la familia de Rosario Paco cuando intento proteger su terreno.

Leonor Ramos refirió que Rosario Paco siempre quiso el terreno del ahora Cardenal, pero como no pudo obtenerlo la agredió. “Yo nunca había conversado con ella ni la conocía, siempre llegaba a Llallagua a visitar a mi mamá y luego retornaba a Oruro”, señaló.

Según testimonio de las autoridades municipales de Llallagua, que hablaron con la agencia ACI Prensa, el problema legal surgió porque en el proceso de venta no se usaron los documentos adecuados.

La sentencia por difamación e injuria salió favorable a Leonor Ramos en contra de Rosario Paco y con una sentencia de un año de trabajo comunal, pero por un recurso que antepuso, la condenada logró el perdón judicial. El juicio por lesiones graves tuvo un fallo con una sentencia de un año de trabajo comunal pero por lesiones leves, dictado por la jueza Mónica Echalar, a quien Ramos acusa de ser amiga de Paco. La sentencia fue apelada por ambas partes: Ramos pidió sanción por lesiones graves, ya que perdió la calidad del sentido del oído, y Paco pidió sentencia absolutoria.

El juicio continúa, luego del proceso de casación, y anulada la sentencia, el caso fue a parar a un tribunal de Uncía, donde el magistrado Oscar Sandoval anuló las pruebas de Ramos y ahora ella teme que todo salga favorable a Paco.   

“Yo he recusado, he hecho un Amparo Constitucional y he ido a Sucre, y no sé si va ser ratificado, pero estoy peleando que el caso vaya a otro juzgado porque con el actual juez todo está parcializado”, lamentó.

Denuncias contra el Monseñor Ticona

El 20 de mayo de este año, tras conocerse que el Papa Francisco crearía cardenal a Monseñor Toribio Porco Ticona, surgieron nuevamente las versiones que lo acusaban de tener una mujer y además hijos, lo cual fue negado por el futuro Purpurado el 29 de mayo.

En un comunicado, el Obispo Porco Ticona señaló que “a raíz de una denuncia falsa que se está difundiendo en los medios de comunicación relativa a mi vida privada, es mi deber declarar y aclarar de manera enfática que los contenidos de la misma no corresponden a la verdad”.

La denuncia pública contra el entonces futuro Cardenal fue publicada el 28 de mayo por el blog tradicionalista Adelante la Fe, con sede en España, y que señaló a Leonor Ramos como la persona que “en espacios públicos -de acuerdo a testimonios- se habría presentado como ‘esposa’ del prelado”.

El 18 de junio amplió su denuncia con la publicación de una carta enviada a la Nunciatura Apostólica en Bolivia desde la ciudad de Oruro, lugar de residencia del colaborador de Adelante la Fe, Germán Mazuelo Leytón.

Leonor Ramos afirmó que las acusaciones en su contra, que la vinculan a Porco Ticona, tienen que ver con Rosario Paco, que persiste en adueñarse del terreno.

Negó enfáticamente las versiones y subrayó: “Si tienen pruebas, quisiera que me las muestren porque detrás de mí hay una familia, hay hijos. Como mujer me siento afectada”.

En tanto que el Monseñor Porco Ticona, en la carta en la que rechazó las acusaciones, dijo que “estos rumores” en su contra no son nuevos. Fueron difundidos en 2011 y “terminaron como simples calumnias”.

Rosario Paco en declaraciones a ACI Prensa indicó en su defensa que antes de la disputa “no la conocía a la señora (Leonor), y menos aún que tenía un vínculo con Mons. Toribio Porco Ticona”, pero “allí hablaba la gente: ‘ella es la señora de Porco’. Pero quién, dónde, él es sacerdote”.

René Felipez, secretario técnico del municipio de Llallagua, refirió que “la señora Leonor nunca se ha presentado como esposa del obispo pero sí como alguien conocida por él”.

El Obispo de Oruro, Mons. Cristóbal Bialasik, contactado por ACI Prensa, indicó que la acusación de Adelante la Fe proviene de esta ciudad y que no tiene ningún fundamento. “No hay ningún documento que confirme esa realidad. No hay nada, son puros chismes”, afirmó el obispo de origen polaco.

“Dicen que esta señora a quien consideran su esposa, él la ayudaba, pero no hay nada que confirme que es su esposa o que tiene hijos. Él, como cualquier obispo, ayudaba a los pobres y no miramos a quién ni cómo. Estamos atentos a servir. Él servía con el corazón”, añadió.

Leonor Ramos lamentó las habladurías y dijo que volvieron a surgir como un acto desesperado con el fin de intimidarla para que no continúe el proceso penal contra Rosario Paco. Remarcó que Paco es la impulsora de la campaña de desprestigio contra su persona.

.

Deja un comentario

. . . . . .
;